Sánchez
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

En este país eso de te quiero y te querré hasta que el sol salga por poniente y se ponga por oriente, ya no está de moda y no hay fidelidades ni infidelidades que cien años duren. Los intereses que confluyeron en ese contrato social-comunista ante la ambición expresa de formar gobierno, sin leer la letra pequeña, empiezan a diluirse como azucarillo en el agua y  ahora vemos con estupor como de aquellos polvos vinieron estos lodos y las discrepancias en el seno del gobierno se suceden en el peor momento. Afortunadamente ahí están las impertérritas redes sociales para informar sobre lo que el gobierno intenta silenciar, según dicen las buenas lenguas, presuntamente a golpe de talonario, y para sacarles de sus tesis del “quémese mi casa y no salga humo” y apostar porque “las casas tienen paredes de cristal y hay que elegir bien en la que uno se ducha”.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

En este raro mes de abril invernal en el que un virus, de nombre Corona, se ha empeñado en ajustar cuentas con el mundo, advertimos que tras 22 días de confinamiento ciudadano prácticamente ejemplar y de una restricción de la libertad individual sin precedentes en la España democrática, somos el país con más muertos por coronavirus con la escalofriante cifra de 9.053  y subiendo, mientras en el resto de países europeos, a excepción de Italia, los fallecidos ascienden en su conjunto a 7.688. Las muertes en España  suponen un 20% del total mundial cuando representamos tan solo el 0,6% del global de la población.

No resulta extraño porque, probablemente, mientras otros países se preparaban para afrontar la pandemia, el sr Sánchez tenía otros devaneos, preso de las políticas chavistas de la izquierda radical y del independentismo catalán. El descubrimiento de la verdad es un ideal al que aspira todo ser humano y quizá esa verdad no le sea favorable y en el pecado encuentre su penitencia. Mientras otros países atisbaban la tragedia, usted y su gobierno desoían las recomendaciones de la OMS y dilataba unas medidas esenciales en el tiempo para minimizar los efectos de la pandemia. Mientras mañana sigue siendo tarde, los sanitarios siguen reclamando sin descanso material para protegerse y para proteger a los pacientes en este largo y angosto camino, en el que lideramos el ránking de mayor número de contagiados de profesionales de la Sanidad.

Sr. Sánchez mucho me temo que en esta ocasión sus dotes de seducción no le servirán para disimular su escasa previsión primero y su justo sentido estratégico y práctico después para atajar esta crisis sanitaria que, si nada lo remedia, arrastrará consigo, y ante su pasividad, a millones de españoles a una crisis económica y social sin parangón.

En su proverbial sentido de la inoportunidad, hace pública su decisión unilateral de cerrar el tejido productivo nacional sin concertar con el colectivo empresarial, sin conocer las especificidades de cada sector, sin dialogar con otras administraciones ni con otras fuerzas políticas y sembrando malestar e incertidumbre, que luego tuvo que purgar por cierto flexibilizando la medida. Aprueba en el BOE, con nocturnidad y alevosía, la identificación de servicios esenciales que deben mantener su actividad, enmarcada en un decreto económico que supone la mayor medida intervencionista de este país. Un decreto que ha conllevado un apagón productivo que se saca de la manga cual conejo de chistera y que podría sentar las bases, así como quien no quiere la cosa, de un estatalismo bolivariano sin precedentes desde que tengo uso de razón, y, para bien o para mal, hace ya unos bastantes años y ahí lo dejo. Usted pide lealtad, ¿a quién Sr Sánchez?, ¿a una oposición mayoritaria que ha delegado en usted todos los poderes en un mando único que le ha permitido centralizar todas las competencias sanitarias y de seguridad mientras sus socios le reprochaban un exceso de recentralización y le hablaban de confiscación de competencias? ¿A quien pide lealtad? Es usted quien tiene que demostrar lealtad a nuestros principios democráticos y dejar de ejercer el poder manu militari para hacer lo que le viene en gana -y perdón por mi escaso pudor semántico- sin diálogo ni consenso, actitudes que tanto preconizaba su partido en los años en que chupaba banquillo.

Sr Sánchez recupere la cordura y la sensatez y déjese de farragosas comparecencias con respuestas preparadas a preguntas enlatadas; déjese, y permítaseme la expresión, de firmar pólizas de peseta y de esa política de pan y cebolla propia de amateurs y diletantes de pan mojado en aceite y adopte medidas económicas eficaces, que resuelvan los problemas de los empresarios, de los autónomos, de las pymes y de la gente trabajadora.

Déjese de moratorias, de aplazamientos, de medidas crediticias y de dar pan para hoy y hambre para mañana, abandone a ese Pablo Iglesias en el que emerge el Chaves que lleva dentro y hace uso de la habilidad circense para retorcer interesadamente las leyes; déjese ya de argumentos de aurora boreal porque debe centrar sus esfuerzos en rescatar a esa España de mañana de esta situación envenenada, de la que tendremos que recuperarnos y levantar este país, que no será tarea baladí.

Porque la España de los españoles, la de los sanitarios que se dejan la piel, la de los transportistas, la de los farmacéuticos, la de los cuerpos y fuerzas de seguridad, la de los militares, la de los empresarios solidarios, la de los españoles que se visten por los pies, que se quedan en casa y aplauden, agradecidos, a quienes nos cuidan, la España de quienes soportamos este duro confinamiento a fuerza de resignación e ingenio, la de los que tienen el corazón compungido porque no puede acompañar a los suyos en su partida a ese lugar incomprensible al que la gente va y nunca vuelve… no se merece que cuando todo esto pase y asumamos el deterioro individual y colectivo, nos encontremos con un país asolado por las consecuencias de esta pandemia y, mucho menos, por su más absoluta competente incompetencia.

*Un artículo de Esther Pallardó

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

1 Comentario

Comments are closed.