oscuridad
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Las tentaciones normalmente van juntas a los estímulos que tenemos las personas que, aunque con tentaciones e inclinaciones distintas, yo las archivaría en dos conceptos, una buena y la otra rematadamente mala, en esto de las tentaciones no hay término medio, o al menos como he dicho, no debe haberlo. Yo soy partidario de un comportamiento saludable, en cuanto al honor, y si tenemos una moral incuestionable, las tentaciones nos deben resbalar cuando se encuentren a nuestro lado. Y la rematadamente mala, para mí, es la más generalizada.

Creo que la clase política, es seña y señal, lo conlleva en la profesión, no voy a decir en sus genes, pero si en este trabajo de llevar a una nación, donde se maneja mucho dinero y los egos de los idolatrados, en este caso, de algunos los políticos, en donde hay intermediarios para dar y comer, y si encima el político de turno es un vivaz, metido a ladrón -y, salgase por decir algo el que pueda- apaga y vámonos.

Esta pandemia, yo lo veo así, se oye, se rumorea, supuestamente suena o en cuyo infinitivo se dice: al parecer, nos muestra que todas estas palabras, siempre nos dejan dudas, en donde los silencios son más inhumanos que las verdades, nos dejan boquiabiertos en conocer la verdad.

En la pluma del editorial de hoy en el Imparcial del día 24. en letra gruesa, para que se vea mejor, se titula lo siguiente: la sombra de las comisiones se alarga sobre el Ministerio de Sanidad. No voy a entrar, en precios, es más, los sobrecostes y su dicotomía en su mayoría, en este caso cuando no son medicamentos, pasan por muchos más intermediarios, por muchas manos para pensar ya que son partidas grandes de provisiones para hospitales- y digo hospitales, porque estamos hablando de ellos- estas,    tienen mucha leña para cortar, cortar en pequeñas proporciones y grandes y por seguir aumentando, desmedidas. para echarla al fuego y quemarla hasta que las cenizas desaparezcan por el infinito.

Se dice, se comenta que, por poner un ejemplo, cerca de 700.000 unidades de mascarillas, amen de otras consideraciones y lavados de manos entre nuestros gobernarles, han sido inservibles e incluso de otras provisiones para el buen manejo y amparo de contagio de esta Covis-19. Poniendo en riego al máximo a los sanitarios de nuestros hospitales, unidades de microbiología, de laboratorio, incluidos los   centros de salud y otras dependencias de nuestra sanidad.

Lo ruin, lo canallesco y si se me apura aún más, los juegos de manos por donde han pasado todas estas mascarillas y parte del ropaje, incluidos todo tipo de aparatos para       defensa de este virus canallesco, solamente me resta decir, lo que digo en el título de este escrito” La oscuridad se ceba con el Covid-19, ya que la cabecera de este escrito me daría para decir algo más. no es que mi silencio, me sea el más favorable para poner en sordina algunas cosas más.  Si, me pronunciaría en no dejar este silencio de estos despropósitos provocados por el Ministerio de Sanidad al conjunto, donde por unas malas compras se ha puesto a los pies de los caballos a una sanidad entera, logrando con ello contagios en las personas que nos atienden en los hospitales.

Además de toda la parafernalia que conlleva este manoseado trasiego, aquí no pasará nada, somos así, tenemos una buenhomia que nos la pisamos, somos tontos, más que tontos, como dice José Mota.  Alguien dijo que, todo el mundo tiene derecho a hacerse el tonto, pero lo nuestro es un abuso. Así es que como todos abusamos, pues que sigan abusando ¿vale?

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL