corazón
ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

El domingo asistimos a un nuevo asalto a las televisiones, públicas y privadas, por parte del presidente anuncio, Pedro Sánchez, acreditado, no lo olvidemos, doctor “Fraude cum Laude” -o sea, mentiroso con su “tesis” doctoral- y devenido en “Alí Baba de la verdad” y “rey del postureo” mediático –o sea, más mentiras-, en lo que si es sobradamente la primera “ministratura” del Estado. Y lo hizo, como de costumbre, en hora de máxima audiencia, como suele ser el telediario de las 15:00 horas, sobre todo en domingo. Y, como también es habitual en él,  para no decir nada en más de una hora, hacer un ejercicio de “bondad” para llamar a unirse al gobierno, “de corazón”, la nueva consigna que complementa la anterior a la “unidad” porque va “a ser bueno” y ya no va a insultar más al que lo critique, como demostraron él y su “portacoz”, Adriana “Lastre” el Jueves Santo.

Y cómo no, desde la mañana del lunes, sus terminales mediáticos, se dice que subvencionados con 15 millones de €, daban la debida réplica de esas consignas: “ahora no toca la crítica”, “ahora hay que estar unidos”… y toda esa serie de frases hechas que quedarían muy bien si no conociéramos el fin último de este equipo nefasto instalado en el poder, que utiliza el estado de alarma para colarnos, vía reales decretos, cosas que nada tienen que ver con la pandemia, como esa dádiva citada a medios privados con cuentas de resultados más que saneadas o la inclusión de su vicepresidente “social” en la comisión de control del CNI, por citar sólo algunas. Todo eso en una situación que seguramente no habría que haber adoptado de haber hecho las cosas bien y a tiempo, que no se hizo por mucho que el charlista de telediario insista en que “España fue la primera en adoptar medidas y las más duras”, por eso lideramos los efectos negativos de la pandemia, seguramente.

Como decía en el título, “de casta le viene al galgo ser… lenguaraz y mentiroso”, adaptando el conocido dicho popular. Mentirosos y lenguaraces fueron -no exclusivamente, es cierto- los de ese color político que precedieron al del Falcon gratis total, en los diferentes gobiernos o en puestos de relevancia en ellos. Como Felipe González, el encantador de serpientes que expropiaba RUMASA y regalaba Galerías Preciados a su amigo Cisneros en 1983 -¿nos acordamos? ahí arranca lo malo con este partido-, en un abuso de poder digno de la antigua Sierra Morena. O el más cercano, José Luis Rodríguez ZParo, asesor de ida y vuelta del venezolano Nicolás Maduro, comunista bolivariano admirado desde hace años por el ahora socio del presidente anuncio, PabLenin Iglesias, y sucesor del “pajarillo” que se le aparece de vez en cuando para inspirarlo, el comandante Hugo Chávez, que lo llamaba Fidel Castro, ambos, modelos del podemita para el cambio de régimen que pretende en España. ¿Qué decir de José Bono, “bolsillos de cristal”, el ministro de Defensa que prefería “morir a matar”, elevado después a tercera “magistratura” del Estado, que nunca explicó el origen de los fondos que le permitieron amasar ese “presunto” patrimonio inmobiliario e hípico que las malas lenguas le atribuyen y denunciaba La Gaceta de Intereconomía y que no me respondió a la pregunta que le hice públicamente al respecto en el Espacio Bertelsman de O’Donnell 10, el 28 de Marzo de 2014, cuando actuaba de telonero “gracioso” de Joaquín Leguina -el que votó a Zapatero “porque iba yo también en la lista”, decía en 2013-, que presentaba en esa tribuna su libro “Historia de un despropósito” con el antetítulo “Zapatero, el gran organizador de derrotas”, pero al que Mariano Rajoy no consiguió derrotar en 2008 por ese arte para mentir que tenía el vallisoletano “leonés” y, especialmente, su vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, doble arruinador de España, cuando descaradamente engañaba frente a la visión realista de Manuel Pizarro, una de mis propuestas para liderar un necesario gobierno de transición. O de Pérez Rubalcaba, el “héroe” q.e.p.d., del “juncal” Patxi López “Nadie” y tantos más que harían interminable la sola enumeración.

Y ahora, este maestro del postureo, chulo de barrio -no hay más que ver cómo se baja del coche oficial para dar cuatro pasos al entrar al Congreso o como sube al atril-, siguiendo el guión que seguramente le escribe el mayor mercenario de la política que se haya conocido hasta ahora, el poliédrico Iván Redondo, que hace a un roto o a un descosido en su adaptación camaleónica, según le paguen, PP, PNV o ahora PSOE, se pone la media máscara de “bueno” para pedir la unidad, prometer que no va a insultar a nadie y convocar a la Oposición a través de la tele, mientras ésta le tiene que obligar a una pobre sesión de “control” del desgobierno con pocas preguntas, respuestas inconcretas y eso sí, “unidos acabaremos con el coronavirus” que es lo que el guionista impone.

Pero la desastrosa gestión de este grupo infame de ineptos -con escasas excepciones- salta a la vista cuando se echa un vistazo a los números, aunque no sean los fidedignos porque no me cabe duda de que no están contabilizados ni todos los casos ni todos los fallecidos ni creo que esté tan clara esa ansiada meseta o pico -según los días- de la pandemia en España. Sin  entrar en demasiados detalles sobre los datos, uno que no admite dudas el de que España tiene el triste honor de liderar el número de casos por millón de habitantes, 3.638 frente a los 2.639 de Italia o a 1.774 de EE. UU. y, lo que es peor aún, de fallecidos, también por millón de habitantes, 380 ayer, frente a los 338 de Italia, 229 de Francia, 167 del Reino Unido, 91 de Suecia, 71 de EE. UU, o 55 de Irán, que hasta los persas mejoran nuestras cifras. Por ceñirme sólo a lo que decía ayer en el citado descontrol, todo engolado, el peor presidente que podría imaginarse -y eso que Rodríguez dejó “alto” el listón de incompetencia y felonía-, sobre que “cuando empezó la pandemia -debió decir cuando a ellos les interesó que empezara, es decir, el 9 de Marzo, casualmente, al día siguiente de las manifestaciones del 8Morado y la concentración del 8Vistalegrehemos pasado del 50% -realmente el 59’44%- al 3%” -el 11 de Abril-, en esa afición que tienen estos ineptos por utilizar porcentajes, que distorsionan y engañan. Porque era entonces el 59’44% sobre el día anterior, 673 casos el 8M, que representaron 400 nuevos, una barbaridad en % pero sobre una base baja y por tanto, “pocos” casos. Por el contrario, el 3% de incremento sobre el 10 de Abril anterior -un % bajo-, al ser sobre 158.273 casos, representa la escalofriante cifra de 4.754 nuevos casos. Por tanto, aunque la tendencia en este mes de Abril parece ser descendente, con sus altibajos, que ya veremos las sorpresas que nos depara la manida “meseta” -ya no hablan de pico, porque son muchos y los que vendrán-, si no consideramos que ayer el “pico” fue más bien un “Everest”, puesto que se duplicaron, y algo más, los muertos respecto al día 14, 5.022 frente a 2.442, al igual que el porcentaje, que pasó del 1’44% al 2’91%, esperemos que, de verdad, esa “disminución” que empezó el pasado 25 de Marzo siga así en casos de contagio -repito, con altibajos- y de fallecidos que, tras alcanzar 961 el 2 de Abril, empezó a bajar el día 3, hasta los 523 del repunte de ayer. Y un dato de que también la gestión ha sido nefasta en España, teniendo como se tenía -y ya se ha confirmado- la información de lo que podía venir desde el 24 de Enero, fecha del escrito a su superior del Jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, José Antonio Nieto, que le costó el cese por parte del “autocrítico” Fernando G-Marlaska -ya dije que Grande ni para el apellido- y la información de Italia, la evolución española ha sido dramática. Llegamos a los 400 casos, el 6 de Marzo, 10 días después que Italia; a los 1.000, 9 días después que allí; a los 5.000, ya sólo 6 días después, el 13 de marzo y aún seguíamos aquí con amagos de medidas, hasta que la noche del 14, pero para el 15, se decretó el estado de alarma. Ese desfase de 6-7 días con Italia, se mantuvo hasta los 24.000 casos, pero se redujo a 5 días para alcanzar los 50.000 contagios; a 3, para llegar a 80.000 y a 2 para los 100.000. A partir de ahí, el 3 de Abril, ambos países superaron los 119.000 casos y, desde entonces nos vamos alejando de Italia, a la que pasábamos el martes 14 en 10.053 casos, tras superar 162.000 casos 3 días después que España. Eso sí, como dato positivo y debido al mejor sistema sanitario de nuestro país -segundo del mundo después de Suecia, creo-, no imputable en absoluto a este gobierno de aficionados recién llegado, el número de fallecidos sigue siendo inferior al italiano, en torno a 3.000 menos, y el de curados es de 30.000 más en el caso de España. Estos son los datos tomados del actualizador del diario El País -sin que sirva de precedente- que voy plasmando en una hoja de cálculo desde el 31 de Enero, 1 caso en España y 2 en Italia, Dr. Simón. Por cierto, que celebro su recuperación después de haber sido uno de los “si acaso algún caso” que se iba a dar en España.

Y mientras seguimos sin que el impresentable Sánchez declare luto nacional por los más de 18.000 españoles fallecidos y dejen de llevar corbatas de colores los miembros del gobierno –Salvador Illa la llevaba ayer morada, no sé si por deferencia con el socio o por cómo las está pasando-, a ver qué novedades nos depara el pico-meseta -de accidentes geomorfológicos tampoco parecen saber mucho estos chicos- y si comienza esa ronda de encuentros con representantes de los diferentes partidos, avisada, como decía antes, por las televisiones subvencionadas en lugar de por el propio presidente o por la mano que mueve su cuna.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

1 Comentario

  1. Las cifras que señala el articulista no tienen trampa ni cartón, pues son las oficiales que este mentiroso e ineficaz Gobierno nos quiere hacer creer, quedando a la espera de que algún día, a no tardar, se sepa el verrdadero alcance de la trajedia. Trajedia que vamos asimilando poco a poco y que nosotros mismos no nos damos cuenta de que sucede. Me pregunto yo si esta circunstancia se diera con el accidente de un avión, o dos, diarios, en los que pereciera 550, 600 ó 700 personas ¿Veríamos la trajedia de otra forma? ¿No estarían todos los diarios, incluidos los del régimen, abriendo las noticias, incluso antes, con grandes titulares sobre dichos desastres y buscando culpables de tales accidentes? Pues así llevamos meses con accidentes de aviones, o trenes, causando varios miles de muertes y sin pedir responsabilidades, que espero, más bien deseo, se produzcan cuando los aviones dejen de caerse.
    En cuanto a la relación de cargos socialistas, desde Felipe Gonzalez, que han aprovechado sus cargos para hacer más daño que bien, y que todos sabemos, salvo los más jóvenes; le diría al articulista que empezó la relación muy tarde, pues si se remonta al fundador del PS y continúa con la II República, muchos que no lo saben o no quieren saberlo, verían hasta donde son capaces de llegar; los de la II República llegaron, y así tuvimos la desgracia de sufrir una guerra fratecida.
    Pone, el articulista muchas esperanzas en los tribunales de justicia españoles para cuando termine la pandemia; yo personalmente tengo escasas espectativas de ver a responsables en banquillo alguno; si tal, que el pueblo español no tenga amnesia para cuando tenga que manifestarse o votar.

Comments are closed.