ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Lo de esta extrema izquierda mugrienta que sufrimos en España es la bomba, son como los niños que acosan a otros niños en el colegio, tienen que ir rodeados de su camarilla de mamporreros porque solos no valen nada y se sienten más seguros si van en una proporción de cien contra uno.

[Ana Pastor no contesta ni a una sola de las preguntas que le ha formulado Alvise Pérez, con lo mucho que le gusta a ella verificar datos de los demás]

En el día de ayer, nos referíamos a las preguntas que había realizado el tuitero Alvise Pérez a la newtrolera Ana Pastor, preguntas a las que, de momento, sigue sin contestar. Pero lo más grave no es que la censora oficial del reino no haya contestado a ninguna de esas preguntas, aunque sea con un sí o un no, lo más grave es que, como respuesta, lo que ha hecho ha sido enviar a todos los sicarios de la extrema izquierda mediática para que ataquen a Alvise Pérez.

Actuar de esa forma demuestra muchas cosas y ninguna buena. En primer lugar un nerviosismo que, por otro lado, es bastante justificado. A día de hoy está más que claro que al gobierno que los sustenta y del que vive toda esta gente le va a caer “la del pulpo”, judicialmente hablando, debido a las graves irresponsabilidades que han cometido a lo largo de esta crisis del Coronavirus y que tantas vidas está costando.

Y los nervios vienen porque, si al gobierno que los mantiene le caen miles de querellas, ¿qué va a ser de ellos? ¿Les va a tocar trabajar como personas honradas con el sudor de su frente y no con el sudor de la frente de el de enfrente? Pero demuestran algo más, algo que es casi tan malo como lo anterior, son unos cobardes y solos no valen nada.

Viven del acoso y del intento de amedrentamiento hacia quien no piense como ellos porque carecen de argumentos. A falta de esos argumentos llegan los habituales “facha”, “fascista”, “ultraderecha” y el “todos a por el disidente” en plan acoso y derribo. Pero no se dan cuenta de algo, con todo esto no dejan de dar la razón, a pesar de que ellos y alguno de sus gregarios piensen lo contrario.

Si esta crisis del coronavirus nos deja algo claro es que el mundo va a cambiar y a muchos se les ha acabado el chollo porque los cabreados con el sistema actual, y ellos forman parte de ese sistema, no somos ni uno, ni dos. Somos miles, cientos de miles, millones los que nos hemos hartado y, aunque ahora no lo parezca, se notará cuando todo esto acabe y las víctimas de esta crisis empiecen a pedir responsabilidades en los juzgados.

Ellos lo saben. Tienen miedo de que el chollo se les acabe. Es lógico, cada vez engañan a menos gente.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL