socialcomunismo
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Sería muy largo enumerar siquiera los hechos o simples comentarios equivalentes que, dependiendo de quién los perpetre, pasan de la manida “libertad de expresión”, por flagrantes que sean, si vienen de sectores “progresistas” de la izquierda, a ser expresiones del más puro “fachismo”, que no “fascismo”, que los citados sectores pretenden ignorar que es propio del socialismo, nazi de Hitler o italiano del Mussolini, las dos expresiones máximas de ese movimiento totalitario propio también del comunismo, doctrina extrema del socialismo.

Hace algo más de tres años dedicaba un artículo a este asunto a cuenta de la diferencia de cobertura mediática de dos hechos idénticos en resultados, pero ejecutados en contextos absolutamente diferentes y repasaba algunas de las situaciones que la injusta doble vara de medir desvirtuaba. Fue con motivo de los bombardeos de Guernica (26. Abril. 1937) y Cabra (7. Noviembre. 1938), con similar número de muertos, por encima del centenar, pero con la singular diferencia de que el primero fue sobre un objetivo militar y en zona de guerra, a cargo de la aviación alemana que apoyaba el levantamiento del 18 de Julio, mientras el segundo fue sobre un mercado de abastos, a hora temprana y lleno de ancianos, mujeres y niños y en una zona ya desmilitarizada y no objetivo de guerra, pero llevado a cabo por los “buenos” para la izquierda, la aviación soviética que apoyaba a los “pobrecitos” e inocentes republicanos que “sólo” llevaban cinco años destrozando España, dando golpes de Estado, manipulando elecciones, saqueando el tesoro público o incendiando y profanando iglesias y tumbas, “cosillas” sin importancia. El primero, ensalzado por la espuria utilización de un cuadro de Pablo Picasso que nada tenía que ver en origen con los hechos y el segundo prácticamente en el olvido, hasta hace muy pocos años que algunos empezamos a escribir sobre ello.

Recordaba también el diferente trato informativo al “Tramabús” de Podemos con fotos de los para ellos “corruptos”, ni siquiera imputados, frente al autobús de Hazte Oír con dos frases de pura anatomía, “ofensivas” para esa ideología de género, tan progre como estúpida. O aquella agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, por el “delito” de sentarse en una terraza. O la brutal agresión del concejal podemita Andrés Bódalo al exteniente de alcalde del PSOE en Jódar (Jaén), sin duda, pura “libertad de expresión”, desde la que también había agredido a una embarazada. Por supuesto, qué horror aquella foto de las Azores de José Mª Aznar con George Bush, frente a la normalidad democrática de las apariciones de José Luis Rodríguez -el desenterrador de los odios entre españoles, 30 años después- con el bolivariano comunista Nicolás Maduro. Qué decir de los “chistes” de un tal Ramón Vera, más conocido por “Cassandra”, sobre el atentado terrorista de ETA que acabó con la vida del Almirante Carrero Blanco en 1973, con frases como: “Qué mal hizo ETA dejando a tanto hijo de puta vivo” (sic), en ejercicio evidente de su “libertad de expresión”. O del escrache domiciliario a Soraya Sáenz de Santamaría, junto a su hijo y la abuela, perpetrado por Jorge Verstrynge y una comparsa de doscientas personas con el comentario al respecto del hoy “socio preferente”: “Los escraches son un mecanismo democrático para que los responsables de las crisis sientan una mínima parte de sus consecuencias”. Por cierto archivado por una juez “digital” de “puñetas ideológicas” –Isabel Valldecabres-, con el irrefutable “argumento” de que “esa violencia  psicológica es una expresión democrática”, mientras consideraba “acoso brutal”  la manifestación de unos cuantos antiabortistas contra Bibiana Aído en su pueblo. El mismo “socio” que en su época universitaria -perdón por la hipérbole- practicó el escrache boicoteando la conferencia de Rosa Díez. Pura libertad de expresión y nunca atentado contra la libertad de los demás, faltaría más. Lo mismo que la diferencia de eco mediático y político del accidente del Prestige en Galicia en 2002 -gobernaba España el PP de Aznar- respecto a los de la Bahía de Algeciras en 2007/08 -etapa del PSOE de ZParo-. Negligencia del Gobierno el primero y “accidentes” inevitables los otros, como no podía ser de otra manera. O el “asalto anticatalán” a Homs en la librería Blanquerna, frente a la “simple protesta” de Rita Maestre, medio desnuda, a una capilla, con gritos de “arderéis como en el 36”. Pura democracia. Como la “pena de telediario” con detención televisada de Rodrigo Rato, frente a la delicadeza con Narcis Serra, imputado por un “agujerito” de 12.000 MM de € -minucias- en Caixa Cataluña. O que un ático de Ignacio González en Estepona -encarcelado a la postre, como no sucedió con el intocable Jordi Puyol– tuviera infinitamente mayor repercusión mediática que dos adosados de lujo del Sr. Bono “bolsillos de cristal”, allí mismo, que junto a su hípica y emporio inmobiliario sustanciaron una querella, archivada por el Tribunal Supremo.

Podríamos seguir con casos manifiestos de diferente vara de medir hasta casi el infinito, como estos días volvemos a ver con el apartamento al que Isabel Díaz Ayuso, Presidente de la Comunidad de Madrid, se trasladó cuando dio positivo al COVID 19 -desde el que siguió trabajando y adelantándose en todo al desgobierno socialcomunista-, noticia en telediarios y tertulias de todas las TVs públicas y privadas subvencionadas, en las que no vi nada de la situación de la vicepresidente Carmen Calvo “Pixie”, cuya estancia en una suite del Hospital privado Rúber pasó casi desapercibida y -según se dice- convalece hoy en un lujoso ático de 250 m², propiedad del Estado, en la Plaza de España de Madrid. Información que me ha hecho pensar si no se tratará del ático que ocupó en su día aquel cazador furtivo Mariano Fernández Bermejo, compañero de cacería por Jaén de Baltasar Garzón y su entrañable Lola Delgado y ministro de Justicia entonces, tras gastar 250.000€ en su reforma después de que lo dejara la ministra de Vivienda de las “soluciones habitacionales” y las zapatillas para buscar piso, Mª Antonia Trujillo, porque “se encontraba en unas condiciones lamentables” -¿qué destrozos haría Mª Antonia?- y del que le costó más de un mes irse tras su cese, porque “resulta muy difícil encontrar piso de alquiler en Madrid”, como él mismo declaró.

Evidentemente, Madrid -y las autonomías populares por añadidura- se ha convertido en el enemigo a batir por esta plaga vírica que, desde la mentira, podría decirse que “detenta” el desgobierno de España, al que la autonomía no deja de poner en evidencia por su mayor acierto en la gestión de la emergencia sanitaria, tanto de la citada Díaz Ayuso como del Alcalde, José Luis Martínez Almeida, que arranca aplausos en una improvisada entrevista en la calle, frente a improvisación, ocurrencias, contradicciones, abusos y falta de transparencia de Moncloa. El mismo vicepresidente segundo, PabLenin Iglesias, convertía esta cuestión, indudablemente menor en cualquier caso, en tema principal en la sesión de “control” al gobierno  del miércoles, a lo que Díaz Ayuso respondió con la  contundencia debida en el pleno de la asamblea madrileña: “Dígale a su jefe y al de Podemos que yo no soy como ellos y ni becas black ni mansiones pagadas por el tesorero de mi partido”. Lo mismo que la desnortada e injusta manifestación del nunca brillante y ahora, además, advenedizo, Rafael Simancas, que ha dicho que: “España está tan mal porque tiene Madrid como la región con más casos del mundo” y ya se encargarán sus altavoces mediáticos -casi todos los existentes- de tratar de convertir esa mentira en “su” verdad para fieles borregos. Pero creo que esta vez no les va a dar resultado a poco que sigan así y Pablo Casado actúe con un poco más de contundencia desde ese magnífico Plan B que el doctor Plagio cum Fraude es incapaz de aceptar y que necesita España.

Terminaba el artículo citado con esta pregunta: “¿Se enterará -esta vez, añado- la derecha española de que cuando se entrega a la izquierda la Justicia; la Universidad primero y la enseñanza pública en general, a continuación; la Prensa -escrita, radio y TV-, en su mayoría; no se hace limpieza de las cloacas del Estado que se heredan y se desaprovechan las mayorías absolutas que el hartazgo de los ciudadanos le conceden, el enemigo no duerme y acaba por echarlos sin reparar en medios?”

En definitiva, que si el ataque lo sufre el PSOE o Podemos, es decir, la izquierda, es acoso, pero si lo sufre el PP es democracia. Como siempre digo, hay que entrar de una vez en la “batalla de las ideas”, que en España la vienen ganando siempre los mismos, aunque sea sin argumentos, y darse cuenta de que no sólo hay que centrarse exclusivamente en la crisis económica, que por supuesto también. Y para ello, un pequeño consejo a la vista de los resultados actuales: Creo que tanto José Mª Aznar, siempre dispuesto a aparecer donde no debe, como Mariano Rajoy, están mejor callados. Ya hicieron bien lo que hicieron y, desgraciadamente, dejaron de hacer muchas cosas que hubieran debido con sus mayorías absolutas, que son causa directa de lo que ahora padecemos, así que mucho mejor callados los dos. Y mi eterna pregunta ¿dónde está Su Majestad, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas (Artículo 62-h de la C. E.)?

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo con cuanto señala D. Antonio en su Artículo.
    Lo de las dos varas de medir viene siendo crónico desde el advenimiento de la actual democracia. Creo, y siempre lo he sostenido que la izquierda por haber perdido la guerra, se siente víctima de la derecha y de la dictadura de Franco, cuando en realidad, salvo los gerarcas, todos la soportamos. En ese estado, todo lo que haga la izquierda y ultra se ve muy distinto a como se ve los actos o dichos de los políticos de la derecha. Un ejemplo; Vox es un Partido de ultra derecha, mientras que Podemos, comunistra a ultranza, no es ultra de izquierdas. Toda esta visión va acompañada del martillo pilón de la prensa del “movimiento” de la izquierda, más poderosa, consentida y lubricada convenientemente, que la de derechas.
    También estoy de acuerdo en que cuando la derecha alcance el poder, pierda su complejo de sentirse culpable de la guerra civil, que no lo fue, fue de la izquierda y ultra, y se dedique, entre otras cosas, como gobernar, a limpiar todas las croacas y chiringuitos que fue creando la izquierda a lo largo de sus años en el gobierno.
    En cuanto a la Sra. Ayuso y el Sr. Almeida, no precisan ayuda para zurrarle a la izquierda cocialcomunista; se bastan muy bien solos para sacudirse las pulgas. Que las zurdas les sigan atacando es un acicate para que ellos sigan subiendo.

Comments are closed.