Emilio, en compañía de su primo Fernando Inchaunderreta, salía de un bar de la localidad guipuzcoana. En ese momento, dos miembros de ETA lo ametrallaron desde un coche en marcha. Recibió ocho impactos de bala que le ocasionaron la muerte en el acto. Su primo resultó con heridas en una pierna.

Por este asesinato fue detenido en 1976, ingresando en prisión, Enrique Pagoaga Gallastegi, hermano de José Manuel Pagoaga, Peixoto. Posteriormente estuvo refugiado en Francia. En 1987 fue nuevamente detenido y expulsado a Argelia. Tras la ruptura de las conversaciones de Argel, fue deportado a Venezuela.

Emilio Guezala Aramburu tenía 49 años y era veterinario, profesión que ejerció durante varios años en Rentería. Desde 1961, y ante la posibilidad de ser trasladado a Canarias, prefirió cambiar de oficio, pasando a trabajar como inspector de la línea de autobuses interurbanos San Sebastián-Fuenterrabía, donde era enlace sindical. Había enviudado cuatro años antes de su asesinato y vivía con su madre octogenaria en Lezo. Tenía un hijo de 21 años haciendo la mili en Canarias, y cuatro hijas de 12, 14, 17 y 18 años. Anteriormente había recibido amenazas de la banda terrorista.

 

Fuente