iluminado
¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON!!
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hace unos minutos hemos publicado un artículo de rectificación que nos ha exigido, mediante burofax, el vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias, debido a una publicación que realizamos hace unos días acerca de un rumor que circulaba sobre su vida personal. Debemos dejar claro que a nosotros la vida personal de Pablo Iglesias nos importa bastante poco y de hecho por eso hemos publicado esa rectificación. Lo que nos importan son las decisiones que tome alguien que ocupa un cargo inmerecido y de enorme responsabilidad en una situación tan dramática como la que se está viviendo España en estos momentos.

Nos parece incluso mentira que con la enorme cantidad de muertes que estamos sufriendo en nuestra nación en estos momentos, 14.555 muertos a día de hoy, el mayor problema del señor Iglesias sea que se hable de su vida personal y eso sea lo que más preocupe, cuando todos podríamos hacer lo mismo con él si tenemos en cuenta la cantidad de veces que nos insulta, tanto él como sus seguidores, a quienes no pensamos como ellos.

Y no solo eso, lleva días amenazando a los españoles hablando de un artículo de la Constitución con el que justificaría intervenir los ahorros de todos los ciudadanos. ¿Y llega el señor vicepresidente, como gran egoísta que es, y lo único que le preocupa es lo que se hable de su vida privada? Alucinante.

Sinceramente, cuando hemos visto un burofáx remitido por Pablo Iglesias nuestro pensamiento inicial era que nos iba a exigir una rectificación del artículo en el que publicábamos que en pleno Consejo de Ministros pedía cierres de cuentas no afines de Twitter, pero no, de eso no nos exige rectificación con lo que damos por hecho que es cierto.

También hemos llegado a pensar que nos exigiría rectificar acerca del artículo en el que informábamos sobre las amenazas vertidas contra todos los españoles cuando citaba el artículo 128 de la Constitución. Tampoco nos ha exigido rectificar eso por lo que entendemos que eso también es cierto.

Tampoco nos ha exigido rectificar artículos en los decimos que las cifras que nos está dando el gobierno acerca de contagios y muertes por coronavirus son falsas. Entendemos que entonces tenemos razón. Y tampoco nos ha exigido rectificar el artículo en el que decimos que el gobierno está comprando test de coronavirus erróneos debido a que no quiere que se sepan las cifras reales de infectados y de muertos en España.

Bien, señor Iglesias, ya tiene usted el artículo de rectificación que tanto le preocupaba y por el que nos ha remitido un burofax, suponemos, pagado de su propio bolsillo y ya puede usted dormir más tranquilo en la felicidad de su hogar. Pero sepa una cosa, que no nos haya exigido rectificar los otros artículos provoca que ni nosotros durmamos bien ni, suponemos, la inmensa mayoría de los españoles.

No sabe usted cuánto nos alegra que en su familia impere la paz, la concordia, la armonía, el amor y sobre todo la fidelidad conyugal. Nada nos haría más felices si tuviéramos la completa seguridad de que ese es el estado imperante en la mayoría de los hogares de España en estos momentos. Pero por desgracia, suponemos que no será así ya que la mayoría de los ciudadanos viven en un estado de incertidumbre lógico debido a los problemas sanitarios y económicos a los que se enfrenta España. Es normal que con los sueldazos que entran en su casa y esa felicidad conyugal que tienen en la misma no sea esa su situación. ¡Cuánto nos alegramos, señor Vicepresidente!

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. A este tipo le pagamos UN SUELDAZO, para que haga algo.
    Es vicepresidente segundo, ministro de asuntos sociales, etc., y SE ESTÁ ASESINANDO A MILES Y MILES DE ANCIANOS, y él mirando para otro lado, para no ver nada.
    Pero eso sí, los asuntos de su entrepierna son de su máxima prioridad, y supongo que tendrá VARIOS PSEUDO PERIODISTAS dedicados a husmear todo lo que se dice o publica de él.
    ¡Pues lo tiene claro!

Comments are closed.