ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Hacen el mismo trabajo de siempre pero hoy quizás son mas imprescindibles que nunca. Prestan un servicio que habitualmente ha pasado desapercibido, pero actualmente su valor se ha multiplicado exponencialmente. Reproducimos el artículo publicado en RT sobre los trabajadores invisibles.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

En Madrid, las carreteras están más vacías que nunca, pero miles de camiones de mercancías siguen distribuyendo los bienes considerados esenciales en estos tiempos de cuarentena: alimentos, productos sanitarios y farmacéuticos y combustibles.

El trabajo de los camioneros se ha hecho más vital si cabe estos días, pero también es mas difícil que de costumbre. Tras muchos kilómetros en el camión, encontrar un lugar para ducharse o comer caliente es más complicado. La mayoría de sitios están cerrados.

Pero para muchos el inconveniente de la falta de servicios no es el problema más importante. “Que nos habiliten en centros de salud algunos test rápidos, para que podamos llegar a casa en condiciones después de estos viajes largos que hacemos, porque no sabemos realmente si somos portadores del virus o no”, dice Francis Avilés, camionero.

Actualmente, el material sanitario se ha convertido en el objetivo prioritario de muchos gobiernos del mundo.

En medio de ese pulso internacional, existen numerosos proyectos solidarios para fabricar mascarillas en España.

Iniciativas que se han ido multiplicando con el paso de los días.

Son costureras y voluntarios que ante la escasez de material sanitario no se han quedado de brazos cruzados. “El ayuntamiento nos pidió si podíamos coser algún tipo de mascarilla para nuestros compañeros policías, servicios sociales… y evidentemente nos ofrecimos todo el taller”, explica Francisco José Serrano, miembro de una cadena de producción de mascarillas.

Natalia esta trabajando sin descanso. 15 horas al día e incluso más. Es testigo de la mayor crisis sanitaria en décadas en el país. Esta trabajadora llevaba años fuera del sector funerario, pero ante la situación, decidió volver hace solo unos días. “Hace un mes brotó esto y seguimos cada vez más desbordados”, afirma.

Hacen el mismo trabajo de siempre pero hoy quizás son mas imprescindibles que nunca. Prestan un servicio que habitualmente ha pasado desapercibido, pero actualmente su valor se ha multiplicado exponencialmente. Sus trabajos quedaban en un segundo plano y, sin embargo, hoy está en la primera línea frente al coronavirus.

Visita el artículo de RT en este enlace.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA