cantabria
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Cantabria, una de las regiones más hermosas y atractivas de España, tanto por su belleza paisajística como por su configuración geográfica y considerada como una comunidad con mayor índice cultural de España, como lo demuestra el hecho de que, a lo largo de los años, ha estado en cabeza en las estadísticas de lectura de periódicos por habitante, sufre desde hace años, una importante degradación de su política, con el creciente alejamiento de sus habitantes de sus líderes, al comprobar que a pesar de ser un ente regional colchón cercano al País Vasco, no prospera en lo económico, no tiene un futuro claro en el sector agrario y ganadero y sus valores, sus jóvenes, terminan marchándose de la “tierruca”, bien a Bilbao o Madrid, ante la grave falta de oportunidades para encontrar empleo u oportunidades de vida, en el territorio que les ha visto nacer.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

Desde Castro Urdiales hasta Ramales, pasando por el Valle de Soba, desde Bádames a cualquiera de los pueblos que componen las Siete Villas, o en el Valle de Camargo, la propia capital santanderina, o la que durante años ha sido la segunda comarca en importancia de la provincia como es Torrelavega, o Reinosa, Cabezón de la Sal, Suances, Santillana, hasta completar sus 102 pueblos, en todos ellos hay una gran desesperanza y desilusión hacia el futuro, que se incrementa en la actual situación de crisis económica derivada de la Pandemia, porque Cantabria, no tiene futuro, ni perspectivas de tenerlo ni soluciones a sus problemas.

¿Cuál es la causa de todo esto? Fundamentalmente, el ser una región pequeña que, desgajándose de Castilla la Vieja para convertirse en comunidad autónoma, no ha tenido visión de futuro en lo político, porque si bien en estos cuarenta años de democracia ha tenido líderes regionales que la han llevado a la excelencia turística como económica o cultural, como es el caso de José Antonio Rodríguez, Ángel Díaz de Entresotos, Juan Hormaechea o Ignacio Diego, todos ellos de centro derecha, adscritos bien a UCD o al Partido Popular, en la actualidad, esta región, tiene un falso liderazgo, una manera de hacer política populista y que transmite una falsa imagen de Cantabria, a pesar de sus continuas apariciones en televisión, como es el caso de Miguel Ángel Revilla, un presidente que lo ha sido casi siempre de rebote, sin ganar mayoritariamente unas elecciones y usado como tapón, para evitar desde la izquierda, que gobierne el centro derecha, opción política ganadora casi siempre de las elecciones generales y autonómicas.

Quien esto escribe, aunque no cántabro de nacimiento, está vinculado a esta excepcional región desde 1966, porque mi familia, eligió la joya de la corona turística de Cantabria, Laredo, como lugar de veraneo, como tantos miles de vascos y de otras regiones, que, ante la calidad de su playa, la garantía de sus servicios y sobre todo, por la tranquilidad que generaba esta localidad de pescadores considerada como el Benidorm, del norte de España.

Se da la circunstancia que por razones familiares, estoy pasando el confinamiento con mi madre, lejos de mi residencia habitual y observo Cantabria, de una manera especial, de una manera que genera mayor atención en servicios, política, efectividad y sobre todo, en una circunstancia que empieza a ser molesta, como es el hecho del continuo ridículo que viene haciendo cada día Miguel Ángel Revilla, su presidente regional, que a los 77 años es sin duda, el presidente autonómico de más edad de España.

Estamos acostumbrados a verle en un programa con dos hormigas, vendiendo lo bueno de Cantabria, con un popular presentador, enseñando zonas de la región y sus bellezas, también promocionando un producto, que al final por su forma de ser, va a terminar degradando como es la anchoa, viniéndolo como “el caviar cántabro”, pero ¿nos hemos preguntado alguna vez como gobierna?

Yo también y sobre todo desde la distancia de mi residencia andaluza, pero afortunadamente, mi familia, mis amigos, me cuentan la realidad de cómo se gobierna en Cantabria, de lo que voy a poner un ejemplo reciente y tanto, como que se ha producido esta semana santa.

Resulta que, en esta semana santa, a eso de las once de la mañana, los regidores del ayuntamiento de Laredo, reciben una llamada de Revilla, para que se personen en el hospital comarcal, a fin de que estén presentes en la entrega de material donado por un empresario vasco y otro cántabro, Los máximos regidores laredanos, sorprendidos porque desconocían la circunstancia, enfadados por no haberles comunicado con anterioridad este hecho, supuestamente benéfico, desde la autoridad regional, se presentan en el hospital y ven al presidente regional, sentado en una silla de ruedas, jugando con ella y tapada la cara con una mascarilla. A su llegada, Revilla se saca la foto con ellos e inmediatamente, sale disparado a Santander, sin preguntar tan siquiera a los regidores locales, sobre la situación de la Pandemia en la localidad pejina. Pero esta no es la única salida de “pata de banco” de, ex falangista transformado en regionalista, para pasar a ser populista y que se cree imprescindible para todo, hasta para el gobierno de España, pero a quien nadie hace caso y todo el mundo termina riéndose de él y de lo que representa, lamentablemente Cantabria.

En una reciente rueda de prensa, como si no le oyera nadie y como si las cosas no se grabarán en videotecas o hemerotecas, Revilla, suelta que su gobierno, que tiene un presupuesto de 2.886 millones de euros, va a gastar 450 millones en combatir la Pandemia de sus 581.641 habitantes, lo que no es creíble ni posible, dada la situación financiera de la comunidad autónoma y teniendo en cuenta que el gobierno de la nación, ha gastado en combatir la Pandemia, 850 millones de euros.

Esta manera de gobernar y de actuar del señor Revilla, está perjudicando notablemente a Cantabria, porque con sus actos, degrada Cantabria, con sus palabras, miente a Cantabria y con sus hechos, no hace lo posible para que Cantabria, ese paraíso infinito admirado por todos, disfrutado por muchos y que queda en el recuerdo y memoria de lo más disfrutado de la vida, en realidad, solo es pura fachada, porque sus habitantes no tienen futuro ni en ganadería, ni en pesca, dos sectores tradicionales de la región, tampoco en industria porque no la hay y en turismo, a pesar de su calidad, las oportunidades se van reduciendo por la situación de gravedad económica que estamos empezando a padecer.

¿Hasta cuándo tienen que aguantar los cántabros este esperpento de manera de gobernar? ¿Hasta cuándo aquellos que amamos Cantabria, cada vez que ponemos la tele y vemos al sr Revilla, nos acordamos de la realidad de la región y nos sorprenden sus fantasías?

Es hora ya de decir las cosas como son y que este paraíso infinito, esta hermosa Cantabria, no siga permitiendo que quienes le gobiernan le sigan tomando el pelo ante la dura situación de su realidad, sin perspectiva y sin futuro.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA