Lo de la presunción de inocencia de los hombres se acabó en España desde que ese vergonzoso presidente llamado José Luis Rodríguez Zapatero se inventara esa ley indecente llamada Ley de Violencia de Género. Cada vez que una mujer muere, en lugar de esperar a que finalicen las investigaciones, se mira hacia el hombre y se le acusa sin pruebas porque eso en España sale gratis.

El pasado mes de diciembre moría una mujer en Madrid. Lejos de esperar a cualquier investigación y a las conclusiones de la autopsia, el marido de la víctima ha permanecido tres meses en prisión provisional hasta que la autopsia ha determinado que la mujer murió debido a un infarto agudo de miocardio.

En su momento, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género trató el supuesto crimen como un asesinato machista. Colectivos vecinales y sociales también realizaron movilizaciones para condenar este supuesto crimen por violencia de género, tal y como se había difundido desde el Gobierno de Sánchez. Y no solo eso, también Carmen Calvo y Pedro Sánchez culpabilizaron al hombre antes de que hubiera pruebas porque, como ya se sabe, el hombre es culpable de entrada.

Como podrán comprobar, a día de hoy ni el uno ni la otra han borrado sendos tuits demostrando que, lo de que rectificar es de sabios, no va con ellos.

Es increíble lo que están aguantando los hombres en esta España tan injusta y tan sumamente anestesiada por la estupidez generalizada imperante. Pero lo peor es que ni siquiera los más altos cargos del gobierno son capaces de esperar a que se comprueben los hechos demostrando la clase de políticos y de personas que son.

Es lamentable que tengamos que aguantar a esta izquierda tan repugnante que se ha cargado la presunción de inocencia de esta forma en España. ¿Quién le devuelve a este hombre los tres meses que ha pasado en prisión? ¿Lo vas a hacer tú, Pedro Sánchez? Borrad ya el tuit, impresentables.