SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En la pasada “Marcha por la Vida” celebrada en Washington y a la que asistió el presidente Donald Trump se presentó un vídeo que, bajo el lema #FacesOfChoice, mostraba los rostros de personas que habían sobrevivido a uno o varios abortos o que estuvieron a punto de ser abortados.

En el vídeo, que pone los pelos de punta a cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad con un tema tan sumamente trágico como es el aborto, las personas que aparecen y que tienen diferentes diferentes razas, edades o condiciones de todo tipo, dicen lo siguiente:

«¿Me puedes mirar a los ojos? ¿Puedes mirarme a los ojos y decirme que no debería existir? ¿Debería estar muerto? ¿Merecía morir aquel día? ¿Puedes mirarme a los ojos y decirme que mi supervivencia fue un error? ¿Un precio terrible para la sociedad? ¿Puedes mirarme a los ojos y decirme que en mi estado más vulnerable no era más que un parásito? ¿Un grupo de partes del cuerpo? ¿Un subhumano? ¿Sin valor?».

Y prosiguen:

«En 1952 sobreviví a múltiples intentos de aborto. Aborto por dilatación y curetaje. Un instrumento de aborto. Un aborto por curetaje. Un aborto por aspiración. Un aborto por solución salina que se suponía que debía abrasarme hasta la muerte».

Tras la aparición de un cartel en el que se puede leer: «¿Son estas suficientes «elecciones»?», se puede oír a los supervivientes del aborto proclamar:

«Yo soy el rostro de esa «elección». Yo soy esa «elección»».

El anuncio concluye con un texto en el que se puede leer:

«Estas son personas vivas que sobrevivieron a procedimientos de aborto cuando aún estaban en el vientre de sus madres. Estos son los ojos, las voces y los rostros de la «elección». «Elección» no es simplemente una palabra. «Elección» es una persona. Aprenda sus historias».


PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Todas las mujeres que abortan, o al menos las que todavía tienen conciencia, quedan estigmatizadas de por vida, y sienten remordimientos durante el resto de su vida.
    Dicho por ellas mismas, en confesiones a los psicólogos y psiquiatras a las que periódicamente tienen que acudir, para poder seguir viviendo, y no suicidarse.

Comments are closed.