Te ofrecemos asistencia legal gratuita en todo el proceso judicial de la reclamación del IRPH de la hipoteca y de los intereses de las tarjetas “revolving” #EDerecho

Hacia las diez y media de la mañana del jueves 16 de marzo de 1978, era asesinado ESTEBAN BELDARRAIN MADARIAGA, cobrador del Peaje de El Gallo de la autopista Bilbao-Behobia, tiroteado por varios miembros de la banda terrorista ETA.

Esteban se encontraba solo en su puesto de trabajo del peaje, a unos 12 kilómetros de Bilbao, donde cubría el servicio de diez de la noche a seis de la madrugada. Un camionero que llegaba en ese momento creyó oír unos disparos y observó cómo un coche arrancaba a gran velocidad. Al comprobar que el cobrador de la autopista yacía herido en el interior de su cabina avisó inmediatamente a la Policía Municipal de Galdácano. El herido fue trasladado al Hospital Civil de Bilbao, donde ingresó cadáver. El cuerpo presentaba seis impactos de bala, dos en las piernas, dos en la cadera, uno en el estómago y otro en un brazo.

Para cometer el atentado, los terroristas robaron previamente un taxi en el barrio bilbaíno de Achuri. El taxi utilizado por los etarras -con edades comprendidas entre los veinte y los veinticinco años- fue encontrado hacia las 00:30 horas de la madrugada del viernes por la Guardia Civil de Basauri muy cerca del lugar de los hechos, a un kilómetro de la salida de la autopista en la carretera nacional Bilbao-Vitoria.

En 1982 la Audiencia Nacional condenó a 12 años a Ernesto Alberdi Jáuregui como cómplice en el asesinato de Esteban. Alberdi Jáuregui esperó a los autores del asesinato en el alto de Bedia para facilitar su fuga. Alberdi integraba, con los otros tres terroristas, un grupo de ETA denominado Askatu.

Esteban Beldarrain Madariaga tenía 51 años y estaba soltero. Vecino de la localidad vizcaína de Castillo Elejabeitia, había sido teniente de alcalde en el Ayuntamiento de esa localidad. Según informaciones reflejadas en la prensa un año y medio antes, había protagonizado algunos incidentes que lo pusieron en el punto de mira de ETA. Concretamente se habló de que había disparado con una escopeta de caza contra una ikurriña en Galdácano y había hecho manifestaciones públicas en las que afirmaba que la bandera vasca no ondearía en el Ayuntamiento mientras él ocupase el cargo de teniente de alcalde. Por todos estos hechos había sido amenazado por ETA, y así lo había denunciado a la Policía. El 18 de marzo la banda terrorista reivindicó el asesinato de Esteban. Tras aludir a su personalidad anunciaron que atacarían a los “elementos antivascos de Euskadi”, hasta expulsarlos e implantar un “Estado socialista, euskaldun e independiente

Fuente