Estulticia
SI ERES EMPRESARIO O AUTÓNOMO Y ESTAS AFECTADO POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS, NUESTROS ABOGADOS PUEDEN RESOLVER TODAS TUS DUDAS SOBRE IMPAGOS, HIPOTECAS, LEASING, DEUDAS BANCARIAS Y CONVENIOS DE ACREEDORES. TE AYUDAMOS Y RESOLVEMOS TUS DUDAS SOBRE CONCURSOS DE ACREEDORES Y APLAZAMIENTOS CON LA BANCA. ENVÍANOS TUS DATOS A [email protected] Y NOS PONDREMOS EN CONTACTO CONTIGO

Andábamos recluidos los habitantes de las 7 colinas en nuestras casas por la peste que desde hacía semanas nos asolaba.

[Accede a las cifras del coronavirus en tiempo real]

Entre tanto y con tanto tiempo para conversar, mi amiga Estulticia empezó a preguntarme:

  • ¿No crees querido amigo que puede que esta plaga sea un signo del cielo?
  • ¿Acaso crees, amiga, que Dios nos advierte para que tornemos nuestros pasos hacía Él?
  • Firmemente lo creo.
  • Mas, ¿Por qué ningún anciano de escarlata nos ha advertido?
  • ¿No será pues porque ellos son en parte, la causa de estos males que asolan reinos y republicas enteras?
  • Pero, ¡Estulticia! ¡Son los representantes inerrantes del Sumo Hacedor!
  • O más bien, a la luz del sacro libro sus usurpadores.
  • Estulticia, por favor, irritándome en extremo estas.
  • Lamento que mis palabras te turben, pero, ¿acaso nos ven tus ojos como templos, ritos, ceremonias e incluso el culto a la plata, el oro o la madera ha quedado como ahogado por la enfermedad? ¿Por qué no han salido esos seres tan bellamente tallados al encuentro de sus enfermos adoradores?
  • Pareciese que el Pastor Eterno no nos deja mas que oración y el libro sacro…
  • ¿Poco te parece? No ves en esto lo que dijo aquel que fue mucho más que un rabino: “el cielo y la tierra pasará más mis palabras no pasarán”
  • Y ¿Cómo encontrarán los habitantes de estas colinas y los que de ellas dependen el perdón a sus faltas si todos los ancianos de escarlata han huido a recluirse?
  • Si sus palabras en valde no han pasado por ti recordarás:Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”
  • Y sin el pan que sale de la mano de los ancianos ¿Qué comeremos Estulticia? Siento hambre desde hace muchos días…
  • Pero, amigo, ¿olvidas que tienes un Padre que te dará el pan que ellos no te pueden dar?
  • Jamás me vi antes en esta situación.
  • Pide el pan del cielo a Aquel que murió por ti y realizó un sacrificio de amor irrepetible, perfecto y suficiente por tus pecados.
  • Conturbado te veo ante esto que sucede amigo…
  • ¿Es esto el fin amiga?
  • (Estulticia ríe) Ni el día ni la hora de ese fin al que aludes podemos saberla tu y yo, más esa no es la pregunta que debes formularte, antes bien, pregúntate: ¿es esto el fin de un camino de perdición de los habitantes ya no de las siete colinas sino de todas las criaturas humanas?
  • En el libro sacro se te dará la respuesta cuando en verdad se profetiza: “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos”
  • Dime Estulticia, viendo que has hallado respuesta para todo lo que a mi alma preocupa en ese libro milenario, ¿qué ocurrirá con esas personas que mueran sin algún subordinado de los purpurados imponiéndole aceite sacro o dándole palabras de consuelo?
  • Si fuere renacido, partirá y estará con el nazareno.
  • ¿Veo que mientras te hablo tu corazón se acelera, necesitas decir algo?
  • Ahora veo cuan majestuoso e ilimitable es Dios, ahora veo que, si te acusan de padecer locura esta, es divina y los que sin salud se encuentran son otros.

De estas y otras cosas hablaba yo con Estulticia.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA