SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Tremenda la entrevista publicada por el periódico británico ‘Telegraph’ con el jefe de salud de UNICEF, el doctor Stefan Peterson en la que advierte que “las medidas de bloqueo indiscriminado no tienen un efecto óptimo sobre el virus”. Peterson añade que “si le está pidiendo a las familias que se queden en casa en una habitación en un barrio pobre, sin comida ni agua, eso no limitará la transmisión del virus”.

Según un informe publicado por la revista Lancet Global Health el pasado miércoles, casi 1.2 millones de niños podrían morir en los próximos seis meses debido a la interrupción de los servicios de salud y suministros de alimentos causados ​​por la pandemia de coronavirus.

Sobre este informe, el doctor Peterson dice que “estas cifras eran en parte un reflejo de restricciones estrictas en gran parte del mundo que impiden que las personas salgan de sus hogares sin documentación, lo que les impide acceder a servicios esenciales de atención médica”.

El estudio analiza las consecuencias de la interrupción de la vida normal en 118 países con ingresos bajos y medios en base a tres escenarios. Según ese análisis, en el mejor de los casos, el cierre de un 15% de los servicios de salud, este bloqueo provocaría la muerte de 253.500 niños y 12.200 madres. En el peor, con reducción de servicios de un 45%, nos encontraríamos con 1.16 millones de muertes infantiles adicionales y 57.000 muertes maternas en solo seis meses.

Además, el doctor Peterson pidió a los países no imponer bloqueos draconianos, sino a centrarse en identificar puntos críticos para que se puedan introducir restricciones regionales menos dañinas para la salud pública. Añadió que se había conseguido reducir la muerte infantil de una forma muy considerable en la última década y que no se podía consentir que ahora se estropeara todo eso.