medios

Te ofrecemos asistencia legal gratuita en todo el proceso judicial de la reclamación del IRPH de la hipoteca y de los intereses de las tarjetas “revolving” #EDerecho

Hoy he iniciado el día con un debate a través del watssap sobre un acontecimiento reciente. Los debatientes, colgaban artículos periodísticos para apoyar y reforzar sus posturas. Es sorprendente la de artículos en un sentido y en el contrario que se encuentran en los medios y sobre cualquier tema.

Hubo un tiempo, relativamente reciente, en el que los hombres cerraban los tratos y acuerdos con un apretón de manos. La más que aceptada devaluación de valores sociales, dio al traste con esa costumbre. En paralelo, fue creciendo la industria para garantizar el cumplimiento de cualquier acuerdo que se pudiera contabilizar en dinero, por aquello de la actual filosofía de vida que gira alrededor de “La Prevención”, en todo. Vivimos en función de lo que pudiera pasar.

Esta situación actual y expuesta en el párrafo anterior, viene dada por las distintas valoraciones que hacen distintos medios de comunicación sobre una misma noticia. Hubo un tiempo que esos medios eran escrupulosos con la veracidad de lo publicado. Entonces su super-vivencia, no dependía de escasos y poderosos patrocinadores que determinan no solo en muchos casos la noticia, sino incluso  la orientación de la misma, por concretos intereses. El mercado no estaba concentrado como lo está hoy, en el que unos pocos controlan, sobre todo en España, casi la totalidad de la economía.

Hoy, conocer la verdad, se ha puesto muy difícil, especialmente cuando quien lo hace, está influenciado de antemano por ciertos intereses. Pero… quien es capaz de no abstraerse con la empresa que le permite vivir muy desahogadamente, quien no le va estar agradecido a esa empresa en la que trabaja su hijo y también le trata, quien no va a hacer la vista gorda ante los fallos o incapacidades de un ser querido. Podemos encontrar en la literatura todo tipo de debilidades en este sentido,  pero que a la postre, siempre han desembocado en un mal mayor.

Como he dicho antes, la desaparición de los valores sociales, han dado lugar a que los propios medios de comunicación inventen noticias, las escondan o las reorienten. La sociedad hoy más que nunca lleva a rajatabla “dame pan y dime tonto” o “Pan para hoy y hambre para mañana” la han acostumbrado a comerse hoy el pez y no aprender a pescar. En cierta ocasión, alguien me dijo a la vez que pedía mi opinión; cierto señor, está diciendo tal cosa. Le conteste; “has descontado el interés personal y la intencionalidad de esa afirmación”.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA