Sociedad Civil Ahora

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Mientras continúa el desmoronamiento de España de la mano del presidente más traidor y falso que las urnas pudieran deparar, apoyado por un “selecto” ramillete de enemigos de España, se enciende una luz de esperanza en el movimiento surgido desde la Sociedad Civil que durante dos días celebró su Primer Congreso Nacional en el Casino de Madrid, durante los días 28 y 29 de Febrero, con unas intensas sesiones de trabajo organizadas por la Asociación Sociedad Civil Ahora (SCA) que, apoyada por más de veinte fundaciones y asociaciones, reunió bajo el lema Repensar España a 130 ponentes y cerca de 1.500 congresistas e invitados.

Hizo la presentación Aldo Olcese, Presidente de la Fundación Independiente, de la que partió la iniciativa y su alma máter, Alfredo Dagnino, Secretario General de la misma y Director del Congreso. Explicaron los objetivos y organización de las jornadas, a las que dio la bienvenida el anfitrión y Presidente del Casino de Madrid, Rafael Orbe, cuyo personal, junto a un grupo de alumnos y profesores de la Universidad CEU San Pablo, atendió con esmero a la numerosa asistencia asistente. Olcese citó a Julián Marías: “Lo que más me inquieta es que en España todos se preguntan ¿qué va a pasar? Pero casi nadie dice ¿qué vamos a hacer? y dijo que “SCA es una asociación de qué vamos a hacer. Por su parte Dagnino dijo entre otras cosas que “Este Congreso es el comienzo de un camino” para “reivindicar el importante papel de la Sociedad Civil en ese Repensar España” con personas que “sepan anteponer el bien común por encima de intereses particulares”. Reivindicó el “orgullo de sentirse español, de nuestra Historia poderosa”. Habló de “pensar España por encima de divisiones, distinguiendo entre lo urgente y lo importante”, que no significa que lo primero no sea importante, sino “distinguir entre necesidades a corto plazo y un más concienzudo trabajo para preparar el futuro”. Terminó con el “obligado agradecimiento a patrocinadores -diez, a los que citó-, colaboradores y congresistas y, muy especialmente, al Casino de Madrid y su equipo de trabajo” deseando que lo que se ha hecho “sea de interés para la ciudadanía y las Instituciones y permita tomar conciencia de cuál es nuestro compromiso y cuál debe ser nuestra responsabilidad para bien de nuestra Nación y como garantía de un legado a nuestros hijos de una vida en paz y libertad”. Tras ellos, abrió formalmente el Congreso el Alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, que auguró éxito al Congreso, calificándolo como una iniciativa “necesaria, que demanda la realidad española”, dejando constancia de que “en los últimos cuarenta años se ha construido una gran nación” y animando a que “una Sociedad Civil fuerte sea el baluarte que ayude a las instituciones a mantener un Estado cohesionado bajo el amparo de la Ley”.

Sociedad Civil Ahora

A continuación llegó el debate entre expresidentes del Gobierno de España, Felipe González (1982-96) y José María Aznar (1996-2004), moderado por  Emilio Lamo de Espinosa, Presidente del Real Instituto Elcano, que despertaba cierta expectación para algunos y para otros, más escépticos -entre los que me encuentro-, sólo curiosidad sin esperar demasiado. Días antes, en una tertulia televisiva en la que su Director presentaba el Congreso, un amigo que participaba decía con su particular ironía que sería “un buen momento para escuchar un acto de contrición” que, por supuesto, no se produjo. Tras escucharlos, afirmo que no me gustó mucho ninguno, aunque en mi opinión Aznar fue más incisivo respecto a Cataluña: “la mesa de diálogo es un elemento devastador para el sistema constitucional español”, mientras González la tildó de “performance de cara a las elecciones catalanas”. Ambos parecían ajenos a la herencia que ahora nos llega, en buena parte por lo que, por acción u omisión, hicieron mal o no del todo bien, acentuó Zapatero despertando las dos Españas, no arregló Rajoy desde su mayoría absoluta de 2011 y está rematando el desalmado Sánchez que, con la “legitimiidad” de las urnas y cediendo a las presiones de todos, se puede decir que asaltó el poder desde el engaño a su propio electorado que, sorprendentemente, se traga todo y no le pasa factura.

Sería pretencioso aparte de imposible, plasmar en un artículo siquiera un resumen del contenido de todas las ponencias que vinieron a continuación, y me limitaré a dejar sus títulos: EL MOMENTO ACTUAL DE ESPAÑA: España una gran Nación ¿Qué pasa y por qué nos pasa”; EL LEGADO DE LA TRANSICIÓN: La España de la Concordia y la reconciliación nacional; BASES ÉTICAS Y PREPOLÍTICAS DE LA CONVIVENCIA: Dignidad de la Persona Humana. Derechos fundamentales. Valores superiores. Democracia, valores y creencias. El valor de la tradición; CONSEJOS BÁSICOS, PACTOS Y POLÍTICAS DE ESTADO: La necesidad de un proyecto de Nación; LA POLÍTICA AL SERVICIO DEL BIEN COMÚN Y LOS MEJORES EN LA POLÍTICA; CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN POLÍTICA: Partidos políticos. Sistema electoral. Nuevas formas de participación ciudadana; DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL Y ESTADO DE DERECHO. RETOS Y DESAFÍOS: Libertad política. Primacía del Estado de Derecho. Separación de poderes y poder judicial; EL NECESARIO FORTALECIMIENTO DE ESPAÑA: Lo urgente y lo importante; EL FORTALECIMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL: Una sociedad civil comprometida y al servicio del interés general. Una mirada especial a los medios de comunicación social; LA FAMILIA COMO BIEN NATURAL: RETOS Y DESAFÍOS; LA FUERZA DE LA SOCIEDAD CIVIL: Instituciones civiles y sociales. Tercer Sector. Filantropía y mecenazgo; LA EDUCACIÓN COMO PRIORIDAD: Calidad de la educación y libertad de enseñanza. Universidad. Ciencia. Investigación; EMPRESA Y LIBRE INICIATIVA ECONÓMICA: Retos y desafíos; GLOBALIZACIÓN, REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA Y DESARROLLO SOSTENIBLE: Retos y desafíos; LA CONSTRUCCIÓN DE EUROPA: ¿QUÉ EUROPA?; RETOS Y DESAFÍOS EN MATERIA DE POLÍTICA EXTERIOR, DEFENSA Y SEGURIDAD ESTRATÉGICA: El lugar de España en las relaciones internacionales; PROYECTO CIBERDEMOCRACIA y LOS RETOS Y DESAFÍOS DEL SIGLO XXI: Construyendo entre todos la España del futuro. Según se anunció en las intervenciones de clausura por parte de de los organizadores, se editarán las conclusiones y el desarrollo de las mismas en un documento que se facilitará en su momento, que será sin duda de obligada lectura y reflexión.

Es de destacar también que, en el descanso entre las sesiones de mañana y tarde, durante el lunch que sirvió el Casino a los asistentes, tuvimos la visita del Presidente del partido Popular, Pablo Casado, al que tuve la satisfacción de saludar personalmente.

La clausura formal corrió a cargo de la Presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con un discurso, claro, valiente y rotundo que finalizó con un largo y sonoro aplauso de un salón puesto en pie tras escuchar alto y sin tapujos lo que venía echando en falta desde hace tiempo por parte de políticos de esta línea ideológica. Desde llamar “absurdo político” a la “nación de naciones de Zapatero que Sánchez e Iglesias han hecho suya” y decir que “Hoy, estamos ante un gobierno en minoría hipotecado por los enemigos de la nación” a hacer un canto a la  LIBERTAD de la que Madrid hace gala como “un lugar donde se vive con libertad, de posibilidades, una sociedad abierta que no mira la procedencia de nadie”, “motor de España y solidarios con el resto de España, orgullo material de nuestro patriotismo”, remarcando ante las amenazas que ya sufre del gobierno central que “yo respondo que sí conozco una receta para vencer a los liberticidas: más libertad”. Resaltó su “responsabilidad con Madrid, pero no sólo con Madrid, en una visión nacional de responsabilidad política” y que “a Madrid se viene a que a uno lo dejen en paz”. Dejó el gratificante dato del crecimiento de Madrid: “Nuestra política da como resultados la convivencia y nuestra economía. Madrid creció un 3% en 2019, sexto año consecutivo en positivo para el PIB regional, un punto más que el resultado nacional”. Llamó después al reconocimiento: “Tenemos mil motivos para la autoestima” y dijo que “España necesita cultivar el patriotismo para fortalecer la democracia y la libertad”, para terminar afirmando que “un estado en decadencia fomenta los localismos, un estado en buena ventura, los desnutre y los reabsorbe. Señores y señoras, seamos la buenaventura no la decadencia” y rematar con lo que muchos pensamos: “Si estamos como estamos es consecuencia de las cesiones y de la falta de firmeza. Ha sido la ausencia de España, y no su presencia, la razón de la grave crisis nacional que padecemos” y un reconocimiento a la iniciativa de SCA: “Necesitamos más España con una sociedad libre, por eso es bueno celebrar la buena oportunidad de este Congreso”.

Del “bálsamo” para el gobierno del coronavirus, que evita que se hable de los problemas internos y de su estrategia de destrucción, habrá que hablar otro día.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL