responsabilidad
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

“Libertad, libertad, sin ira libertad. Guárdate tu miedo y tu ira, porque si no la hay, sin duda la habrá”. Esta estrofa perteneciente a un himno utilizado como emblema al principio de nuestra construida democracia en 1978, tiene un significado especial para todos los españoles, porque simboliza, paz, concordia, entendimiento, responsabilidad y sobre todo unidad en los fines de futuro como parte de un estado democrático llamado España.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

Dada la actual situación que padecemos a causa de la Pandemia, que ha hecho que llevemos tres semanas de confinamiento en nuestros domicilios, empieza a ser necesario recordar que, en estas circunstancias, nuestro primer objetivo, debe ser la eliminación de cualquier posibilidad de contagio, para que las cifras de fallecidos e ingresados en los hospitales, descienda de manera paulatina, hasta que lleguemos a un punto de inflexión en la que tengamos más o menos controlado por el Coronavirus.

Todos estamos preocupados por la Pandemia, por la desastrosa manera que se está gestionando la misma desde el gobierno y, sobre todo, por ciertas actitudes que este está demostrando, respecto a su actuación desde la transparencia informativa y desde la claridad y la realidad de las informaciones que se nos están facilitando a los ciudadanos. Pero a estas actitudes deleznables, solo cabe aplicar una receta que elimine ese “virus” inquietante e inadmisible, esas actitudes impropias de unos regidores de una nación que pone sus ojos en ellos, para recibir tranquilidad y esperanza, aunque por sus comportamientos, solo ve que transmiten inquietud, desasosiego, intranquilidad y lo que es peor, una gestión inadecuada, dadas las capacidades del país, muchas veces por la improvisación en la toma de decisiones, por la falta de consenso social hacia ellas y sobre todo, por la evidencia de que no se sabe actuar ante lo que nos viene.

Ante ello, los ciudadanos, debemos responder actuando con responsabilidad, “sin ira”, porque dejarse llevar por el impulso de la frustración, no beneficia a nadie, ni resuelve el problema en el que estamos inmersos.

Debemos tener la “responsabilidad” de entender que estamos en un estado democrático en el que nuestros representantes, se ocupan y procuran fiscalizar las actuaciones, desde las leyes y desde la realidad, siendo imprescindible que se actúe desde los procedimientos adoptados en democracia, sin plantear otras maneras ni modos, porque ni son legales, ni admisibles y solo atentan a la realidad, a causa de la desesperanza.

Eso sí, debemos ser garantes y ejecutores desde nuestro confinamiento, de la exigencia de libertad, para que desde la política y de aquellos agentes sociales encargados de la fiscalización de la gestión, puedan llevar a cabo su trabajo, desde la transparencia por parte de los gestores y sobre todo, desde la capacidad de ejercer el derecho más sagrado en una democracia, la libertad de información. Esta Libertad de información, no debe ser cercenada desde quienes gestionan nuestra convivencia y nuestro derecho a saber la verdad, porque de alguna manera, eso supondría atentar contra nosotros, contra nuestra capacidad de discernimiento y, sobre todo, eliminar nuestra capacidad de crítica.

Pero para todo ello, es imprescindible, actuar desde la serenidad, dejando hacer las críticas en donde se debe, a quienes tienen que hacerlo, porque en estos duros momentos, lo más imprescindible es eliminar el obstáculo que supone esta Pandemia para nuestras vidas y tiempo habrá para recomponer nuestras vidas, sin duda algo decisivo para nuestro bienestar, pero que será imposible de que vuelva a arrancar, si no eliminamos antes, lo que nos impide estar en la normalidad diaria.

Si los españoles estamos unidos, tanto en responsabilidad como en el objetivo a batir, conseguiremos salir adelante, porque somos un pueblo inteligente, una sociedad capaz y, sobre todo, que en múltiples ocasiones se demuestra a sí misma, tener los fundamentos necesarios para salir adelante.

Usemos la cabeza, hagamos que, para terminar con esta desgracia, las cosas se resuelvan cuanto antes y lo más eficazmente posible. Entonces, ya hablaremos del gobierno, le pasaremos factura por ese irresponsable 8M, por sus reacciones tardías, improvisadas e incapaces y sobre todo, por esos “sermones” cada vez que se dirigen a nosotros, en los que no diciendo nada, quieren taparnos la realidad.

España, es un país que merece la pena, sus gentes en un alto grado fabulosas y su responsabilidad Máxima a la hora de alcanzar fines, logros y capacidades. Demostrémoslo una vez más, en este duro bache que estamos atravesando y pensemos que como siempre, para nuestro bienestar, ESPAÑA ES LO ÚNICO IMPORTANTE.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA