SI ERES EMPRESARIO O AUTÓNOMO Y ESTAS AFECTADO POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS, NUESTROS ABOGADOS PUEDEN RESOLVER TODAS TUS DUDAS SOBRE IMPAGOS, HIPOTECAS, LEASING, DEUDAS BANCARIAS Y CONVENIOS DE ACREEDORES. TE AYUDAMOS Y RESOLVEMOS TUS DUDAS SOBRE CONCURSOS DE ACREEDORES Y APLAZAMIENTOS CON LA BANCA. ENVÍANOS TUS DATOS A [email protected] Y NOS PONDREMOS EN CONTACTO CONTIGO

El 21 de marzo de 1991 ETA asesinaba en Bilbao al vendedor ambulante MANUEL ECHEVARRÍA ECHEVARRÍA. El método utilizado fue una bomba lapa adosada a los bajos de su furgoneta.

El fallecimiento de Manuel Echevarría se producía poco después de las nueve de la mañana en el Hospital de Basurto, donde había sido trasladado en gravísimo estado y con el cuerpo mutilado. Manuel fue alcanzado de lleno por la explosión de la bomba, compuesta por dos kilos de amosal y un sistema de ignición por péndulo, que se activa con cualquier movimiento. El estallido se produjo nada más iniciar la maniobra para separar la furgoneta de la acera. El vehículo quedó destrozado y piezas de gran tamaño fueron proyectadas en todas direcciones.

María Begoña Arias, de 41 años, que pasaba cerca del lugar, fue alcanzada por la onda expansiva resultando herida leve. Una aleta de la furgoneta se estrelló contra la reja de la entrada de una guardería infantil, a unos tres metros del lugar de la explosión. En aquel instante acababan de entrar en el lugar dos niños, sobre quienes se desplomaron fragmentos de cristales, aunque sin causarles lesiones. Entre las nueve y las nueve y media de la mañana entraban a la guardería cuarenta y cinco alumnos, que suelen acudir acompañados por sus familiares, por lo que la explosión podía haberles alcanzado de lleno.

El mismo día, otro ciudadano salvó la vida al fallar el mecanismo del artefacto explosivo colocado en su vehículo en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga, con el que recorrió varios kilómetros por la ciudad antes de darse cuenta de su existencia. Los artificieros lograron desactivar el artefacto dos horas después.

En relación con este asesinato sólo han sido condenados en 1995 miembros de Jarrai que, teniendo acceso al censo electoral por haber sido interventores o apoderados de Herri Batasuna, pasaron información a ETA sobre presuntos traficantes de drogas y agentes de la Policía Nacional. Entre esos objetivos figuraba Manuel. Los juzgados fueron: Vicente Albarrán, Sabino Llona Sáenz, Jorge Javier Ortiz de Echevarría y Anakoz Bilbao Mezo. Todos ellos fueron condenados a 7 años por un delito de colaboración con banda armada.

Manuel Echevarría Echevarría, de 44 años de edad, era vendedor ambulante de alimentos.

 

Fuente