SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Pocas horas después del triple asesinato en Madrid, el mismo 12 de junio de 1985, la banda terrorista ETA acababa con la vida de José Millarengo Bernardo en Portugalete (Vizcaya). Un etarra lo abordó por la espalda cuando el brigada volvía a su domicilio, después de acabar su jornada laboral en la Comandancia de Marina de Bilbao. Eran aproximadamente las 15:00 horas y Millarengo caminaba a pie por el barrio de Repelaga de la localidad vizcaína cuando el etarra le pegó un tiro en la nuca que acabó con su vida. En el lugar del atentado la Policía encontró un único casquillo 9 milímetros parabellum.

El brigada de la Armada llegaba cada día a casa a la misma hora, por lo que resultó un blanco fácil para el autor del atentado, que huyó a pie tranquilamente según contaron testigos presenciales. A la hora en la que se produjo el atentado la calle de Buenos Aires donde vivía la víctima -un callejón de unos ochenta metros con un solo edificio de cuatro portales y cinco plantas-, estaba casi desierta. Únicamente dos niños de corta edad, y algunos vecinos que estaban en la ventana, fueron testigos del asesinato. El brigada estaba aún con vida cuando se le trasladó al Hospital de Cruces en Baracaldo, pero ingresó cadáver.

José Millarengo de Bernardo, de 42 años de edad, era natural de Villamayor (La Coruña) y llevaba siete años en Bilbao. Estaba casado y tenía dos hijos, de 15 y 16 años.

Fuente