di puta dos
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Normalmente llamamos mujeres públicas a las putas, aunque según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, estamos ante el ejercicio de una profesión liberal, la más antigua del mudo, según dicen.

Yo creo que antes estaban los hombres públicos, los di puta dos, dispuestos a gastarse alegremente nuestro dinero, y a embarcarnos en toda clase de ocurrencias, e imbecilidades varias.

En España andamos sobrados de diputados. Además de los 350 del Congreso, los más de 200 Senadores, absolutamente irrelevantes, por otra parte, y los parlamentarios de los diecisiete congresos “aldeanos”, andaremos por cerca de dos mil “Padres de la Patria”, en acertada expresión de algún borracho, pues es evidente que la mayoría de ellos sólo se preocupan de su sueldo y negocios personales.

¿España puede permitirse semejante despilfarro del dinero público…?

Evidentemente, no.

Y dejar sin sueldo a los diputados regionales, como hizo doña María Dolores de Cospedal en Castilla La Mancha, pienso que no es la solución, pues tienen que comer, como todo el mundo, desplazarse, vestir correctamente, etc. Y no podemos dejar relegada la política sólo para los que sean de buena familia, y se lo puedan permitir, como pasaba en siglos pasados.

La pregunta pues es otra: ¿necesitamos diecinueve parlamentos para legislar en un país mediano, que no llega a los cincuenta millones de habitantes? Es obvio que no, y que sobran casi todos ellos.

Tampoco tiene sentido que las autonomías legislen como locas, con tal de justificar su soldada. Tenemos 17 leyes de comercio interior, 17 directores generales de carreteras –vías públicas en las que no se invierte un euro, pues no hay dinero-, 17 normativas para el etiquetado de los productos comerciales, etc. En resumen, una auténtica torre de babel autonómica.

Pero lo que ya es un abuso es que más de medio centenar de diputados nacionales, que tienen casa propia en Madrid, tengan la desfachatez de cobrar el complemento de casi dos mil euros mensuales que perciben, en concepto de alojamiento y manutención, los diputados “de provincias”. Muchos de ellos son cuneros, es decir impuestos por las direcciones nacionales de los partidos, en provincias que no han pisado más que en campaña electoral, y representan –es un decir-, a los sufridos habitantes de Cuenca, Teruel o Huesca, pero realmente son madrileños, han vivido toda su vida en la Villa y Corte, y sólo salen de la capital por prescripción médica, para tomar el aire de la Sierra del Guadarrama…

Hoy leo en la prensa –tendré que dejar de leerla, para no amargarme las mañanas-, que viajarán en clase preferente, pues todavía hay clases, faltaría más, y que el coste de sus viajes suntuarios, innecesarios y absurdos, en la mayoría de los casos, correrá a cargo de nuestros bolsillos. Como siempre.

¿Para cuándo las listas abiertas y los diputados por distritos electorales, como en Inglaterra? Lo lógico es que el diputado resida en su distrito, mantenga oficina abierta al público, o al menos éste pueda visitarle en algún edificio público, que no se trata de incrementar aún más el gasto, y sea la correa de transmisión de sus electores con el Gobierno y el Congreso nacional.

Como sucede en las democracias de verdad, pero claro, nosotros somos un sucedáneo democrático, ya que vivimos en una auténtica dictadura de los partidos políticos. Y así nos va.

Recuerden estas cifras;

Cada di puta do raso nos cuesta:

2.981,86 euros de asignación mensual básica.

(Si son vicepresidentes, secretarios, miembros de la mesa, etc., cobran mucho más, muchísimo más).

1.921,20 euros como dieta para alojamiento.

(Cantidad por la que no se sufren retenciones, ni hay que cotizar a Hacienda, faltaría más. ¡Ellos, siempre dando ejemplo!).

917,03 euros más los diputados electos por Madrid, y que por lo tanto se supone que tienen residencia en la Villa y Corte, o en la provincia.

Todo ello con las pagas extras correspondientes, faltaría más.

Durante estos tres meses sin actividad parlamentaria, y con escasas sesiones, con sólo un 10% de los diputados asistentes, 35, los 315 restantes, es decir, casi todos, han seguido cobrando sus retribuciones integras y las “indemnizaciones” antes citadas, a pesar de no haber tenido que acudir a Madrid, ni incurrido en gasto alguno.

Quien quiera entender, que entienda…

2 Comentarios

  1. Me parece un despilfarro que tengamos que mantener a
    350 comisarios políticos en el Congreso, y
    266 en el Senado,
    TOTAL, 616 CHUPONES,
    todos ellos con un morro que se lo pisan.
    ¡La prueba es que siguen cobrando LOS DOS MIL EUROS MENSUALES, SIN RETENCIONES FISCALES NI TENER QUE TRIBUTAR A HACIENDA, por su “estancia” EN MADRID, a pesar de que hace más DE TRES MESES QUE LA MAYORÍA DE ELLOS NO HAN PISADO LA VILLA Y CORTE…

  2. Señor Grau, no compare usted a las putas con los políticos, por favor.
    * Las putas NO ENGAÑAN A NADIE.
    Prestan un servicio, y cobran por él. Y punto.
    * LOS POLÍTICOS NO PRESTAN SERVICIO ALGUNO, pese a lo cual siguen cobrando, y con el Congreso y el Senado cerrados, siguen cobrando LOS DOS MIL EUROS MENSUALES DE HOTEL, QUE MULTIPLICADOS POR 350 DIPUTADOS, Y 266 SENADORES, SUBE UN OJO DE LA CARA CADA MES,
    con una cara dura que se la pisan…
    Ellas son unas señoras, y ellos UNOS ESTAFADORES.
    Así de claro.

Comments are closed.