Collado
SI ERES EMPRESARIO O AUTÓNOMO Y ESTAS AFECTADO POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS, NUESTROS ABOGADOS PUEDEN RESOLVER TODAS TUS DUDAS SOBRE IMPAGOS, HIPOTECAS, LEASING, DEUDAS BANCARIAS Y CONVENIOS DE ACREEDORES. TE AYUDAMOS Y RESOLVEMOS TUS DUDAS SOBRE CONCURSOS DE ACREEDORES Y APLAZAMIENTOS CON LA BANCA. ENVÍANOS TUS DATOS A [email protected] Y NOS PONDREMOS EN CONTACTO CONTIGO

La familia de Francisco Javier Collado Rivas esta partida de dolor e indignada.

Dolor por haber perdido un hijo, que acababa de cumplir 38 años y deja un hijo de 10, nunca había estado enfermo y al que querían con locura.

Indignación por la aparente dejadez de las autoridades, la falta de atención y por la indignidad de que lo dejaran cuatro días convaleciente sin la atención médica debida, como denuncia el padre.

La familia de Francisco Javier, quien el pasado 20 de marzo de 2020 fue el segundo agente de la Guardia Civil muerto por coronavirus, presentará una demanda para que el Estado reconozca que falleció en acto de servicio.

«Y para que se depuren todas las responsabilidades que pudieran proceder».

Lo ha anunciado el abogado de la viuda de Collado.

No es algo baladí. Si las autoridades reconocen lo obvio, su familia tendrá derecho a el doble de pensión.

«Si no se admitiera que murió en acto de servicio, a la viuda le quedarían apenas 800 euros al mes y al chaval, como huérfano, menos de 400».

Cuando falleció, Francisco Javier estaba de baja laboral y todo indica que se infectó en la prisión de Herrera de la Mancha, en Ciudad Real, donde ejercía labores relacionadas con la seguridad del recinto y el traslado de presos.

«Hay otros dos guardias civiles de la misma cárcel con coronavirus y además, los agentes no disponían de todos los equipos de protección individual que habían pedido».

El abogado Piedrafita denuncia que a Collado no le hicieron la prueba para comprobar si había enfermado por el Covid-19 hasta que «estuvo mal» y ya en cuarentena en su casa.

«No se están realizando los test a todos los efectivos que durante el servicio han podido tener contagio por contacto con personas infectadas y se les sigue haciendo prestar servicio con el riesgo que ello implica para su salud y la des resto de ciudadanos».

«Collado era una persona sana y no tenía patologías previas».

«Le dijeron que podía ser gripe y no vino a buscarle una ambulancia hasta el cuarto día de confinamiento, el día que murió en el hospital… habrá que evaluar si la actuación médica fue la correcta».

El abogado no ha aclarado si optará por si actuar legalmente por la vía penal para «pedir responsabilidades al Estado por no facilitar protección a los agentes» o por la contencioso-administrativa.

En el primer caso, el Estado, si fuera considerado responsable, estaría obligado a compensar económicamente a la familia y en el segundo, además, «los funcionarios directamente implicados podrían tener que responder de un delito».

EL DOLOR DE UN PADRE

Vicente Collado, padre del agente fallecido, tiene claro quiénes son los responsables y ha cargado contra el Gobierno socialcomunista de Sánchez e Iglesias a través de su perfil de Facebook:

“Soy el padre del guardia civil muerto hoy en Ciudad Real y vengo de enterrarlo por culpa de un Gobierno inepto y un ministro del Interior aún peor por no preocuparse por su gente que está velando por nuestra seguridad, y de la sanidad y el traslado de enfermos al hospital».

«Mi hijo estuvo en casa cuatro días esperando al médico que fuese a comprobar su estado, hasta el cuarto día por la noche en que el pidió ayuda por encontrarse mal y que lo llevasen a un hospital y la ambulancia tardó tres horas en acudir, pues según ellos su horario de apertura era a las 8:00, así pues cuando llegó al hospital ya estaba prácticamente muerto”.

Francisco Javier Collado Rivas fue presidente de la Asociación Española de Guardia Civiles (AEGC), entidad que se ha encargado de asistir jurídica y administrativamente a su familia.

CABREO DE LA GUARDIA CIVIL Y LA POLICIA NACIONAL

La Policía Nacional y la Guardia Civil están que trinan con el ministro Grande-Marlaska.

Fuentes de ambos cuerpos han indicado a Periodista Digital que no están sentando nada bien los constantes ‘piropos’ de Fernando Grande-Marlaska a la población reclusa en pleno estado de alarma y con el titánico esfuerzo de los cuerpos de seguridad para garantizar el cumplimiento del estado de alarma.

En una de sus comparecencias ante los medios de comunicación, el ministro del Interior ha lamentado el fallecimiento de una interna de 78 años por coronavirus, de la cárcel de Madrid VII-Estremera. Sin embargo, desde la Guardia Civil le reprochan que no tuviera el mismo gesto con los tres guardias civiles que han fallecido a causa del COVID-19 en los últimos días: el agente de 47 años destinado a Aranjuez; el de 39 años que prestaba servicios en Valdemoro (Madrid) y otro de 38 años destinado a la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

 

Artículo publicado por ‘Periodista Digital’