ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

#AyudaEntreCompatriotas

Julia Otero se rindió a Irene Montero desde la primera pregunta de su cómoda entrevista. La conductora del programa radial ‘Julia en la Onda’ comenzó preguntando por la recaída de la Ministra de Igualdad en el COVID-19 y el tiempo que tendrá que seguir cumpliendo con la cuarentena. “Al menos, una semana más. Yo ya me encontraba bien. No pensé que daría positivo, pero debo permanecer en casa, ya que los sanitarios afirman que aún puedo contagiar. Por eso, todos tenemos que cumplir las normas de la cuarentena”, indicó la esposa de Pablo Iglesias.

Una mentira que explotó en la cara de Julia Otero sin siquiera inmutarse. A la conductora se le pasó o quiso pasar por alto que Irene Montero se saltó la cuarentena para acudir de tapadillo a una reunión nocturna en La Moncloa el 27 de marzo de 2020 (pese a ver dado positivo el 12 de marzo), como desveló la periodista Cristina Seguí.

“La reunión duró unos 15 minutos, con los tres ‘fontaneros’ de Pedro Sánchez; Iván Redondo, jefe del Gabinete de la Presidencia, el secretario de general de la Presidencia, Félix Bolaños, y el director adjunto del Gabinete del presidente del Gobierno”, detalló en las redes sociales Seguí.

Sin embargo, fue un tema que no se le preguntó Otero a Montero, así como tampoco por las constantes veces que Pablo Iglesias abandona voluntariamente el aislamiento para realizar mítines políticos y ponerse las ‘medallitas’ de políticas que no solo llegan tarde, sino que siguen sin generar efecto.

La conductora del programa radial ‘Julia en la Onda’ tampoco se mostró sorprendida al escuchar a la esposa de Pablo Iglesias afirmar que una de las prioridades del gobierno de Pedro Sánchez es “cuidar a los que nos cuidan”, haciendo referencia a los profesionales sanitarios, esos que siguen sin material de protección debido a la incapacidad del PSOE y de Podemos de adquirir los materiales sanitarios necesarios.

Al ver que no existían ningún impedimento a sus versiones, Montero se vino arriba y llegó a indicar que “somos el país de Europa con las medidas más duras y rápidas”. Una vez más, el silencio de una Otero que parecía más concentrada en las voces de los hijos de la ministra que se colaban a través de la llamada telefónica.

Intento fallido

La única oportunidad en la que Otero intentó poner un poco de presión a sus preguntas se tradujo en un predecible intento fallido. Acusando a la oposición de “estar dolidos” por no ser consultados en las medidas implementadas desde el gobierno de Pedro Sánchez, le lanzó un tímido “¿se han cometido errores al cerrar actividad económica sin hablar con la oposición”.

La ministra, consciente de la gran magnitud de errores descubiertos y aquellos que aún están por salir a la luz, se encerró en dos mensajes: reconocer que “tenemos que ser muy humildes” y que sólo aceptarán críticas que “aporten una solución y no que busquen avivar el debate”. Sin embargo, no indicó si se tomarán medidas contra aquellos que han estado detrás de los grandes errores del gobierno (esos que se traducen diariamente en centenares de fallecidos) y tampoco si dimitirán como solicitan desde la oposición a favor de crear un gobierno de emergencia que, realmente, sea capaz de controlar la crisis sanitaria.

Julia Otero no tuvo nada más que argumentar y, aún cautivada por los gritos infantiles, despidió una entrevista que la propia ministra agradeció por ser un espacio para soltar lo que quisiera, fuese cierto o no: «Muchas gracias por informar», remató antes de colgar la esposa de Iglesias.

Artículo publicado por ‘Periodista Digital’

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL