cabritos
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Recuerdo mis viajes a la capital de España, motivados por trabajo de empresa. Donde cada dos o tres meses mi viaje a Madrid era una delicia. Mucho más de agrado era la vuelta, donde me paraba a almorzar en Andújar, en este pueblo saboreaba un buen choto de agradable gusto al paladar. Para los menos entendidos les diré que el choto es el hermano menor del cabrito. Añoro esos años, aunque de vez en cuando, a pesar de mi jubilación, cogíamos el coche y ¡hala! A comer cabrito a Andújar.

Desde este confinamiento hemos y seguimos viendo ciervos, jabalíes, linces, conejos y un sinfín de animales de monte vagando por nuestras calles, y como no también cabritos. Nuestras calles las tenían para ellos, calles, plazas y jardines han visitado las cercanías de su hábitat, su medio ambiente. Algunos de estos animales, los llamados de monte, no se ven asustados, algunos se ven paseando tranquilamente. Chotos y chotas, cabritos y cabritas, por aquello de la   despoblación, el éxodo de estos animales, han seguido la misma trayectoria que han hecho los humanos, bajarse del monte a la ciudad, El cabrito y la cabrita se han tomado unas vacaciones hasta que llegue el verano o después. En Valencia hay una calle, llamada “calle del cabrito” donde se vio a un chivo, brincando por las losas de la acera. Elevando a la categoría de rotulación callejera en la ciudad del Turia.

He querido llegar hasta aquí con los cabritos y cabritas. Cuando llegan a su mayoría de edad, les llaman cabrón si es macho y cabrona si es hembra. Si la miramos bien sus aserciones, las hay variopintas, yo me he fijado en una de ellas, dice así:” cabrón y cabrona” Mamífero rumiante ovino, macho, de cuerpo esbelto, pelo fuerte y áspero, cabeza estrecha, con una barba estrecha en la mandíbula inferior, y cola corta; es muy ágil y veloz, y trepa con facilidad por terrenos escarpados; algunas especies tienen cuernos, es fácilmente domesticable y de él se aprovechan la carne y la piel y de las hembras, la leche. De seguir así, veremos cada día la fauna entera en nuestras calles.

La revista Animals Health señalaba a últimos de enero que la OMS, la organización al parecer que, sabe más que nadie de salud y en su dictamen sobre la correlación de los animales en la propagación del covid-19, cosa que yo creo que no está todavía nada claro, que no eran los mariscos y animales vivos, aunque esta hipótesis mutara a los animales seguidos a las personas. Así, han señalado que hasta el momento no hay evidencia de que animales de compañía como perros o gatos puedan estar infectados por el virus y puedan transmitirlo. Sin embargo, señalan que “siempre es una buena idea lavarse las manos con agua y jabón después del contacto con las mascotas y, yo digo, por si acaso.

Volviendo a los cabritos y cabritos, chotos y chotas, y de mayores cabrones y cabronas, y como los españoles somos muy dados a tener perros y gatos por animales de compañía no me extrañaría que haya alguien que acogiera a cualquiera de estos llamados Capra aegagrus hircus. Me estoy acordando ahora de cierto día de vacaciones en Madrid en la puerta de la Iglesia de San Antón a una señora que llevaba a un cabrón hermosísimo, largo de cuernos retorcidos cogido por una cuerda a su cuello, para que el sacerdote le bendijera, aquello me extrañó mucho y como soy muy preguntón me fui derecho a aquella señora diciéndole: ¿señora es un animal de compañía?  ¡no ¡me dijo: soy gitana y este cornudo animal, es el que me da de comer, tengo un circo ambulante y voy de feria en feria, le hago subir a una escalera de 8 peldaños en donde sus cuatro patas en su último escalón las junta muy cerca unas de las otras. No sabe usted las de palmas que les dan. y yo recoja algunas monedas. Yo he visto cabrones, es decir, la capra aegagrus hircus, en las plazas de los pueblos. Y no me extrañaría que los acojamos como animales de compañía, nosotros los españoles somos así, y tratándose de animales de compañía tenemos gustos para dar y tomar.