Wizink

SI ERES EMPRESARIO O AUTÓNOMO Y ESTAS AFECTADO POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS, NUESTROS ABOGADOS PUEDEN RESOLVER TODAS TUS DUDAS SOBRE IMPAGOS, HIPOTECAS, LEASING, DEUDAS BANCARIAS Y CONVENIOS DE ACREEDORES. TE AYUDAMOS Y RESOLVEMOS TUS DUDAS SOBRE CONCURSOS DE ACREEDORES Y APLAZAMIENTOS CON LA BANCA. ENVÍANOS TUS DATOS A [email protected] Y NOS PONDREMOS EN CONTACTO CONTIGO

Hace unos días, anunciábamos que el Tribunal Supremo, había dictado una sentencia de fecha 4 de marzo de 2020, que en sus fundamentos jurídicos de derecho decía que: “…no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito concedidas de modo ágil, porque la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico.”

A tenor de esta sentencia, donde se condena a WiZink Bank, y se abría para los consumidores, una nueva vía de reclamación refrendada por el TS, utilizando argumentos no empleados en la demanda interpuesta por un consumidor de ese banco, que ha sido objeto del pronunciamiento del Supremo.

El cliente actor de esta demanda contra WiZink Bank, que ha dado lugar a esta sentencia del Alto Tribunal, sólo pidió la nulidad de la operación de crédito por su carácter usurario, pero la Sala indica que “… el control de la estipulación que fija el interés remuneratorio habría podido realizarse también mediante los controles de incorporación y transparencia, propios del control de las condiciones generales en contratos celebrados con consumidores…”.

En resumen, a tenor de esta sentencia, queda evidente y es doctrina del Tribunal Supremo los intereses de los créditos revolving, (tarjeta de pago a plazos, generalmente) que sean superiores al tipo determinado en los índices oficiales que publica el Banco de España para estos productos, que en este momento se encuentran determinados al 19,64%, son nulos por usurarios.

Esta Ley Azcárate de 23 de julio de 1908 (sólo derogada parcialmente con la Ley 1/2000 en lo referente al procedimiento en la disposición derogatoria única 4º)  llamada de “Represión de la Usura” dispone que “…será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel leonino”.

Pues estos días, WiZink Bank, vuelve a anunciar que concede créditos a los particulares al 21,94% TAE, es decir, por encima del límite fijado por la sentencia del Tribunal Supremo de hace unos días que era del 19,64%, aprovechándose de la crisis del coronavirus y ante la desesperación de autónomos, pequeños empresarios que ante el cierre de sus empresas a causa del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, necesitan dinero urgente, incluso para sus necesidades más perentorias.

Creíamos que el sistema bancario se había llevado otro varapalo al resolver el Tribunal Supremo un recurso interpuesto por WiZink Bank en relación con la demanda de nulidad interpuesta por un usuario de un contrato de tarjeta revolving en el que se estableció por WiZink Bank un interés del 26,82% TAE y que un tiempo después de la firma del mismo contrato se había situado en el 27,24% a la fecha de presentación de la demanda. Este tipo de interés del 27,24% es un interés muy superior al tipo de interés medio indicado por el Banco de España, situado actualmente en un 19,64%.

No ha sido así, lejos de ser la sentencia de 4 de marzo de 2020, un varapalo para WiZink Bank, el coronavirus y la inoperancia del gobierno de Sánchez, van a convertir el negocio de prestar dinero a personas desesperadas por la crisis a un tipo superior al fijado por el banco de España para este tipo de créditos, en un negocio redondo y sin escrúpulos para WiZink Bank. 

Según Credit Suisse, Nomura o Goldman Sachs, el precio del dinero que el Banco Central Europeo presta a los bancos (incluido WiZink Bank) rondará el 0% y el -0,25%, para el año 2020. En consecuencia, si cada vez que un español pide una tarjeta a WiZink Bank y solicita un microcrédito para pagar a plazos en 12 meses a un tipo del 21,94% TAE (tal y como anuncia WiZink Bank), el banco ganará un 21,95% TAE de casa operación, dado que no existen gastos de estructura para su concesión, al realizarse la contratación por internet.

¿Cabe mayor atropello en caso de una crisis tan salvaje como la que se avecina a causa de la inoperancia del Gobierno de Sánchez y sus socios comunistas?

Si nos fijamos en el Real decreto 463/2020, de 14 de marzo y su posterior modificación de fecha de hoy, no existe ni una sola medida que limite en época de crisis por el coronavirus, que los bancos puedan prestar dinero (al menos) por encima de los limites fijados por los tipos de interés publicados por el Banco de España, por lo que ante la escasez de recursos económicos, los españoles se ven obligados a que los bancos usureros hagan el negocio del año, con la miseria de nuestros compatriotas.

¿Y el vicepresidente Iglesias, siendo comunista, que opina que los bancos multipliquen sus ganancias con intereses usurarios contra la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 4 de marzo de 2020? ¿Va a hacer algo para impedirlo? O ¿Acaso quiere que su ideología leninista triunfe a causa de la miseria y de un pueblo español desesperado, como ocurrió en la Revolución Rusa de 1917? ¿Es este el camino para traer el comunismo a España?

Ante esto hay un modo de luchar contra ello. No solicitar créditos revolving o microcréditos usurarios a este tipo de bancos. Hay otros bancos muy serios en España, (los mejores del mundo) y evidentemente, en esta situación, no me cabe duda alguna que estas entidades tomarán las medidas necesarias para conceder créditos y aplazamientos para ayudar a los españoles ante esta tesitura.

Es evidente que, tras la sentencia de 4 de marzo de 2020, dictada por el Tribunal Supremo, hemos de buscar la razón por la cual WiZink Bank ofrece dinero contra lo resuelto por el Alto Tribunal hace unos días. Una de las razones puede ser, que WiZink Bank tiene invertidos unos 3.400 millones de créditos de tarjetas revolving y podría verse gravemente afectado con el citado fallo del Alto Tribunal, ya que esta línea de negocio es la base del propio banco, ya que desde 2018 y hasta junio del año pasado WiZink Bank había recibido más de 2.500 reclamaciones judiciales, y en ese periodo ha provisionado unos 25 millones de euros. El volumen total de nuevos préstamos al consumo concedidos a través de tarjetas ascendía a cierre de 2019 a 13.620 millones de euros, que se podrían ver afectados por esta sentencia, según los datos recopilados por el Banco de España. Es decir, que únicamente le han demandado un 8% de sus clientes reclamando la nulidad de sus contratos por falta de transparencia en sus cláusulas y usura, con lo que, a pesar de los varapalos judiciales, el negocio sigue siendo redondo para el banco: aun aplicando unos tipos de interés de usura a sus operaciones, siguen sin demandarle el 92% de sus clientes. 

Consultada con el despacho de abogados Quercus&Superbia Jurídico, experto en derecho bancario, esta nueva oferta de WiZink Bank de conceder créditos a consumidores con problemas de acceso al crédito bancario no usurario, nos hacen saber que “… el modo de parar este abuso, no es otro que acudir a los tribunales para reclamar cada uno de los créditos usurarios de los que el consumidor es titular, y decretarlos nulos por sentencia judicial y que WiZink Bank devuelva cada euro cobrado a causa de la usura…”.

“… el problema de las tarjetas revolving, no es sólo el tipo de interés usurario, sino el complicado sistema de funcionamiento de estas tarjetas, que no es comprensible para el consumidor medio y las comisiones inverosímiles que se cobran durante la vida de este producto, que lo convierte en una deuda perpetua entre el consumidor y el banco y cuyas cláusulas no pueden pasar el doble control de transparencia exigido por las directivas de la Unión Europea  y que quebranta el derecho a la información del consumidor…”.