El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en  Luxemburgo, ha dictado una ya famosa sentencia en el asunto C-125/18, donde en referencia a las cláusulas de IRPH insertas en las hipotecas de miles de españoles, han sentenciado que la cláusula de IRPH, sino pasa el doble control de trasparencia, puede ser decretada nula por el juzgado, es decir que los tribunales españoles deberán asegurarse del carácter claro y comprensible de las cláusulas de contratos de préstamo hipotecario que establezcan la aplicación de un tipo de interés variable basado en el índice de referencia de las cajas de ahorros. (IRPH).

Pero si a esta sentencia del TJUE le unimos el contenido doctrinal de la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 12 de diciembre de 2019, que ha sido dictada por el pleno de la sala de lo civil del Tribunal Supremo con nº 662/2019, resolviendo el recurso de casación 2017/2017, siendo ponente el Excmo. Sr. D. Rafael Sarazá Jimena, donde se nos crea la doctrina del TS sobre la posibilidad de poder pedir la nulidad de cláusulas insertas en hipotecas ya pagadas, tenemos un coctel explosivo para los bancos, podemos reclamar la nulidad de la cláusula IRPH en hipotecas ya pagadas hace años, y que nos devuelvan las cantidades que pagamos de más en aplicación a esa cláusula, entre otras.

Ante este supuesto de hecho, el Tribunal Supremo dicto la sentencia que comentamos asentando la doctrina en el fundamento de derecho quinto por medio de la cual“… la consumación o la extinción del contrato no impiden el ejercicio de la acción de nulidad de una cláusula abusiva…” 

La razón es evidente. El Código Civil en su artículo 1301, si la demanda se fundamenta en un «error o vicio del consentimiento (nulidad relativa o anulabilidad) y en la reclamación de los importes pagados de más, a causa de la cláusula suelo, nos fija un plazo de cuatro años para presentar una demanda de nulidad de una cláusula suelo o de otras cláusulas de la hipoteca que sean abusivas para el consumidor y usuario.

El “díes a quo” o  comienzo del plazo para contabilizar los cuatro años y reclamar la nulidad de la cláusula suelo, se inicia desde la consumación del contrato, es decir, desde que hayan terminado los efectos de la hipoteca y no desde que se formalizó la escritura de hipoteca. Si se presenta la demanda, después de pasar los cuatro años desde que se pagó completamente la hipoteca, existirá caducidad de la acción emprendida con la demanda.

Si la reclamación judicial la basamos en la nulidad total de la cláusula nula por falta de transparencia y abusividad de la misma, o (nulidad radical), la acción de la nulidad es imprescriptible por lo que si se solicita en la demanda, como acción principal la abusividad de la cláusula nula (artículos 8, 9 y 10  de la Ley de Condiciones Generales de Contratación), y subsidiariamente la devolución de las cantidades cobradas de más por el banco hipotecante, no existe plazo para reclamar judicialmente, aunque el préstamo haya vencido y por lo tanto no existe prescripción.

Desde Quercus Jurídico, ya habíamos conseguido sentencias similares con contenido muy parecido a la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, tanto en juzgados de primera instancia como en las Audiencias Provinciales, pero la importancia de esta sentencia del supremo a la que hemos hecho referencia, es que es una novedad jurisprudencia del pleno de la sala de lo civil, crea doctrina sobre este asunto tan debatido a favor del consumidor y contra las entidades financieras.

Las consecuencias son increíblemente perjudiciales para los bancos, pero también existen consecuencias a nivel de jurisdicción, ya que esta vía abierta, obliga al Consejo General del Poder Judicial, a mantener aperturados los juzgados especiales en materia hipotecaria que se aperturaron en España, conocidos en muchos partidos judiciales como los juzgados “bis” y que fueron creados en junio de 2017, durante un año más… de momento.

Para concluir, la reclamación judicial por parte del consumidor ha de encomendarse a abogados expertos en materia, y a bufetes con cientos sentencias a favor que defiendas los derechos del consumidor con garantía como Quercus-Superbia Jurídico, siendo Quercus jurídico su marca de derecho bancario y de defensa del consumidor.

NOTA IMPORTANTE:

En breve te informaremos acerca de cómo conseguir asistencia letrada GRATUITA a través de El Diestro para la reclamación del IRPH de tu hipoteca o la devolución de los intereses de las tarjetas “revolving”.