cultura
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Los egoístas y ególatras de la cultura, en periodos de Coronavirus vuelven a pedir ayudas para su gremio creyéndose que su trabajo es esencial, cómo si actuar fuera algo de primera necesidad tal cual lo es la sanidad o el abastecimiento de alimentos, ¡qué comparación! ¿verdad? Lógicamente, no voy a pasar por el mismo rasero a todos los de ese trabajo, puesto que los hay que en vez de dar el cante apelando a la falsa humildad y al blablá donan y no se meten en terrenos pantanosos y demagogos, en los que la política aparece en escena. Entre los que ‘salvo’ de esta quema, están gente como Ernesto Sevilla que en el pasado mes de marzo llegó a donar la cantidad de 10.000 euros al Hospital de Albacete para hacer frente al Coronavirus y que, por cierto, como anécdota sobre este buen actor y mejor persona, contaré que tuve la posibilidad en el año 2016 de hacerme una foto con él tras la conclusión del evento organizado por JA! Bilbao, con motivo del VII Festival Internacional de Literatura y arte con Humor. Sevilla me pareció un gran tipo y no un flipado como muchos de los que podemos encontrar en esta su profesión.

[No se cortan: Así exigen los vividores del cine que pagues sus películas]

Ernesto, si te ofendo a ti y a los que realmente han donado de corazón y no por ‘mera fachada’, te pido mil disculpas, pero esta crítica va dirigida a los que ganan un pastizal y que son de tu gremio y luego exigen privilegios, cuando el dinero de las arcas públicas en un momento de grave crisis como la que estamos viviendo debería ir destinado al personal sanitario y en segundo lugar, para el pequeño y mediano empresario para que puedan además de subsistir de su negocio el poder llevar a cabo la contratación y el mantenimiento de trabajadores en sus respectivas empresas.

La verdad que siempre he sido crítico con la demagogia del mundo de la Cultura, de hecho, meses atrás hice varios artículos en diversos medios en los que criticaba el descaro y la desfachatez de los getas que piden que se subvencione a este sindicato porque veo que están más a expensas de lograr las ayudas, que de mejorar sus talentos y producciones audiovisuales. El gran actor asturiano Arturo Fernández que en paz descanse, NUNCA necesitó de las subvenciones para llenar un teatro ¿y por qué? Muy fácil, porque era: grande, querido, humilde y la gente lo seguía: en primer lugar, porqué el asturiano fue uno de los mejores actores que tuvimos en el Siglo XX y parte del XXI y, en segundo lugar, por su generosidad y elegancia dentro y fuera de los escenarios.

El buen actor o director, siempre he dicho ,que no tiene la necesidad de ‘llorar’ por subvenciones puesto que la gente no es idiota y acude a dónde hay calidad, unas veces brilla el ser humano y otras el colectivo a consecuencia de la argumentación del proyecto y cuando ambas partes cumplen las expectativas con nota sobresaliente, el público es generoso con la Cultura pero claro, cuando dentro del gremio y el espectáculo encontramos una gran cantidad de mediocres y producciones de similar categoría, lo normal es pedir a ‘papá Estado’ (mediante los impuestos que pagamos los ciudadanos) que mantenga el chiringuito y de no ser así, las críticas al Gobierno de turno estarán ahí y claro, la actual ejecutiva sabe que tienen dos corporaciones potencialmente importantes para sus intereses políticos: el de la Cultura y el Feminista y a esos dos,  no puede decirles que no porque entonces, se cae el castillo de naipes que han creado año tras año todo este tiempo hasta que han llegado al poder.

La Cultura sin talento ni arte no es cultura y por ese motivo, creo que a estos señores que piden subvenciones para este gremio, lo que hay que decirles es que, si no llegan a fin de mes con sus respectivas profesiones de origen, lo que deben hacer es cambiar de profesión para poder ‘vivir de su trabajo’ y a su vez, exigirles a ellos que sean sensatos consigo mismos. Cuando eres actor o director y no logras seducir a tu público objetivo que es el espectador, mala señal y la culpa no es la falta de subvenciones sino la ausencia de talento en los espectáculos o proyectos. Son muchas las personas que han estudiado una cosa y que desgraciadamente o por qué no valían para ejercer profesionalmente de lo estudiado o a consecuencia de no contar con un padrino para poder ejercer, se han visto abocados a no lograr su sueño de dedicarse a lo que se habían formado. A todos estos posibles subvencionados les haría la siguiente pregunta:

¿Si este tipo de target tuvieron que asimilar fatídicamente que no podían ejercer de lo que habían estudiado y tienen un título que les acredita como profesionales, quiénes sois vosotros señores ‘culturetas’ para no confrontar la realidad de que no poseéis el talento necesario para poder vivir holgadamente de la profesión que estáis desempeñando?

Como bien manifestaba en una canción Alejandro Sanz, un grandísimo artista, por cierto, “no es lo mismo arte que hartar” y el arte, nos encanta a la gente de la calle, pero los subvencionados por este gremio lo que nos provoca a muchísimos de los que consumimos ‘Cultura’ es hartazgo y a todos estos posibles ejemplares lo que me queda por decirles es, id a la cola, que el dinero de las posibles subvenciones lo necesitan otros sectores más importantes que el vuestro.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA