SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Cada día nos gustan más las intervenciones en el Congreso de Cayetana Álvarez de Toledo. Y no solo nos gustan por la brillantez de su oratoria o por sus argumentos cargados de razón y difícilmente rebatibles por sus adversarios políticos, sobre todo, por lo que más nos gusta es por su absoluta falta de complejos, algo totalmente necesario en la derecha española y sobre todo en el PP.

En su última intervención en el Congreso repartió a todo lo que se movía del gobierno, Repartió a Sánchez, repartió a Carmen Calvo y repartió a Grande-Marlaska. Lo mejor es que ninguno de ellos se atrevía a mirarla ni siquiera a la cara. Lo mejor es que todos ellos tiemblan cuando se convierten en la diana de las críticas de Cayetana Álvarez de Toledo.

Por eso se le insulta tanto desde la izquierda. Por eso, cada vez que aparece recurren a los argumentos más bajos y a los calificativos más rastreros, porque no pueden con ella. Ni saben, ni están preparados y eso es lo que más les fastidia. Pero, ¿saben qué es lo que más les fastidia sobre todo a los Iglesias, Marlaska o Pedro Sánchez? Que es mujer, eso es lo que no soportan.

Porque no se engañen, lo del feminismo en esta gente es un cuento chino. Lo del feminismo es un sujeto como Pablo Iglesias es una patraña con la que pretende ganar votos, no hay más que verle y cómo se comporta. No soportan enfrentarse a una mujer que es más culta que ellos, más inteligente, más preparada y sobre todo, infinitamente más valiente que esa pandilla de cobardes.