La verdad es que no podemos decir otra cosa, las expectativas que nosotros tenemos con este gobierno no es que sean nulas, es que están por debajo de cero. Ni confiamos en el gobierno, ni esperamos nada bueno de él, pero el vídeo que acabamos de ver del portavoz de Sanidad no lo esperábamos ni siquiera de ellos.

Estaba informando sobre el último fallecido en España a causa del coronavirus y, pásmense, de repente le entra la risa y se empieza a partir mientras lo está diciendo. Lo de esta gente no es solo cosa de que sean unos incompetentes y unos incapaces que van a acabar destruyendo España, es que son unos anormales sin remedio.

Dígannos si esto es normal. Aunque a este tipo, todo un portavoz del gobierno, le pueda importar un pito la persona que ha fallecido no podemos entender como es incapaz de guardar un poco la compostura y portarse como una persona sensata y normal. ¿Qué podemos esperar de gente así? Lo cierto es que nada bueno.

Pero no es solo porque estemos hablando de una persona fallecida, es que estamos hablando, además, de una enfermedad que a la gente, como es lógico, le preocupa. Y llega el segundo de Sanidad, la persona en cuya información debemos confiar y actúa de esta forma. Esto es lo nunca visto, que les lleven de inmediato a la clase de educación especial.