ÚNETE A LA QUERELLA CONTRA PEDRO SÁNCHEZ Y TODO SU GOBIERNO

TE ATENDEMOS GRATUITAMENTE EN TODAS LAS DUDAS LEGALES QUE TENGAS CON EL COVID-19 PONTE EN CONTACTO HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE

#AyudaEntreCompatriotas

Se dice que hay muchas clases de tontos. En primer lugar, como decía Forrest Gump, tonto es el que dice tonterías. Después está el tonto que se ríe de sus propias gracias, aquel que te cuenta un chiste y es el único en reírse al final del mismo. De ese tipo de tontos hay mucho lerdo izquierdista en Twitter que sabe a qué nos referimos, dice una sandez acompañada de unos monigotes de carcajadas, demostrando que a él su propio chiste le hace mucha gracias.

Y después está gente como el Presidente Pedro Sánchez quien, a pesar de que en España haya más de 15.000 muertos y se esté viviendo una tragedia sin precedentes, se viene arriba durante su intervención en el Congreso y piensa que estamos viviendo en unas condiciones normales por las que puede realizar sus intervenciones normales e incluso ir de gracioso por la vida.

Esa, la de Sánchez, es otra clase de tontos y en el caso que nos ocupa de muchas cosas más que nos vamos a ahorrar porque ninguna de ellas es buena. Y así es como ha intervenido Sánchez en el Congreso. Con risas, hablando de trolls en redes sociales, soltando chorradas como para intentar disimular y que no nos enteremos de que si se le llama el enterrador o el sepulturero es por algo.

Así funciona ese cerebro de novio de la Barbie. Así funciona esa cabeza hueca en la que lo único que entra es la siguiente mentira que nos va a soltar a todos los españoles o la siguiente traición en la que pueda apoyarse para continuar en el poder. 15.238 muertos, Pedro Sánchez. 15.238 personas que han perdido la vida gracias a tu irresponsabilidad y mentiras. No te permitimos ni una risa más, miserable.

 

2 Comentarios

  1. Son reacciones propias de un psicópata narcisista. No deben extrañarse, carecen de empatía y sus reacciones y expresiones son inoportunas.

  2. También la mentira desvergonzada es propia del psicópata narcisista. Sabe que sabemos que miente pero le es indiferente, no le provoca vergüenza.

Comments are closed.