SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

El gobierno no se entera de nada. Desde el presidente para abajo, nadie sabe lo que hay que hacer, cada uno da un discurso distinto y no se enteran ni tan siquiera del propio plan para la vuelta a la “nueva normalidad” que presentaba el propio Pedro Sánchez a bombo y platillo como si fuera la octava maravilla del mundo.

Según el plan del gobierno, en el caso de los hosteleros, los bares y restaurantes podrían abrir a partir del día 4 mayo pero sólo para servicio de comida para llevar (no consumo en el local), y a partir del día 11 podrán hacerlo aquellos que tengan terraza pero con un aforo del 30% como máximo. En la fase 2 de la desescalada (25 de mayo) los restaurantes podrán abrir el interior de sus locales pero con medidas de distanciamiento y sólo en servicio de mesas (no barra) y con aforo al 50%.

Y la queja de los hosteleros es más que evidente y está más que clara: abrir así no es rentable para ellos. Pero lo mejor ha venido en la respuesta de la ministro Teresa Ribera en declaraciones hechas a Radio Nacional de España, atentos que esto tiene guasa: “No se impone ningún tipo de obligación a nadie, quien no se sienta cómodo y le parezca que las cuentas no salen, evidentemente se entiende que permanezca cerrado”. Y, además, añadió: “Todos debemos entender que esto es un sistema gradual, no hay una obligación de abrir. Si hay quien considera que es mejor esperar, pues puede esperar”.

Esto, traducido al español es contestarles a los hosteleros un “¿a mi qué me cuentan? Esto es lo que hay, a quien le guste, bien, y a quien no le guste, pues también”. Este es el gobierno de España, señores. Esta es la desgracia nos ha tocado en suerte, son patéticos.