Congresos Provinciales
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Cuando apenas faltan unos días para que se cumpla el segundo aniversario de su llegada a la presidencia del PP y una vez acabado el Estado de Alarma, Pablo Casado ha tomado la decisión de dar un nuevo impulso a su formación, iniciando un nuevo proceso de renovación de su partido, mediante la celebración de Congresos Provinciales y Regionales, que refuercen la posición de los populares en aquellos lugares que pueden ser decisivos para su mejora de posiciones electorales que le permitan llegar a Moncloa.

En este sentido y después de dos años azarosos, llenos de dificultades desde que accediera a la presidencia, con cinco elecciones celebradas entre generales, autonómicas y municipales, así como cierta resistencia a su mandato por parte del algunos líderes regionales como fue el caso del ex presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, Pablo Casado ha puesto la mirada en el seno de su partido para corregir situaciones y lograr el impulso que precisa para estar preparado para llegar a la Moncloa, tal y como lo indican las últimas encuestas realizadas, que le sitúan a escasos doscientos mil votos del PSOE.

El primero de estos pasos, es la celebración de congresos provinciales y locales en una de las regiones que históricamente fue netamente popular, pero que malas decisiones, situaciones derivadas de mala gestión de alguno de sus líderes y algunos casos de corrupción, hicieron que se perdiera uno de los viveros más importantes del voto de centro derecha, como era la Comunidad Autónoma Valenciana.

Por ello, durante los primeros días del mes de julio, está prevista la celebración de sendos congresos locales en la capital de Valencia, además de su provincia, junto con Alicante, lugares que, aunque siempre han tenido una importante relevancia, la debilidad del PP no solo es debida al abandono de sus votantes, como consecuencia del estallido de algunos casos de corrupción, sino por la mala gestión realizada por la dirección regional, empeñada en mantenerse en la presidencia, a pesar del rechazo evidente que tiene su gestión en todos los órdenes.

Centrándonos en estos congresos, en el de carácter local, hay que decir que, en la capital del Turia, podría ser María José Catalá la aspirante a ocupar la presidencia de la capital de la región, mientras que, a nivel provincial, podría ser el alcalde de Gavarda, Vicente Mompó, quien accediera a la presidencia en la provincia, con claras aspiraciones a ser en un futuro, el candidato a la presidencia de la diputación valenciana.

Por su parte, también tendrá lugar un congreso provincial en Alicante, en donde al parecer todo indica que puede ser el presidente de la diputación Carlos Mazón, quien tendría todas las posibilidades de acceder a la presidencia del partido, con serias posibilidades incluso de que en un futuro fuera uno de los candidatos preferidos para acceder a la presidencia de la comunidad valenciana.

En cuanto a Castellón, la tercera de las provincias que celebrarán un congreso provincial, todo parece indicar que no se van a producir importantes cambios en su dirección, actualmente encabezada por Miguel Barrachina.

Una vez celebrado estos congresos en la comunidad valenciana, en donde todo parece indicar que se toma en serio la renovación para recuperar posiciones y una fuerza electoral que la actual dirección regional no ha sabido tener, Casado podría poner sus ojos en otras provincias y regiones que incluso antes de su llegada a la presidencia, ya estaban inmersas en crisis internas sin precedentes y en donde el PP, ha perdido protagonismo no solo como fuerza política sino como partido capaz de gobernar, como es el caso de Cantabria, en donde existen fuertes divisiones desde la época de Mariano Rajoy a raíz de la celebración de un congreso regional, en donde la actual dirección, lo ganó por  cuatro votos, generando una de las polémicas más importantes del centro derecha cántabro en los últimos cuarenta años.

Sin duda este paso dado por Pablo Casado, después de acceder a la presidencia de los populares hace dos años, es de vital importancia, porque hasta la fecha, los acontecimientos de la política diaria, le han impedido abordar con tranquilidad, cierta renovación de su partido, que no solo se ve necesaria, sino imprescindible, porque no tiene sentido que en ciertas regiones netamente de centro derecha, el PP esté jugando un papel irrelevante, además de hacer una absurda oposición hacia la presidencia nacional de los populares, o en otras en donde el nacionalismo impera con fuerza y vigor, la representación del constitucionalismo se haya visto mermada por una mala gestión en la que además se ha centrado más en atacar a Casado, que en presentar una alternativa al nacionalismo, haciendo que la propuesta constitucionalista, tenga que partir prácticamente de cero, cuando antaño, era una alternativa vigorosa, a pesar de las dificultades que suponía el constante ataque del terrorismo de ETA hacia sus miembros.

Estas decisiones adoptadas por Génova que al fin pone sus ojos en las provincias para reforzar su posición política en el conjunto de España, no son las únicas que debe tomar para mejorar la situación del partido, porque si bien desde que presentara su alternativa al estado de alarma y su visión de cómo debe ser la reconstrucción de España después de la Pandemia, debe abordar con seriedad las dificultades con las que llega su mensaje y el de su líder a la sociedad, porque si bien sus seminarios sectoriales realizados por videoconferencia están siendo un éxito, con una amplia participación, sus mensajes y los de Pablo Casado, quedan difuminados de una manera incomprensible ante los medios de comunicación, por falta de una estrategia de comunicación política acertada, que está pasando factura a los populares ante la sociedad.