Te ofrecemos asistencia legal gratuita en todo el proceso judicial de la reclamación del IRPH de la hipoteca y de los intereses de las tarjetas “revolving” #EDerecho

El martes 16 de marzo de 2010 moría el gendarme francés JEAN-SERGE NÉRIN tras un intercambio de disparos con varios miembros de la banda terrorista ETA. Uno de ellos, Joseba Fernández Aspurz, alias El Guindi, fue detenido, pero los otros cinco consiguieron huir. Fernández Aspurz tenía antecedentes por terrorismo callejero.

Jean-Serge Nérin recibió varios disparos al tratar de impedir que los etarras robaran un coche en un concesionario de BMW, momento en que los terroristas abrieron fuego contra él. Según fuentes de la investigación Jean-Serge llevaba chaleco antibalas, pero la bala pasó bajo la axila y le destrozó la caja torácica. Falleció una hora después del tiroteo.

El gendarme muerto fue la primera víctima de las fuerzas policiales francesas asesinada por ETA y la duodécima víctima de la banda después de la ruptura de la tregua. Es, además, la última víctima mortal de la banda terrorista. Desde el 30 de julio de 2009, cuando una bomba lapa acabó con la vida de los agentes Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvà Lezáun en Palma de Mallorca, ETA no había vuelto a asesinar.

Aunque Jean-Serge era el primer policía francés asesinado por ETA, éste no ha sido el único enfrentamiento entre los etarras y los gendarmes. De hecho, ya se habían producido trece enfrentamientos más entre los terroristas y la Policía francesa.

El 4 de abril, la banda asesina emitió un comunicado, vía diario Gara, en el que acusaba a Francia de obligarle a asesinar al gendarme. Con su cinismo habitual, en el comunicado se dice que “el origen del enfrentamiento está en la actuación de la Policía francesa contra nuestros militantes y, por tanto, de ningún modo al revés. Ellos fueron los que se acercaron a los gudaris de ETA para secuestrarlos y fueron los primeros en disparar”. Además exigían a Francia una “profunda reflexión” y señalaban la “borrachera represiva” del Gobierno español.

En enero de 2012 la Guardia Civil, en una operación conjunta con la Gendarmería francesa, detuvo en París a tres miembros de la banda terrorista ETA, armados y con documentación falsa, en la que fue la primera operación policial contra la banda del Gobierno de Mariano Rajoy tras las elecciones del 20 de noviembre de 2011. Entre los detenidos se encontraba Jon Etxeberria Oyarbide, al que fuentes del Ministerio de Interior vinculan con el tiroteo en el que murió asesinado Jean-Serge Nérin.

Además, está acusado de participar en varios actos de terrorismo callejero, igual que Joseba Fernández Aspurz, El Guindi -detenido tras el tiroteo que acabó con la vida del agente francés- y de pertenecer a Segi, la ilegalizada organización juvenil proetarra. Etxeberria perteneció al grupo Ustargi de ETA formado por chivatos de la banda que proporcionaban información a la misma sobre objetivos en la provincia de Álava. En 2001 fue detenido por la Guardia Civil y puesto en libertad bajo fianza, circunstancia que Etxeberria aprovechó para huir.

Jean-Serge Nérin, de 53 años, ejerció toda su carrera en la comisaría de Dammarie-les-Lys, en el departamento de Seine-et Marne. Nacido en Cayenne (Guayana), tenía cuatro hijos: una hija de 32 años, uno de 18 años y dos mellizos de 16. Le quedaban dos años para jubilarse.

 

Fuente