Vaya susto
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Hoy compartimos una anécdota que no es muy taurina pero que nos ha hecho mucha gracia. Una anécdota que hemos titulado ¡vaya susto! y que dice así:

Toreando «Machaquito» en Madrid con Vicente Pastor el 6 de octubre del año 1911, le cogió el sexto toro al rematar un quite, y sufrió, al caer, una grave lesión que le produjo distensión del ligamento vertebral y fué de curación lienta y penosa.

Después de hacerle la primera cura fué trasladado al Hotel de Roma, donde se hospedaba, y el mozo de espadas fué a su domicilio a recoger un encargo, donde tan pronto como entró le salió al paso la sirvienta de la casa, quien, toda llorosa, le dijo:

— ¡Ay, señorito! ¡«Machaquito» se ha muerto!

— ¡Qué dice usted!… ¡Pero si no es posible! ¡Si hace una hora lo he dejado durmiendo tranquilamente!

— Pues ha muerto ahora mismo. Venga usted a la cocina y lo verá muerto en un cajón.

Y el muerto era el gato de la casa, al que hablan dado por nombre el apodo del famoso matador de toros.

¡Vaya susto!

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL