sistema

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Parafraseando a Fray Luis de León, hoy toca rescatar algo del archivo. Hace casi diez años ya, 7 de Diciembre de 2010, penúltimo año de la era Zapatero, escribía lo que copio a continuación, que me parece que podría haber escrito ayer, con sólo cambiar algunos nombres y hechos.

«Decía Montesquieu que “EL PODER debe controlar al PODER para que no abuse del PODER”, que yo entiendo como que, el PODER -JUDICIAL-, debe controlar al PODER -EJECUTIVO (Gobierno),- para que no abuse del PODER -LEGISLATIVO (Parlamento)-.

Nada más lejos de la realidad en España y ahí radica, en parte, la perversión del Sistema. Aquí, el PODER EJECUTIVO (Gobierno), y entran todos, especialmente los socialistas, es cierto, pero tan mala es la “acción como la omisión”, abusa permanentemente del PODER LEGISLATIVO (Parlamento), sin que el PODER JUDICIAL (Tribunales Superiores de Justicia, Fiscalía General, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional) haga nada por remediarlo ó, al menos, eso parece (Estatuto de Cataluña, caso Bono, caso Faisán, 11-M, Ley del aborto, etc., etc., …). Se dilatan plazos (la Justicia fuera de tiempo ya una injusticia), se mira para otro lado ó se producen sentencias “comerciales”, que no convencen a nadie ó a casi nadie (11-M). Se acatan y punto… y se pasa a otro asunto.

Desde mi punto de vista, esta es una de las primeras reformas que hay que abordar, de manera urgente, para cambiar el SISTEMA. La Justicia no puede estar politizada como lo está. Y en esto, nuevamente, están implicados los partidos políticos, que se reparten “amistosa e interesadamente” los puestos de los principales órganos judiciales. Lo estamos viendo ahora con la renovación del Tribunal Constitucional; lo vemos a diario con el doble rasero con que la Fiscalía General (brazo indiscutible del Gobierno de turno) “interpreta” los diferentes asuntos dependiendo de que afecten al partido que los nombra ó al de la oposición (caso Bono y su sorprendente aumento de patrimonio y caso Matas – expresidente del PP de Baleares –, pongamos por caso); lo hemos visto en la utilización de la Abogacía del Estado por parte de la exvicepresidente, Mª Teresa Fernández de la Vega, en la querella que le interpuso a dos periodistas de Intereconomía por denunciar la irregularidad de su empadronamiento fuera de plazo en Beneixida (Valencia) para votar como “valenciana” en las últimas elecciones generales; con el archivo de la querella contra el comisario JAG por su posible implicación en el caso Malaya; con el caso Gürtel; lo rápido que se acusó de prevaricación a Gómez de Liaño y se le apartó de la Audiencia Nacional y las trabas que se están poniendo en los casos en que está implicado el juez Garzón; y un largo etcétera, que haría interminable el documento.

Estamos, por tanto ante un sistema “pervertido y perverso”, en su esencia, que empieza con una malísima Ley Electoral y sigue con una politización de la Justicia, consecuencia de lo anterior, en un “círculo vicioso” que, ó se rompe, ó nada funcionará como es debido.

La Ley electoral, con listas cerradas, permite elegir a un líder y a sus adeptos (generalmente gente mediocre y “obediente” para figurar en las listas). La mayoría elegida, con un sistema de reparto que premia a los partidos nacionalistas, forma gobierno, vendiéndose, en caso de no tener mayoría absoluta, a las exigencias de estos partidos minoritarios, con tal de tomar, ó mantener, el poder. Después se reparten los Órganos Judiciales y vuelta a empezar. Una Ley Electoral que, aparte de su modificación para eliminar las listas cerradas, viene pidiendo a gritos una limitación del tiempo en el poder, para todas las administraciones, Central, Autonómica ó Municipal. No más de dos periodos de mandato: “El poder corrompe y el poder absoluto (o la perpetuación en el poder) corrompe absolutamente”, decía el historiador y político inglés Lord Acton.

Ahí dejo dos de las principales reformas estructurales del Sistema Político vigente en nuestro país. El resto, no menos importante, vendrá por añadidura, pero hay que empezar por esto YA:

  • Reforma de la Ley Electoral
  • Separación de los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Metamos en cintura a nuestros políticos para evitar el negro futuro que nos espera en caso contrario (sin perder de vista que el presente ya es pésimo). No queremos “profesionales de la Política” sino “buenos profesionales en la Política (los mejores, a ser posible)”. ESPAÑA no se merece el Gobierno que tiene, aunque muchos españoles lo hayan votado en las últimas elecciones.

¿Hasta cuándo seguiremos permitiendo estos abusos de la clase política? REBELIÓN CÍVICA YA».

Así terminaba mi artículo.

Cambiemos ahora Zapatero por doctor Fraude cum Laude, después de haber comprobado -otra vez- la omisión -en tantas cosas- de un gobierno, supuestamente de derechas, entre final de 2011 y Junio de 2018, y la historia se repite. Veamos la sentencia “unánime” del Tribunal Supremo sobre el mal llamado “procés”; la manipulación de nuevo de la Abogacía del Estado; el silencio mediático de la sentencia de los ERE y otros casos que afectan al PSOE y a la financiación sospechosa de su socio de gobierno, frente a la magnificación y tergiversada sentencia del caso Gürtel, sin mención alguna al voto particular a favor del PP; la interpretación benévola y bochornosa del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que demuestra que un órgano territorial está por encima del Supremo; el comisario JAG por su equivalente Villarejo; el Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, que se manchaba la toga “con el polvo del camino”, por la exministra de Justicia y diputada socialista, Dolores Delgado -amiga entrañable del prevaricador y siempre presente Baltasar Garzón-, que se manchó la boca insultando a su compañero Grande Marlaska y no denunciaba las presuntas actividades de “esparcimiento” de sus compañeros en Colombia; un cambio de legislación educativa que vuelve sobre las andadas, derogando el débil intento de potenciar esfuerzo y mérito de la nebulosa Ley Wert; la ley de libertad sexual de la “maternal” Sra. Montero, pareja de PabLenin Iglesias, el socio “vende obreros” como le llaman ahora los que le acompañaban en los escraches de entonces que ayer sufría… y díganme ustedes qué cambió, sino a peor. Los efectos de la penosa Ley Electoral siguen haciendo estragos tras la aparición de nuevos actores y la desigualdad que permite la sobrerrepresentación de los partidos nacionalistas y alguno localista que apareció en el escenario político y España continúa teniendo un gobierno que no merece ¿o sí?

Sólo cambió una cosa, aquel llamamiento que hacía a la REBELIÓN CÍVICA, parece que toma cuerpo con SOCIEDAD CIVIL AHORA, que empieza a moverse. Ojalá sea la respuesta a tanto despropósito.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

1 Comentario

  1. Produce dolor de cabeza la lectura del siempre acertado artículo de D. Antonio. Produce dicho dolor comprobar, no por sabidos,los despropósitos del actual gobierno y de nuestra democracia lque viene de atrás, aunque ahora se acentúa. Por desgracia, en España no existen los tres poderes ktracicionales e la democracia; en España solo existe uno, el ejecutivo, que manipula y extiende sus rtentáculos sobre los otros dos que, apesebrados, aguantan estoicamente el que les meen teniendo que decir que es llovizna. Nunca España estuvo peor democraticamente, naturalmente, salvo en la dictadura, aunque en algunos aspectos estábamos mejor.

Comments are closed.