tibieza política
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Después de ver por TV la votación para la tercera prórroga del mal llamado “estado de alarma” (que no es más que un “estado de excepción” encubierto, como todos sabemos ya), no salgo de mi asombro, aunque a estas alturas de la película ya pocas cosas me asombran.

Desde que el Sr. Rajoy ganó las elecciones que afortunadamente alejaron momentáneamente  la lacra del infausto Zapatero de España, en 2011, y  después de obtener una de las mayorías absolutas más espectaculares de la historia de nuestra democracia, creo que 186 escaños  si no me falla la memoria,  y este no hizo nada en absoluto por derogar las infames leyes que la izquierda implantó en España, pudiendo haberlo hecho , por la simple y llana razón de que, según él, “no había consenso”; dejé de votar definitivamente al PP por elementales razones de coherencia política  y salud mental.

Es impresionante el complejo de inferioridad moral que arrastran los líderes políticos del PP, llamado por ellos mismos, “centro-derecha”  (todavía no sé lo que es eso), frente a una izquierda tradicionalmente incendiaria, pancartera, rancia, anacrónica y rencorosa, desde el año 31 del siglo pasado, en el que se implantó por la fuerza, pero no de las urnas por supuesto, la segunda república española que nos abocó a la guerra y el Rey huyó despavorido a Italia al ver  la que se avecinaba en nuestro país.

Recordemos que, transcurrido el primer bienio de la república, el desorden era tal que tuvieron que celebrarse elecciones dos años después en 1933. Tras una aplastante victoria de los partidos de derechas, la CEDA, (confederación española de derechas autónomas), Gil Robles, su insigne representante, no fue capaz de formar gobierno y tuvo que asumir la jefatura del mismo un radical como Lerroux. Después ya conocemos el resto de la historia, al menos los que tenemos más de 60 años, hemos leído algo, y no hemos sufrido la LOGSE.

Volviendo a la prórroga del estado de alarma, he de confesar que lo de Ciudadanos me lo esperaba. A saber, lo que le ha prometido Sánchez a Arrimadas (me imagino un “golpe al poder” en la comunidad de Madrid). De auténtica vergüenza después del discursito de la Sra. Arrimadas dirigido a la yugular del gobierno.

Lo del PP es ya caso aparte. Es absolutamente inexplicable, salvo por un síndrome de Estocolmo radical o por intereses ocultos que desconocemos (aunque yo me los imagino), el comportamiento del Sr. Casado, absteniéndose en la votación después de un discurso en el que, cualquier persona que le hubiera escuchado se hubiera apostado el cuello a que daría su voto negativo a la prórroga del estado de alarma. Son tan torpes que ni siquiera consideraron la conveniencia del voto negativo, al menos de cara a la galería y a su electorado cada vez menos fiel, después de conocer que C,s iba a votar SÍ a la prórroga del confinamiento carcelario al que nos tienen sometidos. Ni eso saben hacer. Siguen con su complejo a cuestas dando una de cal y otra de arena o poniéndose siempre de perfil en asuntos tan espinosos como este de la “pandemia”, no vaya a ser que la cochambrosa izquierda española se cabree.

Recuerdo, y es conveniente hacerlo dada la frágil memoria de los españoles, que cuando la pesadilla Zapatero llegó a la Moncloa, después de ese golpe de régimen encubierto, sin aclarar todavía, del atentado de los trenes en 2.004, lo primero que hizo este lacayo del N.O.M. fue “remodelar” a su conveniencia a todos los profesionales de los medios de comunicación en los que, por aquel entonces, podía meter mano. De esta manera cesó en TVE  fulminantemente a profesionales de la talla de Alfredo Urdaci y otros que impedían sus planes para implantar su perversa ideología y, de nuevo, hacer resurgir el enfrentamiento entre españoles mediante leyes como la mal llamada ley de “memoria histórica”. También ordenó la salida deshonrosa de las tropas españolas de la misión de Irak, que, me imagino, tuvieron que sufrir las humillaciones y sonrisitas malévolas de parte del contingente extranjero allí destacado. Todo ello en el plazo de solo unos días. Pero la izquierda española, sus representantes políticos actuales, que más bien son extrema izquierda, siempre actúa así. Le hemos oído en numerosas comparecencias tanto a Errejón como a Iglesias, representantes del comunismo más rancio y anacrónico,  y este último vicepresidente segundo del gobierno, nada más y nada menos, que había que estar preparado para cuando salieran del poder tener controlados, al mayor nivel posible, a todos los organismos del entramado político español en todos los ámbitos de la sociedad. Táctica, por otra parte nada nueva, de primera página de los manuales de revolución marxista y que los “ingenuos” del “centro-derecha” español debieran conocer. Me sorprende, por lo tanto, la permanente actitud sumisa del PP frente a estos y otros desmanes. Con esta forma de actuar, nunca me extrañó la aparición de VOX  en el panorama político español, ya que la derecha social española se había quedado huérfana de representación. Hoy por hoy está claro que la auténtica derecha española está representada por VOX. El PP no es derecha. Será otra cosa pero derecha no.

Casado perdió la oportunidad de haber refundado el partido cuando cayó Rajoy. No hizo la limpieza necesaria en su partido y de aquí lo que tenemos hoy en el PP. Por el contrario, si se hubiera desprendido de las rémoras políticas del sorayismo y hubiera vuelto, sin complejos, a los valores de siempre de la derecha, hoy tendríamos posiblemente un solo partido fuerte, cohesionado y listo para hacerle frente a la decadente y corrupta izquierda española en estos difíciles años que se avecinan sobre nuestra Patria. España no necesita ya tiritas ni aspirinas, necesita cirugía mayor.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Acusan al partido de Santiago Abascal de incitar al odio,cuando todos sus diputados hablan con educación,cuando hacen alguna pregunta en el congreso,nunca le responden,se salen por la tangente y les acusan de odio y amenazan con ilegalizar los,porque les dicen la verdad y esa basura de la izquierda radical,le tienen miedo,el odio que tiene es tal,que en una red social esta chusma escribió, matar a Abascal,si hay que matar a alguien no es a nadie de VOX, será a alguien de la extrema izquierda radical.

  2. Buenísimo reportaje. Claridad absoluta y verdadera. Casado se cubrió de gloria al igual que la Arrimadas. Siento haber pensado que la de Cs podría haber sido una buena gobernanta, está claro que me equivoqué y con Casado igual. No volveré nunca a confiar en ninguno de los partidos. Sólo falta que Vox se salga de sus ideas con algún traspies y vamos directos al infierno.

  3. Cs solo sirve para torpedear a la derecha, diciendo eso de que es centro derecha. Pero cuando hay que unirse de verdad, de eso nanay…. Y el PP que piense que es derecha y no mierda manejable, y actúe como debería hacerlo una verdadera oposición. ¿Y nadie está las 25 de cada 24 horas poniendo de manifiesto que nos han robado con lo del material, otra vez, y vannnn…, , que los muertos puede que vayan ya por los 50.000 o mas, que nos quieren meter solo miedo para que no molestemos mientras terminan de consolidar su poder totalitario, que quieren hundir la economía y posibilidades de recuperación hasta limites desde los cuales sea imposible reaccionar, aumentando los puestos a dedo de los políticos casi ya en un 50% ? ¿Como va a haber dinero para material médico si lo tiran a espuertas para que no lo haya? Teníamos que estar quemando todos los locales del PSOE y de Podemos desde hace días, en agradecimiento al genocidio que están perpetrando con la ciudadanía, y que seguirán perpetrando mientras logren mantener el estado de sitio de facto que han logrado instaurar. En Barcelona las ayudas de alimentos otorgadas a los que lo necesitan ya son insuficientes, tal es la situación de desastre económico a la que se ha llegado. Cuidado con las “cornás” que pueda dar el hambre como esto no se pare a tiempo. Y la UE no debería darnos ni un céntimo mientras estos sátrapas sigan en el poder, porque les engañarían aunque quisieran controlarlos muy de cerca.

Comments are closed.