despropósito
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Después de haber dado la cara ya, sin ambages, lo que al principio pudo considerarse como un acto más del esperpento nacional que desde 2015, y mucho antes quizás -más light-, estábamos viviendo, hasta convertirse en el mayor despropósito que vive España desde la Guerra Civil, y dejando en casi anécdota la “olvidada” crisis de 2007 -de 2008 en España, siempre retrasada para actuar- pongamos negro sobre blanco algunas de las últimas comprobaciones de lo que esta situación nos va dejando.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

Lo más duro después de la creciente cifra de contagios y muertes que nos deja la crisis sanitaria en esta pandemia, ha sido sin duda el desempleo de más de 302.000 personas, superando de nuevo los más 3’5 millones y, peor aún, el agujero en la afiliación a la Seguridad Social, casi 840.000 cotizantes menos en el último mes, alejándonos de la ansiada cifra de los 20 millones que veíamos en el horizonte hace dos años, antes de la moción, y que pese a los dos últimos “gobiernos” del mentiroso Pedro Sánchez cum Fraude, era alcanzable hasta la cruda realidad de hace pocos días. Ahora, tras el decreto de parón total en las “actividades NO esenciales” y la comparecencia del viernes de la inconmensurable ministra de Trabajo, Yolanda Díaz: “se han gestionado hasta el momento 620.000 ERTE”, llama mucho la atención que no se ponga en marcha un ERTE político al gobierno y demás integrantes de las instituciones, como Congreso y Senado, dado que más del 80% de todos ellos están actualmente parados y posiblemente más de ese porcentaje, son claramente “NO esenciales”.

Pero no podía faltar en esta crisis sanitaria la “nota de humor macabro” por parte del nacionalismo catalán, cuya consejera de Salud -bastante enferma mental la pobre-, una tal Alba Vergés, deja su “exabrupto diferencial” anunciando “medidas de contención” para prevenir un brote “especial, diferente, que no tiene nada que ver con la situación que tiene el resto del país”. Al menos el subconsciente la traicionó con lo de “el resto del país”, que implícitamente incluye a Cataluña en España y no dijo ‘el país vecino’ o ‘el Estado español’, no hay mal que por bien no venga.

Destacable de nuevo el doctor Simón, que dio positivo hace unos días y ojalá se recupere pronto, tenaz en su búsqueda  el “pico” en una desconocida “vocación minera” -objeto ya de chistes-, que espero que pague “pico en mano” por la irresponsabilidad de la que hizo gala desde el 31 de Enero: “En España, si acaso se podría dar algún caso” y en vísperas del 8Morado, apoyándolo con su antológica frase respecto a acudir a la manifestación: “a mi hijo le diría que haga lo que quiera”, entre otras falsedades no sé si propias o impuestas.

Triste también, después de las frustradas compras chinas con devoluciones incluidas y el bochorno de que la Embajada de aquel país dijera que se debían a “haber comprado a empresas NO homologadas”, el nuevo ridículo internacional de España, cuyo presidente tiene menos crédito del que en su día tuviera su antecesor, José Luis Rodríguez, tras la “rapiña” -requisamiento lo llaman algunos medios “amigos”- del gobierno turco del cargamento retenido desde hace una semana en Ankara con 162 respiradores sobre el que nos “tranquiliza” la singular y “experta” ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Arancha González Laya, en otra intervención sublime: “en las discusiones… con las autoridades turcas, hasta aquí hemos podido llegar (sic), pero a partir de aquí, lo que sí nos garantizan es que ‘en un plazo prudencial’, en el plazo de ‘unas semanas-¿prudencial?-, volverá a ponerse ese material a disposición de España”. Recordemos que la Turquía de Recep Tayin Erdogan, entrañable amigo del que hasta hace unos días tenía el privilegio de ser el “rey del ZParo”, nos la quiso colar en la Unión Europea el descubridor de que “la Tierra no es de nadie, sino del viento”.

Mención aparte merece el “gesto” de VOX y su “generosidad” de donar “íntegramente la subvención del grupo parlamentario de marzo y abril a asociaciones de víctimas del coronavirus”, en palabras de ese “héroe nacional”, Santiago Abascal. Sin duda un gesto si no fuera porque ceden sólo dos meses y no todo lo que reciben por ese concepto, teniendo en cuenta, que una de las “banderas electorales” de VOX era desde el primer día “acabar con las subvenciones a los partidos políticos” que “deben subsistir exclusivamente con las cuotas de sus afiliados”. ¿Dónde queda ese noble propósito que, como tantas bravatas de este histriónico personaje se quedan en eso, meros ganchos electoralistas y populistas para sus fanáticas o cabreadas huestes de votantes? Ayer tuvo otra más de las que venden bien en las redes sociales sus “jóvenes expertos” -contradictio in terminis-: “no se ha puesto en la llamada del presidente”. En mi opinión -doctores tiene la Iglesia-, y aunque en términos de imprudencia y no de querella, también habrá que acordarse de esa inoportuna concentración de Vistalegre III, cuando toque exigir responsabilidades a unos y a otros, los de las calles y plazas y los de la rebautizada como ‘Vistatriste’ el mismo día 8 de marzo, entre el morado y rojo y el verde.

Y como casi siempre en las últimas décadas, excepto en Sol, vacaciones y turismo, España se sitúa en cabeza de los índices negativos: desempleo -escandaloso en menores de treinta años (esa “juventud ‘mejor’ preparada de nuestra historia”, de la que presume tanto la izquierda, de la que los pocos buenos que salen de nuestras devaluadas universidades, tienen que buscar trabajo fuera de España)-; nivel de educación (Informe PISA); abandono escolar; deuda y déficit públicos, etc. Y como no podía ser de otra manera, y en buena parte gracias al despropósito de este desgobierno socialcomunista y mal avenido, también encabezamos la lista de mayor número de casos de contagios -124.736 ayer- y el mayor índice de mortalidad por millón de habitantes -los 11.744 fallecidos de ayer suponen 2’5 muertos por cada 10.000 habitantes-, aunque para terminar en positivo, tenemos también el menor número de muertos durante tres días consecutivos y, afortunadamente, un incremento menor de contagios y más curados. Algo que llevan bastantes días queriéndonos vender con porcentajes que aunque sean “inferiores” si se hacen sobre una cifra más alta suponen más contagios en valores absolutos -pero todo vale para “calmar” al respetable- , haciendo bueno aquello de la Estadística es el arte de mentir con los números, atribuida si no estoy confundido a George Bernard Shaw. Aquello de que “si yo me como dos pollos y usted ninguno, para la Estadística cada uno nos ‘comimos’ uno”, pero yo engordo y usted se muere de hambre”.

No da tiempo -ni merece la pena – para comentar la nueva farsa vestida de “comparecencia” a la que nos tiene ya acostumbrados el presidente anuncio los últimos sábados. Véanla y juzguen.

En fin, como vengo terminando algunos de mis artículos de las últimas semanas, que Dios nos proteja y ayude para acabar con el virus que vino de China -sólo o enviado, que teorías hay para los dos “viajes”- y con los “virus” que salieron de las urnas merced a esas alianzas contra natura cuyo único fin era acabar con la España UNA, Grande y Libre, en la que vivimos algunos bastantes años, y a los de la “derechita valiente”, que entraron en el juego de la izquierda anteponiendo su visceralidad a la razón que a muchos se les podría suponer, manipulada por el de Amurrio y su grupito de fieles “aguerridos”. Que unos y otros lo disfruten, aunque lo sufrimos todos, pero tiempo habrá, como decía, de exigir responsabilidades, a unos… y a otros.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

2 Comentarios

  1. Brillante artículo, que suscribo totalmente.
    Mis felicitaciones al autor, y al medio, por publicarlo.
    Desgraciadamente, tenemos una población encerrada en sus casas, asustada, ACOJONADA, diría yo, Y SIN CAPACIDAD ALGUNA DE REACCIÓN.
    Y el DESGOBIERNO, porque eso es lo que es, en lugar de tranquilizar a la población, e intentar SOLUCIONAR EL PROBLEMA, se dedica a infundir miedo a los ciudadanos, por medio de unas cadenas de televisión COMPLETAMENTE PROSTITUIDAS, Y VENDIDAS A SUS SUBVENCIONES…
    Como dice no sé quien: ¡No le digas a mi madre que soy periodista; ella piensa que trabajo d eputa en un burdel!
    Pues eso mismo pienso yo.
    Gracias a todos por leerme, y FELIZ DÍA DEL SEÑOR, CON UNA IGLESIA QUE TAMBIÉN NOS HA ABANDONADO…

  2. Un artículo como a los que el autor nos tiene acostumbrados; ceñido a la realidad del momento y basándose en hechos concretos y reales, no especulativos o demagogos. Todo cierto y cronológicamente narrado.
    Lo más impactante son la cantidad de fallecimientos a los que parece el gobierno no darle importancia; como si fuese una cifra que hay que admitir por lógica, cuando en realidad son más de doce mil dramas particulares.
    Otra de las asombrosas acciones del gobierno, aparte de su pésima gestión de la pandemia, es que, desde hace unos días, ellos y sus acólitos, se dedican a atacar a la oposición y a los ciudadanos que no piensan como ellos. Lo mismo han hecho con la censura a cierta prensa y que ahora, ante el desagrado de la misma, tiene que rectificar.
    Por último, felicitar al autor.

Comments are closed.