SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

El 15 de abril de 1989 los estudiantes chinos comenzaron una serie de protestas contra el régimen comunista que llevaba ya décadas ejerciendo su dictadura contra la población de aquel país. Las protestas continuaron hasta que en la madrugada del 3 al 4 de junio alcanzaron la plaza de Tiananmen en Pekín.

Una vez allí, el 4 de junio de 1989 el Ejército Chino disolvió de una forma salvaje aquellas concentraciones de protesta que llegaron desde varias zonas del país. La represión del ejército fue extremadamente violenta. Ni siquiera hoy se sabe el número exacto de personas muertas o heridas Ni siquiera hoy se ha podido saber con certeza las cifras, pero, en cualquiera de los casos son estremecedoras.

Las estimaciones de las muertes civiles varían: 400-800 (CIA), 2600 (según fuentes no identificadas de la Cruz Roja China). El número de heridos se estima entre 100 000 y 1 000 000.

Tras la violencia, el Gobierno emprendió un gran número de arrestos para suprimir a los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera del país y controló estrictamente la cobertura de los acontecimientos en la prensa china. La cruel represión de la protesta de la plaza de Tiananmén causó la condena internacional de la actuación del Gobierno de China.

En uno de los últimos días de estas protestas fue tomada la foto ganadora del World Press Photo de 1990, tomada por el reportero gráfico estadounidense Charlie Cole, en la cual se muestra a un joven opositor enfrentándose a una columna de tanques, apodado el hombre del tanque. Las reformas políticas de China desde 1986 terminaron en las protestas de Tiananmen, mientras que el programa de Reforma y Apertura se detuvo hasta la “inspección del sur de Deng Xiaoping” en 1992.

A día de hoy, el gobierno Chino hace todo lo posible para que esa masacre no sea recordada. En las semanas previas al 4 de junio, la maquinaria de censura se pone en funcionamiento y activa una inmensa red de algoritmos automatizados, además decenas de miles de expurgadores humanos que limpian cualquier referencia que haya en internet, aunque no sea directa.

Aquellos a quienes se considere demasiado provocadores en sus intentos de evadir los controles pueden ser encarcelados, con sentencias que pueden llegar a los tres años y medio de prisión, como le sucedió recientemente a un grupo de hombres que trató de conmemorar el aniversario con la etiqueta de una marca de licor chino. El simple hecho de compartir imágenes en Twitter -una plataforma a la que ni siquiera pueden acceder la mayoría de los internautas en China- puede hacer que te detengan.

Llega a tal extremo la censura que ni siquiera los familiares de los fallecidos pueden ir a las tumbas para rendirles homenaje. Las tumbas son vigiladas por militares del Ejército Chino que impiden que nadie se acerque a ellas.

A día de hoy, en España muchos vemos con más terror las imágenes de lo que sucedió en Tiananmen. A día de hoy, en España existe un intento de implantación de dictadura comunista y todos sabemos lo que pasa cuando algo así sucede en cualquier país, no hay más que ir a las hemerotecas o a la prensa actual.

1 Comentario

  1. Españoles,es eso lo que queréis para España?lo pregunto porque si es así,yo prefiero irme,toleré el socialismo,pero jamás voy a tolerar el comunismo y el PSOE ,para mi ha muerto,lo han asesinado esos que pusieron a Pedro Sánchez de líder,la verdad es que jamás pensé que nos iba a caer en España un gobierno que es más bien una mafia.

Comments are closed.