Antonio Pedraza
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

A los 40 días de iniciarse la pandemia, con confinamiento incluido, hay que empezar a mirar hacia el día después, sabiendo de donde se viene, como se está y que hay que hacer de cara al futuro. Precisamente por eso, Andalucía a través de su presidente Juan Manuel Moreno Bonilla, ha iniciado un gran pacto autonómico con fuerzas políticas, agentes sociales, agentes económicos y sociedad, para afrontar un futuro en el que los andaluces, arrimen el hombro por encima de ideologías y con un objetivo, sacar a Andalucía del agujero de la Pandemia, para darle la prosperidad y el desarrollo que precisa, para ser una región puntera. En El Diestro, vista esta decisión adoptada por la Comunidad Autónoma con más habitantes de España, vamos a hacer un amplio análisis de situación del antes, ahora y después de Andalucía, durante dos días, contando con la inestimable colaboración de Antonio Pedraza, presidente del Consejo Financiero de los Economistas de España, quien nos dará datos y opiniones sobre la situación de una región que quiere afrontar el bache, unida y con ilusión.

¿Cómo está situada en estos momentos Andalucía para afrontar el futuro que viene después de la Pandemia? ¿De qué parte, como está y que le espera?

Haciendo algo de historia de situación, Andalucía, teniendo el 18% del total de la población, tiene el 13% de la riqueza nacional, habiendo perdido 4 décadas para acercarse a la riqueza nacional, de tal manera que, en el apartado comparativo con el resto de regiones de España, no logramos avanzar, porque resulta significativo que si en 1983, la renta per cápita equivalía al 75% del total de la española, en 2018, este retrocedía hasta situarse en el 73,9%, aumentando la brecha con el resto. Andalucía en estas décadas, ha padecido el llevar plomo en las alas.

Respecto a llevar plomo en las alas del desarrollo, cuáles han sido las políticas que a lo largo de 37 años ha ejecutado el Régimen socialista. Ha llevado una política de intervención, de subsidio, pero ¿qué es lo que ha impedido estar a Andalucía estar en el lugar que verdaderamente le correspondía como región?

Partiendo de la base de que Andalucía tenía un desarrollo industrial insuficiente, así como de infraestructuras y comunicaciones, lo que si es cierto es que a raíz de la celebración de la Expo 92, Andalucía ha recibido ingentes inversiones del Estado, así como ayudas europeas y cantidad de fondos, de forma que se ha beneficiado en la mejora de infraestructuras y comunicaciones. Como región, ha recibido más de 100 mil millones de ayuda directa, lo que supone un promedio de 3000 millones por año, que ha utilizado para fortalecer las dotaciones del Estado de Bienestar y fortalecer las instituciones políticas regionales, en vez de usarlos para mejorar su capacidad productiva. Lo paradójico, es que estas inversiones, no se han revertido en riqueza.

¿Es por causa de que las políticas de la Junta, intervencionista y buscando el subsidio o que no les interesaba desarrollar económicamente Andalucía?

Para ser justo, hay que decir que la política económica estatal desde 2012, ha sido la de restricción del gasto y recorte. La política económica en la región, ha brillado por su ausencia, basándose en la protección social o en las protecciones marginales a pequeñas infraestructuras o a las empresas públicas, asistiendo a una proliferación de estas, con el resultado de todos conocido. Andalucía ha llegado a tener 1036 empresas públicas, lo que le sitúa detrás de Barcelona como región como 1107, Madrid, tenía 269.En la época de Susana Díaz, había 326, que ahora se están anulando de manera contundente por el nuevo gobierno, dada su inoperatividad e ineficacia.

Se ha hablado en numerosas ocasiones de que el Estado, tenía una deuda histórica con Andalucía, que, en la época de Chaves y Zapatero, se saldó con la cesión de terrenos a la comunidad autónoma, como propiedad. ¿Ese tipo de actuaciones desde la Junta hasta qué punto han influido en capar el desarrollo de Andalucía?

Esa deuda histórica, no la ha compensado Andalucía y es difícil que la compense, pero lo que, si es cierto, es que a nosotros se nos deben 837 m de e del IVA de 2017, más 547 millones de e de 2018, junto con el hecho de que tiene prohibido acudir a los mercados, viéndose obligada a acudir al FLA para financiarse, a pesar de tener un rating de DA2.

La Junta de Andalucía a lo largo de los 37 años, ha tenido una actitud muy centralista respecto a las provincias, diputaciones y ayuntamientos, asumiendo el dinero de las inversiones y ayudas, pero ese dinero no lo ha repartido, a ninguno de los órganos más cercanos a los ciudadanos. ¿Esto como ha influido?

Para ser justos, Andalucía, si ha progresado en temas de Sanidad, Educación y Asistencia Social, en donde se ha focalizado la política, pero no en inversiones productivas y la cuantía de empresas públicas, con el déficit que supone, ha supuesto, una autentica bestialidad, lo que ha sido un escape para esas inversiones.

¿Cómo deja el régimen socialista Andalucía en el momento en el que se produce el cambio de gobierno y toma las riendas del gobierno Juan Manuel Moreno?

La situación en la que toma el gobierno, es delicada, por el paro y la diferencia con el resto de las regiones españolas en crecimiento, hay un atraso, dado que el comparativo es significativo, con un 21% de paro, mientras que la media nacional, estaba en el 13,8, con una carga del sector público tremenda, también respecto al funcionariado existente.

A partir de ese momento y en cuanto empieza a hacer políticas, en el primer año, además de hacer dos presupuestos, consigue tener un superávit de 30 millones de euros, sin haber terminado auditorias y reestructuración de la Junta, ¿qué políticas ha hecho para conseguir estos resultados?

Lo que se está implantando es eficacia, porque ha habido un cambio en el modelo de política económica, hacia uno de liberalismo clásico, con impuestos bajos, reformas profundas, eliminación de la burocracia y con gasto limitado, con un giro muy fuerte, pasando de un control tremendo a unas medidas que van a revertir en la reducción del gasto público y en la creación de puestos de trabajo. Se ha bajado el IRPF, asimilando a lo hecho por Madrid, ha reducido el número de empresas públicas, en un 70 %, además de bonificar en un 99 % el impuesto de sucesiones, lo que es vital porque activa transacciones en las familias, especialmente en las empresas familiares, además de la importancia de la alternancia política, con un objetivo de déficit que estaba previsto en el 2019, era del 0,1%, pero se ha conseguido un superávit de 32 millones, con unos ingresos tributarios más altos desde 2015.

¿El empresariado andaluz, el agricultor o el autónomo, ha roto con tabúes y cadenas de intervencionismo, decidiéndose a invertir al ver una política más competitiva?

Eso se está viendo, porque se esperaba ese cambio, como aliciente tanto al inversor nacional como extranjero, porque el inversor, busca una fiscalidad apetecible, eliminación de la burocracia y el comprobar una estabilidad política en una legislatura.

Andalucía es una región que carece de infraestructuras para sacar a la exportación su producción hortofrutícola o de otro tipo, porque carece de corredor del mediterráneo, no tiene unas buenas conexiones por carretera etc. A pesar de las ayudas recibidas, ¿deberá centrase la Junta en paliar estas, para propiciar una mejor salida de su economía?

Podríamos ser injustos si no reconocemos la mejora de infraestructuras partiendo de las ayudas estatales o fondos europeos, pero las infraestructuras, han mejorado mucho, aunque quedan flecos, a pesar de la carencia de presupuesto que en los próximos años tendremos desde la administración central, lo que no haría nada malo, si la Junta colaborara en su construcción, pero si se mantiene la liberalización económica, puede dar pie a un desarrollo más dinámico de la región, al ser también la segunda región con capacidad exportadora de España, lo que hace que se esté aprovechando esta mejora infraestructural.

En 2020, el gobierno de la Junta, elabora unos presupuestos, pero se encuentra con que, desde la administración central, se hacen actuaciones contrarias hacia Andalucía, no dando el dinero que le pertenece, esta falta de financiación desde la administración respecto a lo que le corresponde, ¿hasta qué punto puede frenar la capacidad de desarrollo andaluz?

No parece lógico, porque se está notando un vuelco en las inversiones, dado la influencia de Cataluña y el País Vasco, respecto al mantenimiento del gobierno central en el poder, porque las inversiones hacia estas regiones, son exageradas, mientras que a Andalucía no se le da lo que le corresponde como la comunidad autónoma con mayor número de habitantes.

La Pandemia, ha roto toda la situación de actualización económica y hace que los presupuestos andaluces que se han aprobado en 2020, no valgan para nada y será necesario elaborar unos nuevos, que podríamos calificar como “presupuestos de guerra”. ¿Será así?

Sí, al igual que tendrá que hacerlo el estado, aunque no sabemos que cuantías económicas vendrán desde Europa como ayudas. El problema es muy grave, con la particularidad de que a Andalucía le afecta directamente la Pandemia, por el peso que tiene el turismo en la economía.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL