arribistas

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El arribismo es la profesión de moda que podemos encontrar en el mundo de la política, especialmente dentro de los partidos que causan o han causado furor en un tiempo determinado. Uno de ellos fue Podemos que llegó a alcanzar la cifra de los 69 escaños en unas anteriores elecciones generales y en la actualidad, lo es VOX con 52 y subiendo. La moda en la política acarrea arribismo y el arribismo, precisamente acaba siendo: el amigo de lo individual y el enemigo del pueblo, en este caso, de España.  Con este artículo, no pretendo reprender a la formación verde como lo haría cualquier medio afín a la izquierda u otro partido político que cuente dentro de sus enemigos con VOX, sino que lo que planteo es hacer llegar el mensaje de la misma manera que lo haría un padre a su hijo con el fin de que éste no caiga como consecuencia de sus malas decisiones en la autodestrucción. Dicho de otro modo, mediante la crítica constructiva busco que este proyecto llamado VOX sea algo más sólido y confiable para que a la larga, cuente con el respaldo de una gran cuantía de españoles aun teniendo el hándicap del todopoderoso Cuarto Poder, la prensa, que buscará derrocarlo a toda costa.

Como bien sabéis VOX es un partido relativamente nuevo (nacido a finales de 2013) y gracias a una buena estrategia de comunicación, entre otras cosas, a partir de 2018 se dio a conocer al público a nivel estatal con el primer ‘Vistalegrazo’ con el que ha llegado a dónde está y lo que les quedará por hacer y conseguir si las cosas las plantean y organizan de manera adecuada. De infraestructuras y personal, estaban muy escasos, como es lógico por sus orígenes modestos, hasta que llegó la explosión de júbilo de la ciudadanía que trajo consigo los votos al partido y, por consiguiente, los escaños para ocupar las distintas instituciones y corporaciones que hay en España. Todo ello a su vez, acarreó el aumento de afiliados y militantes en VOX dispuestos a representar al partido en toda España, ya sea en grandes ciudades como Bilbao, Madrid o Barcelona o en territorios más pequeños como Aranjuez, Majadahonda o La Roda, por decir varios lugares de manera aleatoria.

Seamos sinceros, donde hay un proyecto de futuro que apunta al éxito, pululando por los alrededores siempre encontraremos multitud de arribistas con unas ganas inmensas de vivir de la política o de reforzar su imagen profesional gracias a esta actividad. Con esto, no quiero decir que todos los integrantes de VOX sean de esta condición, es más, considero que el núcleo duro del partido y los que representan a España en el Congreso de los Diputados, muchos de ellos, son gente preparadísima y profesional en lo suyo, pero de necios sería negar la evidencia de que dentro de algunas delegaciones especialmente en las pequeñas, existen este tipo de ‘perfiles’ que pueden dañar la imagen de la formación verde.

Al principio el arribista, no se hace notar, pero cuando no consigue ascender o le quitan ‘ese caramelito’ que le mantiene en la poltrona, de repente acaba increpando al partido como si antes no supieran tanto para bien como para mal a lo que se metían cuando se afiliaban a VOX. Para este tipo de aprovechateguis, la línea que separa lo patriota de lo extremista radica en el carguito y en los posibles ascensos que puedan obtener en un futuro no muy lejano. Antecedentes de este tipo, los hemos visto el año pasado y alguno que otro en estos primeros meses del año con diversas delegaciones del partido en España. A este hecho, también quiero hacer mención de otra cosa negativa que hay dentro de las pequeñas delegaciones. La falta de área de comunicación o la ausencia de gente cualificada dentro de ésta en caso de tenerla.  Un espacio el cual es imprescindible de profesionalizar ya que evita las meteduras de pata constantes que pueda tener un dirigente político local o alguien sin conocimientos en el mundo de la comunicación por pura ignorancia o ingenuidad.

Tanto los arribistas como los que carecen de conocimientos en comunicación perjudican seriamente a la delegación estatal. Los medios buscan ‘carnaza’ y estos dos tipos de targets unos conscientemente y otros inconscientemente, se la otorgan en plato dorado y esto a la larga conllevará a que el votante se plantee cambiar su voto a causa de la inestabilidad que provocan estos tipos de sujetos y la ausencia de talento en estos mundos. No soy antiVOX, de hecho, en este medio podréis ver artículos en los que apoyo descaradamente al partido, pero soy una persona imparcial, no me vendo ni me venderé nunca a unas siglas, soy fiel a mis principios por encima de todo y considero que cuando algo no se hace bien, hay que manifestarlo, puesto que una mala colocación de una pieza puede provocar el derrumbamiento de todo un edificio y por ese motivo, aquí me tenéis elogiando las cosas buenas que haga VOX pero también siendo crítico con los puntos flacos que tenga, todo esto, por el bien del partido y de España.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA