anticatólico

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

España sufre de un gobierno nacional que es, por sus obras, y por tanto de naturaleza anticatólico. No soportan en sus entrañas los miembros burgueses del gobierno español socialcomunista la religión católica.

Además, algunos, la mayoría, son también burgueses marxistas, que practican el odio y la violencia física y mental contra Dios y contra quienes piensan y viven como católicos hasta en su más mínima expresión personal, sin respetar sus derechos.

Los católicos en efecto como personas libres se defienden de esta violencia política, física, mental y de propaganda con la libertad, la verdad y la palabra.

Gobiernan de forma dictatorial, como el de la ley de educación Lomloe o Ley Celaá dando a luz verde, por segunda vez, al texto que ya aprobó en la pasada legislatura sin cambio alguno en el documento para evitar así que la ley tenga que volver a pasar por los órganos consultivos, como el Consejo Escolar del Estado, dónde están representados los padres de los hijos discentes. ¿No es esto dictatorial?

Son unos manipuladores y dictatoriales que no quieren oír a los padres de los hijos que quieren la libre elección del ideario de la educación del colegio de sus hijos, y que no son del Estado. Pero los van a oír en su lucha por sus derechos de padres de sus hijos a elegir la educación que desean darles y no la que quieren imponer el socialcomunismo marxista y anticatólico y antiDios.

Ejemplo, la enseñanza de la Religión pierde peso, ya no será obligatoria en 1º y 2º de bachillerato y las calificaciones no computarán para el acceso a la universidad o la obtención de becas. Además, los alumnos que no escojan Religión no estarán obligados a matricularse en una materia alternativa, que en la Lomce es Ética. Y con la Lomloe, Educación en Valores Cívicos y Éticos pasará a ser obligatoria para todos los alumnos en un curso de primaria y en otro curso de secundaria, aún por determinar; y con presencia en el Consejo escolar del Ayuntamiento. Es la imposición del pensamiento único.

Su afán es destruir el catolicismo, valor histórico, cultural español y de valores humanos y espirituales desde hace veintiún siglos. Y de un plumazo quieren destruirlo. Hecho imposible, porque este gobierno como máximo dura cuatro años, y es imposible silenciar a los millones de católicos y no católicos en España que defienden la libertad y la verdad.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA