Te ofrecemos asistencia legal gratuita en todo el proceso judicial de la reclamación del IRPH de la hipoteca y de los intereses de las tarjetas “revolving” #EDerecho

Ya sabemos que no les va a sorprender pero Pedro Sánchez nos la volvió a intentar colar ayer con su anuncio sobre las medidas económicas que va a tomar el gobierno para enfrentarnos al coronavirus. Todo es mentira, como todo en Sánchez. Ya empezamos a creer que Pedro Sánchez no existe y que no es más que un holograma.

Y para desmontar sus mentiras no hay que extenderse demasiado porque desmontarlas es tan simple como son las propias mentiras del presidente. Si quieren la prueba aquí tiene este mensaje que circula por Whats App y que se carga el rimbombante anuncio del presidente más inútil de la historia de España.

Para aquellos que todavía aplauden con las orejas y dicen que el gobierno nos ayuda a salir de ésta, os lo voy a explicar más despacio a ver si así os enteráis:

El gobierno dice que va a aportar 200.000 millones de euros. ¡Mentira! Os lo explico:

– 100.000 millones de esos son ¡AVALES PÚBLICOS!, es decir, esa cantidad solo la pondría el gobierno si los que tengan suerte y puedan acceder a un préstamo bancario para salir de esta situación, que es básicamente lo que quiere el gobierno, y no lo paguen, el estado pagaría esa deuda. Y ya os digo que ya harán todo lo posible para que lo paguemos.
– 83.000 millones son privados, es decir, el gobierno le dice a las empresas que sean ellas las que soporten el coste de los impagos posibles que puedan haber, especialmente eléctricas, gasísticas y empresas de telefonía.
– En el mejor de los casos, el gobierno pondría 17.000 millones de euros para ampliar los recursos sanitarios, para las empresas y para los trabajadores (a los autónomos, no, porque de los autónomos pasan olímpicamente).

¿Os ha quedado ya claro? Pues eso. Esos son los 200.000 millones que ayer anunciaba tan rimbombante el inútil de Pedro Sánchez.

Mientras tanto, tendremos que seguir pagando los impuestos, pagando las facturas, pagando los seguros sociales e intentando vivir. Y todo eso desde el paro o, como es el caso de los autónomos, sin facturar ni un céntimo.

¡Hala! A disfrutar lo votado.