pedir auxilio
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Todos necesitamos pedir auxilio en muchos momentos de nuestra vida, desde una pequeña caída, sea la edad que tengamos, a una pandemia, que ahora sufrimos en el planeta con más de cinco millones de infectados y más de trescientos mil de muertos por Coranavirus en tres meses. Cien mil muertos por mes.

También pedimos auxilio cuando tenemos una tristeza, necesitamos de un familiar, de un amigo, de un psicólogo, de aquél que nos perdone porque le hemos ofendido, o que no le perdonamos a una injusticia que nos han hecho.

El auxilio o ayuda está al orden de cada día múltiples veces por todo ser humano que quiere bienestar y paz interior. Es pedir auxilio para el vivir el bien ante el mal.

Y porque como somos seres dependientes necesitamos que vivamos en sociedad, porque nos necesitamos unos de otros.

Ya en el libro del Apocalipsis la mujer juega un papel determinante en la lucha entre el bien y el mal, en el que aparece el texto: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con una luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza;…”.

El 24 de mayo de cada año celebramos la fiesta del auxilio, a través de la Virgen María Auxilio de los Cristianos, creada la advocación en el siglo IV por Juan Crisóstomo, para la ayuda o auxilio ante la lucha que siempre hay entre el bien y el mal en cada persona, y entre las personas. Esta devoción a María Auxiliadora en los católicos tomó fuerza en el siglo XVI por el Papa Pío V.

Y en el siglo XIX a través de San Juan Bosco, fundador de los Salesianos, quienes extendieron  la devoción a Nuestra Madre María Auxiliadora, en los cinco continentes que llevaría a la internacionalización de esta advocación de origen europeo.

En la actualidad los católicos invocan esta advocación diaria en la letanía mariana del Rosario como Auxilio de los cristianos.

Es una manera eficaz de pedir por el auxilio que necesitamos en pleno siglo XXI. Al menos para pedir auxilio a una Madre que quiere el bien de todos, que quieren el bien, cristianos o no, ante el mal que padecemos en el mundo. Y hoy el mal está en la pandemia Covid19, y ahora el mal económico  -la quiebra, de empresas,  el paro y desempleo- y social – las tensiones y los males del relativismo, la cultura de la muerte, el hedonismo, la ideología comunista de género, ateísmo beligerante, el pensamiento único, el liberalismo económico, el transhumanismo,…