Abogacía
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

La Abogacía es una profesión prostituida…, por los poderes públicos. Los emolumentos que se pagan por el turno de oficio son de juzgado de guardia, pero en calidad de denunciantes.

Las cuotas de los colegios, incluida la cuota de entrada, el seguro de responsabilidad profesional, etc., suponen un gasto considerable para cualquier Abogado, sobre todo para los más jóvenes, o nuevos, que tienen que empezar de la nada, para, al paso de los años, llegar a la miseria…

Las pensiones de jubilación de la mutualidad de la Abogacía solo te aseguran pan para hoy, y hambre para mañana, y son inferiores a las que percibe cualquier obrero, de la más baja categoría, del régimen general de la seguridad social.

Hace unos años, el presidente de esa mutualidad, que “casualmente” era Abogado del Banco Popular, “invirtió” cincuenta millones de euros, del sudor de los colegiados, en ese banco, o timo de la estampita, perdiéndose la práctica totalidad de esos fondos.

¡El tipo creo que sigue de presidente de la mutualidad, con un par!

La naturaleza jurídica de los colegios profesionales tiene carácter oficial, como administración corporativa que son, de pertenencia obligatoria, y de eso usan…, y abusan. (De no ser así, y existir pero únicamente de afiliación voluntaria, tendrían menos fuerza que una asociación de vecinos, pues la mayoría de los colegiados se darían de baja).

Se usa –y abusa- de ese carácter oficial, y de la pertenencia obligatoria, imponiendo unas cuotas cada vez más elevadas, y que no se compadecen con el estado de la profesión, cada vez peor.

Tampoco se defiende al colegiado que tiene algún problema con un juez, fiscal, letrado de la administración de justicia o funcionario, y en esos casos, estás más solo que la una. ¡Eso suponiendo que no te acabe expedientando tu propio colegio!

Los servicios que prestan los colegios, en la mayoría de los casos, son prácticamente inexistentes, salvo que se entienda por “servicios” enviarte reseñas del BOE, información de editoriales jurídicas, de compañías de seguros, que quieren hacer negocio con nuestro dinero, de bancos que nos ofrecen condiciones inmejorables –las mismas que le dan a cualquier cliente que entre por la puerta-, etc.

Pero, eso sí, cada vez hay más empleados en los Colegios, y nadie sabe cómo han entrado, quien les ha elegido o seleccionado, etc.

Se supone que los Decanos, Gerentes, Secretarios Generales Técnicos, Jefes de Gabinete, ¡y hasta Directores Generales!, meten a su familia y amigos. Amigos y amigas…

Pero lo que ya es el colmo es que ayer me entero de que un conocido follaperiodistas, y aspirantes a estrellas, sin mucho éxito, ejerce como jefe de prensa del Colegio de Abogados de Madrid, con un sueldo de 185.000 euros anuales… ¡más del doble de lo que gana el presidente del gobierno de España, por cierto!

No crean que es un trabajo a jornada completa, y dedicación exclusiva, no, sino que lo simultánea con la presencia en tertulias y programas de varias telebasuras, o telemierdas, de las que entretienen a los 47 millones de presos preventivos, en arresto domiciliario, de este país.

Hace poco la presidenta del CGAE enviaba un escrito al presidente de la cosa –España, pronto Ex España-, diciendo que representaba a 252.000 Abogados…

Al leer la cantidad, me dieron ganas de hacer la maleta y salir corriendo.

Luego pensé que se referiría a los colegiados, y que el número de ejercientes es de unos 150.000 (que ya de por sí, es una barbaridad), y los otros 100.000 se supone que serán colegiados no ejercientes, jubilados, etc.

De cualquier forma, unas Corporaciones -83, nada menos; hay provincias como Navarra, con cuatro colegios- que no nos representan, ya que solo se representan a sí mismas.

Y a sus empleados, como mucho.

Una profesión que va camino de la miseria, si es que ya no está instalada en ella, pero eso sí, que se permite pagar unos salarios estrambóticos a un individuo que en su vida privada podrá hacer lo que quiera, y más siendo soltero o divorciado, que para el caso es lo mismo…, pero que no puede estar “chuleándonos”.

¡Qué se vaya a chulear a alguna de sus muchas “amigas”!

También te puede interesar...


Artículo anteriorHistoria de la plaza de toros de Logroño
Artículo siguienteUn presidente geógrafo e ignorante
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

5 Comentarios

  1. Como Abogado que soy, solamente puedo decir que estoy TOTALMENTE DE ACUERDO con todo lo que usted, tan brilantemente expone, distinguido e ilustre compañero.
    Mis felicitaciones.

  2. En España estamos demasiados Abogados.
    Según la Presidenta del CGAE, dice “que representa a 252.000 colegiados”, de los que unos cien mil son jubilados, a abogados sin ejercicio.
    EJERCIENTES ESTAMOS UNOS CIENTO CINCUENTA MIL, pero creo que sobran, o sobramos, POR LO MENOS LA MITAD.
    Un ejemplo:
    – Portugal, hace unos años, con unos 10 millones de habitantes, tenía “solo” 17.000 Abogados, o
    LA CIUDAD DE ZARAGOZA, CON 700.000 HABITANTES, TIENE MÁS ABOGADOS QUE PARIS CAPITAL, QUE ANDA POR LOS 3.000.000 DE HABITANTES…

  3. Este tipo de contratos, tan fuera de lo normal, y de lo justo, me hacen suponer que:

    * Una parte es para la parte que va a prestar el servicio, y

    * Otra parte para la parte contratante de la primera parte,

    parodiando el Camarote de los Hermanos Marx, o como se diga la película esa tan graciosa.

    CLARO QUE ESTA SITUACIÓN NO TIENE NADA DE GRACIOSA, PUES ESE DINERO SALE DE NUESTROS BOLSILLOS…

  4. La mayoría de los colegios solo sirven para hacer la pelota a los resspectivos presidentes de los tribunales superiores de justicia, audiencias provinciales, jueces decanos, etc., Y EN LA PRÁCTICA, NO SIRVEN PARA NADA.
    (Salvo para “administrar” el turno de oficio, algo qu epodrían hacer el Estado o las comuniades autónomas, por medio de algún funcionario, que eso es lo quE HAY EN EXCESO EN ESPAÑA.
    Y, como muy bien dice el articulista, si tienes un problema cualquiera, puedes darte por jodido, PUES TU COLEGIO NO TE AYUDARÁ.
    Es mas, es muy posible que se posicione en tu contra…

  5. No ceo que la profesión, cada día más de capa caída, esté para financiar la vida sexual de un follaburras cualquiera…
    Creo debería gastarse ese dinero en DIGNIFICAR A LA PROFESIÓN, QUE BUENA FALTA LE HACE,
    en perseguir EL INTRUSISMO, que también, pues todo el mundo hace de Abogado, sin serlo:
    * asesores sindicales, sin más capacitación que la ingorancia.
    * graduados sociales, que se hacen pasar por abogados (no todos), sin serlo.
    * administradores de fincas, que van por los juzgados como si fuesen abogados.
    * gestores administrativos, que idem de idem, etc.
    COMO NO LUCHEMOS POR NUESTROS DERECHOS LO TENEMOS CLARO, CLARÍSIMO…

Comments are closed.