sociedad
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Observen que desde que se empezó a hablar del Coronavirus hemos pasado por diferentes fases. La primera fase fue antes del 8 de marzo, no sucedía nada y el Coronavirus no era más que una gripe y que como tal debía tratarse. No había que poner especial cuidado e incluso algún vocero del gobierno como Ignacio Escolar decía que no iba a ser una “epidemia zombie”.

A partir del día 8 de marzo se entra en plena fase dos, los contagios empiezan a ser masivos y los muertos diarios se empiezan a contar por varios centenares. El gobierno actúa como un pollo sin cabeza ante una situación que no controlan y empieza la manipulación, la campaña publicitaria para que no nos enteremos de las consecuencias reales de esta epidemia. Desaparecen los test de Coronavirus justificados como errores y todo para que no se hagan test y no sepamos ni el número de muertos, ni el número de contagiados reales. Las cifras oficiales son terroríficas pero estamos seguros de que las reales serán mucho peores, cifras astronómicas que el gobierno no quiere que conozcamos.

A partir de esta última semana empieza la fase tres, fase que se lleva intentando desde el primer día: la de la normalización de la muerte y en esa fase está enfrascado todo el gobierno en estos momentos. “Los fallecidos son personas muy mayores o personas que tuvieran algún tipo de problema en su salud antes de la epidemia”.

Es decir, nos intentan meter en la cabeza que toda la gente que está muriendo habría muerto tarde o temprano. Para intentar convencernos de ello han llegado al punto miserable al que llegó el ministro astronauta la semana pasada: “Vivimos en un país en el que las personas tienen unas altas expectativas de vida, esas personas en otros países ya estarían muertas”. Nos viene a decir que como total, en otros países esas personas ya habrían muerto tendríamos que tomar hasta como normal que hayan muerto por el Coronavirus, o lo que es lo mismo, el Coronavirus ha provocado que murieran un poco antes de lo que habrían muerto.

En esta fase en la que la tragedia que estamos viviendo no se nos puede ocultar, se está intentando por parte del gobierno que restemos importancia a las muertes, que las normalicemos. Estamos en la fase de campaña de intento de blanqueamiento del gobierno para que nos quedemos tranquilos y no hagamos pagar a los responsables del gobierno por sus graves irresponsabilidades.

Aquí es donde debemos mantenernos atentos. La campaña de blanqueamiento la van a lanzar por tierra, mar y aire. De ahí el dinero entregado a las televisiones la pasada semana. En estos momentos ese es el discurso que nos va a llegar por parte del gobierno y de sus voceros mediáticos. No caigan en la trampa, no normalicen la muerte. No se conviertan en lo que el gobierno quiere que nos convirtamos todos: en una sociedad sin principios, sin valores, sin empatía y egoísta.

No olviden nunca lo que ha pasado, se lo debemos a los muertos y a sus familia. Tenemos que unirnos toda la sociedad civil para exigir responsabilidades civiles y penales a los culpables de que esta tragedia haya sido mucho más grande de lo que tendría que haber sido.