A las tres de la tarde del 5 de mayo de 1987 moría FÉLIX PEÑA MAZAGATOS, miembro de la Unión General de Trabajadores (UGT) y uno de los heridos en el atentado cometido el 25 de abril de 1987 contra la Casa del Pueblo de Portugalete, que fue atacada con cócteles molotov. La noche del atentado se encontraba tomando un vino con un amigo en la Casa del Pueblo de Portugalete. Uno de los cócteles molotov lanzados al interior de la sede socialista le explotó junto a los pies, prendiéndole fuego en la ropa.

Igual que Maite Torrano Francia, que falleció tres días después, Félix sufrió gravísimas quemaduras en el 50% de su cuerpo. Además, tenía quemaduras internas como consecuencia de la inhalación del humo provocado por el incendio.

Se mantuvo durante varios días en estado muy grave en el Hospital de Cruces de Baracaldo. Tras experimentar una ligera mejoría en su gravísimo estado, los médicos se animaron a intervenirle para efectuarle injertos en el 14% de su superficie corporal el mismo día 5 de mayo. Al final de la operación sus constantes eran estables, pero falleció a las 14:45 horas.

La capilla ardiente con los restos mortales de Félix Peña quedó instalada al día siguiente, 6 de mayo, en la sede socialista de Portugalete.

El ataque a la Casa del Pueblo de Portugalete fue cometido por un grupo de terroristas callejeros, autodenominado Mendeku, considerado en medios de la Seguridad del Estado como una organización que hace “los trabajos sucios a Herri Batasuna”. Cinco de los integrantes del Colectivo Mendeku fueron condenados en 1991 a 20 años de reclusión menor. Fueron José Antonio Basterra Urrutia, Carlos Ciriaco Lázaro, Miguel Ángel Guerra Falcón, José Andrés Uribarrena Ochoa y José Manuel Vázquez Centeno. Jesús López Santa Coloma, que entonces tenía 17 años, fue condenado a 12 años de prisión menor. Un séptimo participante, Aitor Calvo Barreras, fue puesto a disposición del Tribunal Tutelar de Menores y absuelto posteriormente.

En 2003 el Ayuntamiento de Portugalete rindió homenaje a las víctimas de este atentado terrorista con motivo del aniversario de la muerte de María Teresa y Félix. Asistieron los hijos de Maite, Saoia e Iván, y una hermana de Félix, que depositaron dos ramos de flores a los pies del camelio del parque Ellacuría de la localidad vizcaína.

Félix Peña Mazagatos tenía 55 años y era natural de Portugalete (Vizcaya). Estaba soltero y afiliado a UGT. Trabajaba en la Factoría La Naval, de Astilleros Españoles, en Sestao. Tras su muerte, la UGT emitió un comunicado público en el que volvía a calificar el atentado como “salvaje”. Los familiares de Félix Peña se mostraron de acuerdo con el secretario general de los socialistas vizcaínos, Ricardo García Damborenea, en que “los jueces no castigan a los culpables como es debido”.

 

Fuente

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL