OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

Cudillero es un concejo, parroquia y localidad situado en lo que es conocido como el occidente de Asturias, esto es, en la parte de Asturias más cercana a Galicia. La población de todo el concejo de Cudillero (Cudillero, Villademar, La Atalaya y Aronces) es de unos cinco mil doscientos habitantes y tiene un importante puerto pesquero, aunque su principal fuente de ingresos procede de la agricultura y la ganadería, así como el turismo en verano.

Aparte de su belleza, hay una característica que tiene Cudillero que resulta ser muy curiosa: De todas las villas marineras del Cantábrico, es la única que no se ve ni desde tierra, ni desde la mar, al estar ubicada en un recodo natural que le confiere esa condición de invisible y por tanto misteriosa. Por lo tanto para ver Cudillero tienes que estar dentro del pueblo.

El pueblo se descuelga casi en vertical entre dos colinas componiendo un anfiteatro único de vivos colores. Aparte de las muchas cosas que hay para ver, este pueblo tiene una de los encantos principales que tiene cualquier lugar en Asturias: su gastronomía. En todo el concejo, y por supuesto en la villa, los fogones arden a todas horas del día y de la noche, combinando la tradición y la creatividad de forma magistral, y ofreciéndote los mejores frutos de la mar y de la tierra, como no podía ser de otra manera.

En la villa pixueta las pescaderías son ya un espectáculo en sí mismas, no solo por la calidad y frescura del producto, sino por la forma de presentarlo, y evidentemente hacen las delicias de los turistas, que se quedan embelesados mirando los percebes o contemplando el poderío y vitalidad de bugres, centollos, bueyes de mar o andaricas, antes de que vayan definitivamente al plato.

Visítenlo y disfrútenlo, merece la pena.