ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

El Gobierno de Pedro Sánchez e Iglesias, está tomando una deriva totalitaria, programada por el líder podemita. No cabe duda, que el poder del comunista se acrecienta con cada consejo de ministros y especialmente tras la celebración de los consejos de ministros extraordinarios que parece que estén diseñados a la mayor gloría del líder. En esos consejos de ministros es donde Iglesias se desenvuelve como pez en el agua, a tenor de lo que reluce tras las ruedas de prensa posteriores donde es protagonista y vocero de las supuestas ayudas sociales que proclama en defensa de los “pobres y oprimidos”. La mala noticia para los ciudadanos, es que tras la lectura del posterior BOE, ora no aparecen esas medidas, ora son de imposible aplicación las medidas para los pobres, los oprimidos y la clase media. Es decir, no sirven para nadie y muchos menos para   forman parte del tejido económico y emprendedor de España.

Su ejército de subsidiados avanza e Iglesias aspira a comandarlo contra el sistema, para utilizarlo de ariete contra el estado que parece representar, con el objetivo de derribarlo y poderse convertir en el mandamás de esa nueva republica que busca implantar con el mismo ahincó que busca primera dama, para juntos poder compartir el trono en este viejo reino llamado España.

Mientras se impone la ideología bolivariana de Iglesias en cada decisión que toma este gobierno, los pocos tecnócratas del PSOE, que ocupan carteras ministeriales para preservar la pureza presupuestaria impuesta por Bruselas, ven como todos los intentos de cuadrar las cuentas del Estado se dinamitan con cada propuesta de ayuda pública a “colectivos desfavorecidos”, enumerados y señalados por Iglesias, gran conseguidor de este gobierno de inanes esperanzas para el pueblo español. 

La estrategia del leninista consiste en encerrar al pueblo español el mayor tiempo posible, para durante ese tiempo, dictar medidas de difícil vuelta a atrás y de las que será heredero y usuario cuando llegue al poder y reemplace al fantasmón inerte de Sánchez.  

El marxista Iglesias, está ensayando como controlar los movimientos de los disidentes con la valiosa ayuda de las empresas de telecomunicaciones. 

Está probando como censurar a la oposición con la subvención de las cadenas de televisión millonarias en beneficios, para que no critiquen al gobierno y saquen a relucir ni una fotografía de los miles de ataúdes colocados en las morgues provisionales en las que se han convertidos los, otrora, centros de ocio. Así las masas, careciendo de imágenes que muestren la dimensión del desastre provocado por Iglesias y Sánchez, no tendrán grabadas en su memoria las consecuencias de implantar la ideología de género un 8-M. 

Iglesias está experimentando desde el gobierno, como arruinar a las empresas y los autónomos, a la economía libre y a la inversión privada, cerrando las unidades de producción, los negocios y arruinando a los profesionales liberales, en resumen, destruyendo la clase media para que se integren desesperados a las masas de los pobres parias de la Tierra y los esclavos sin par que él domina para tomar la tierra de España, en nombre de la Internacional. 

Pablo Iglesias va a tantear, la posibilidad de expropiar los ahorros de los españoles, encerrados en sus casas a causa de su mandato gubernamental, implantando un banco público, con las oficinas de un banco ya nacionalizado y el ICO como núcleo, para tener desde el estado. el monopolio del crédito y de la inversión 

Iglesias va a degustar, desde el poder de vicepresidente segundo, como el parlamento sigue cerrado a causa de la inacción de su esclava moral Batet, gobernando por decreto-ley sin la posibilidad de que la oposición pueda controlar los actos ilegales del ejecutivo. 

Iglesias va a demostrar como la derecha es y sigue siendo cobarde y a pesar de ningunearla y ridiculizarla, su dirigente Casado apoya los actos dictatoriales de Sánchez e Iglesias, en pro de una no se sabe que unidad de acción, lo que le convierte en cómplice de los actos liberticidas de Pablo Iglesias.

El gran guía marxista-leninista, va a paladear como se ha dividido a la sociedad española en fieles y disidentes, recomendando a sus fieles que denuncien a sus vecinos si se muestran contra la tiranía del gobierno de Sánchez, utilizando los medios informáticos del PSOE para recopilar las denuncias y esperar el momento para destruir a sus oponentes.

Sánchez e Iglesias van a justificar la creación del Ministerio de la Verdad y desde ahí señalar y condenar a todos los que opinen de forma diferente y en contra de la verdad oficial, impuesta por Iglesias a todos los españoles.

Pablo Iglesias va a catar el placer de la creación de los primeros campos de concentración de españoles por orden gubernativa, haciendo cómplices a las comunidades autónomas para que les señalen los lugares de confinamiento de las personas que sean sospechosos de ser transmisores de coronavirus, aun sin síntomas visibles y sin prueba alguna que lo demuestre, todo ello en pro de la salud pública y después de un mes de error tras error,  y de desastre tras desastre, que han causado mas de 13.000 muertos y contagiados a causa de la falta de medios de protección para la población, para las fuerzas de seguridad y para los sanitarios. Para poner en marcha esa medida de confinamiento forzoso, faltan los test para saber quién esta contagiado o no lo está y falta la coordinación sanitaria en infraestructuras, compras de material par esos centros de arresto gubernativo para sospechosos de estar contagiado por coronavirus.

¿Cómo es posible que se confine sin orden judicial a españoles en lugares previamente establecidos y vigilados por las fuerzas de seguridad del Estado si no se sabe a ciencia cierta si los ciudadanos confinados s la fuerza están contaminados o no? ¿Cómo es posible que puedan decidir los políticos a quien confinar o no, si los test para detectar la enfermedad funcionan sólo al 50%? ¿Van a encerrar a presuntos enfermos asintomáticos con sanos no detectados? ¿Quién va a decidir si te encierran por orden gubernativa o no te encierran? ¿Si te encierran, donde y ante quién recurres ese encierro forzoso?

Este último ensayo de Iglesias para el futuro, consistente en la creación de estos campos de concentración de presuntos contaminados sin juicio previo, puede ser la nueva perla de este comunista del tercer mundo. Con la excusa de bajar la curva de contagiados por coronavirus, va a probar esta medida de arresto sin orden judicial, para el caso de que después se pueda utilizar contra los disidentes. Pablo “el vicepresidente” va a ensayar con la excusa de derrotar al coronavirus, el arresto preventivo sine díe, como si la KGB hubiera renacido y te llevara al edificio Lubianka sin saber a qué se debe la detención.

La propuesta del bolivariano Pablo, consiste en el encarcelamiento de individuos seleccionados, en establecimientos seleccionados y la decisión de ese encarcelamiento será dada por individuos seleccionados, a los que llamarán “los expertos” y a los que nunca hemos conocido ni conoceremos.

Pedro Sánchez pidió a las comunidades un listado de instalaciones disponibles a causa de un anuncio del ministro del Interior. Si este confinamiento de las personas por orden gubernativa es por motivos sanitarios, ¿Por qué es el ministro del Interior el encargado de anunciarlo y no el Ministro de Sanidad?

 Fernando Grande Marlaska dijo literal y ambiguamente en una rueda de prensa: “Se estudiará el aislamiento preciso de los asintomáticos. Supongo que una voluntariedad manifiesta si fuese precisa sería algo factible. Si no, se estudiarían todas las opciones legales, porque el principio fundamental es mantener la salud pública”.

¿Cómo va a encajar el Gobierno esta medida, sin vulnerar los derechos fundamentales de los ciudadanos contemplados por la Constitución Española? No se puede confinar a nadie sin autorización judicial.

¿El estado de alarma autoriza a confinar a la fuerza a españoles por decisión arbitraria de una autoridad gubernativa?

Es evidente que la ideología comunista que impregna las decisiones de este gobierno, llega a su máximo grado con esta medida dictatorial. El avance de este gobierno en el recorte de los derechos fundamentales de los españoles parece no tener límite y solamente un acto gallardo del líder de VOX, Abascal (dando plantón telefónico a Sánchez, anunciando que no convalidará los decretos-ley liberticidas y recurriendo al Tribunal Constitucional), es la única resistencia que le hemos visto a un político español, oponiendose a este avance de la dictadura comunista en nuestra patria.

Con la excusa de acabar con el coronavirus, Iglesias y Sánchez, van destruir la España que conocemos, la sociedad que conocemos y, por ende, nuestros derechos y libertades. Están alejándose del estado de alarma y nos están llevando a un estado de excepción sin estar legalmente proclamado. Están suspendiendo nuestros derechos, en vez de solamente limitarlos. 

El gobernante siempre ha de buscar las soluciones menos lesivas a los derechos constitucionales de los ciudadanos, entre ellos, el de la libertad de movimientos y este gobierno esta muy preocupado en limitarnos los movimientos. 

No les gusta el transporte privado, no les gusta la libertad de horarios, no les gusta el dinero en metálico, no les gustan las redes sociales ni Internet, no les gustan nuestros teléfonos móviles libres ni nuestros ordenadores, no les gusta nuestra libertad y por eso siempre tienden a limitarla, pero con el anuncio de implantar el confinamiento forzoso, se han pasado y hasta aquí hemos llegado.

Este gobierno no se ha dado cuenta que España no es una dictadura comunista y que, en un choque entre las restricciones ilegales y los derechos, siempre han de prevalecer los derechos a las restricciones que nos imponen y que pretenden imponernos.

Para Iglesias sólo existe el estado de derecho, si ese derecho le favorece. Si no le favorece, lo combate. Los españoles somos libres, no presuntamente libres, como cree este leninista. El Estado está para servirnos, no para que los ciudadanos le sirvamos. Lo colectivo es subsidiario a lo individual. En una sociedad occidental, no comunista, el Estado sólo debe ejecutar una labor orientada al bien común, cuando advierte que los particulares o los organismos intermedios no la realizan adecuadamente, sea por imposibilidad o sea por cualquier otra, pero el estado no es un fin, sino un medio.

Por lo tanto, españoles, despertad de vuestro largo letargo y que vuestros espíritus salgan de este encierro o perderemos la Patria y la Libertad.

 

1 Comentario

  1. ¡BRAVO POR EL PP! “Diálogo social sí, cambio de régimen no”

    Hoy se me ha alegrado el día con las declaraciones del Presidente Casado; no esperaba menos de él ni de su Partido. Ya era hora de ponerle las peras al cuarto al incompetente Sánchez. Estoy completamente de acuerdo en que hay que unirse para vencer al Covid-19, pero lo que no se puede permitir es caer en las trampas de la izquierda descerebrada que pretende engatusar a los demás exigiendo fidelidad cuando lo que quiere obtener en realidad es el cambio radical de las reglas que todos nos hemos dado desde 1978; una fidelidad de la que careció en otros momentos de crisis cuando gobernaba el PP; y además lo hace poniendo sobre la mesa medidas concretas, viables y certeras, no sólo palabrería de errikotaberna.
    Es impensable que la derecha se adhiera dócilmente a las macabras jugarretas del Gobierno; es correcto dar apoyo al Gobierno actual en esta crisis, pues, para bien o para mal, es el Gobierno de la Nación, el de todos; pero no todo vale, no vale asentir mansamente a todo lo que el Gobierno proponga, tan sólo a lo que es correcto y decente en estos momentos; después…..ya veremos. Mucho menos con los aliados de este Gobierno socio-comunista, entre ellos esa otra derecha, sí, esa derecha nacionalista y separatista, desnortada y ambiciosa que siempre quiere pescar en río revuelto, ya sabéis vosotros a quien me refiero. Con esa amalgama vomitiva de alianzas maquiavélicas hay que tener mucha cautela.
    Vox, por su parte, ha decidido cortar de raíz sus relaciones con el Gobierno; bueno, es un paso valiente, pero muy osado, y realmente no es lo que la sociedad española necesita en las condiciones actuales. Hay que estar unidos y solidarios ante un virus que no conoce de fronteras, religiones, razas, ni afiliaciones políticas………..pero, que no nos tomen por el pito del sereno, solidarios y unidos sí, pero no estúpidos.
    Estoy convencido de que, una vez que pase esta pesadilla, volveremos a ver, mas temprano que tarde, al PP en la presidencia de España, restañando heridas, recomponiendo la economía….como siempre ha hecho tras las debacles de todos los gobiernos socialistas.
    ¡Voto por ello, y vosotros deberíais tenerlo en cuenta! ¡España es más que una pandilla de estultos anacrónicos y fatales! Decía Churchill: “Dadle a gobernar a los comunistas el desierto del Sahara y éste se quedará sin arena”
    Ahí lo dejo

    Ismael Eguren

Comments are closed.