golpista

Te ofrecemos asistencia legal gratuita en todo el proceso judicial de la reclamación del IRPH de la hipoteca y de los intereses de las tarjetas “revolving” #EDerecho

Hay muchas maneras de golpismo. El golpismo violento para subvertir el orden constitucional; el golpismo utilizando torticeramente las instituciones; y el golpismo quebrantando el ordenamiento jurídico.

Ya Zapatero, con la Ley de Memoria histórica, y ahora Pedro Sánchez ahondando aún más en el desarrollo y ampliación de la referida Ley, se han cargado la transición y el régimen del 78.

Hay un principio básico en cualquier país democrático y es el respeto al estado de derecho. El principio de seguridad jurídica es uno de los eslabones de nuestro sistema democrático y de derecho, plasmado en nuestra Carta Magna, en el caso que nos ocupa, se ha dado un ataque golpista al principio de seguridad jurídica en el ordenamiento español. De aceptar estos comportamientos, en un futuro, se legitimaria y avalarían gobiernos que puedan exigir responsabilidad de todo tipo cometidos durante la 2ª Republica. No respetar la historia equivale a un permanente y continuo enfrentamiento de la sociedad.

Lo grave de esta actuación es que ese golpismo, se produce desde el poder. Golpismo para cambiar las reglas del juego democrático, al margen, de la soberanía popular, que representa el Congreso de los Diputados.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorGratitudes sacrosantas
Artículo siguientePedro y Pablo, dos iguales para hoy
Miguel Bernad
Letrado del Ayuntamiento de Madrid, donde fue asesor del polémico concejal Ángel Matanzo. Miguel Bernad se presentó en las listas del Frente Nacional para las elecciones al Parlamento Europeo de 1987 y de 1989, y fue su secretario general hasta que el partido heredero de Fuerza Nueva se disolvió en 1993. Bernad registró otro partido, Derecha Española.​ En mayo de 1995, Miguel Bernad fundó el sindicato Manos Limpias, con sede en la madrileña calle Quintana. Desde entonces, Manos Limpias está presidido por Francisco Jiménez Luis y su secretario general es el propio Miguel Bernad.