SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Terminadas las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, empezaremos a recibir los extractos bancarios del pago de las tarjetas de crédito, y en los mismos nos encontraremos la aplicación de un interés elevadísimo, en el caso de que hayamos elegido la opción de pago a plazos, el cobro de unas comisiones de las que no teníamos noticia de su existencia, y sobre todo, comenzaremos a llamar a las empresas emisoras de esas tarjetas, para
pedirle explicaciones sobre las partidas contables de esos extractos.

La respuesta que obtendremos será la siguiente: “Esta pactado en el contrato”. Acudiremos al contrato y veremos que las condiciones y comisiones que nos aplican no aparecen en el mismo, ni se han pactado, ni se han negociado, ni nos han dado opción a opinar sobre ellas. Tendremos en las manos un contrato leonino de adhesión, que en el mejor de los casos será legible por el tamaño de su letra.

Ante esto, hemos de verificar que no tenemos una tarjeta revolving. Como la tengamos y seamos usuarios de ella, tendremos que emprender las reclamaciones pertinentes para recuperar el dinero que se nos está cobrando de más por comisiones, seguros no deseados unidos a la tarjeta e intereses usurarios.

¿Cómo identificar una tarjeta revolving?

-. El crédito no tiene un número fijo de cuotas, no existe un número determinado de disposiciones máximas que el cliente pueda efectuar.
-. Carácter rotativo: el límite del crédito se rebajará o disminuirá en la medida en la que el cliente lo utilice y se restablecerá o aumentará de nuevo en la medida que haga pagos para restituirlo.
-. El titular de la tarjeta de crédito puede reintegrar de forma aplazada las cantidades dispuestas, mediante el pago de cuotas periódicas que puede elegir y cambiar dentro de unos mínimos establecidos por la entidad, con la característica de que con cada plazo pagado se reconstruyen los fondos disponibles por este importe.
-. El crédito se puede usar repetidamente.
-. El prestatario realiza pagos con base únicamente en la cantidad que actualmente esté
usando o retirando, más el interés correspondiente.
-. El prestatario puede devolver el crédito en varios plazos a lo largo de cierto tiempo (sujeto a una cuota mínima establecida) o en un solo pago a realizar en cualquier momento.
-. A diferencia de un préstamo personal con un período de amortización determinado y un interés fijo durante dicho período, el crédito revolving implica que ni la cuota de
devolución es siempre la misma, -pues depende de la conveniencia de las partes en cuanto a la devolución del dinero dispuesto-, ni el saldo decrece de forma proporcional, puesto que la cantidad que periódicamente se abona en concepto de devolución pasa a engrosar el saldo disponible que puede volver a ser otra vez utilizado.

Eduardo Rodríguez de Brujón

Más información en querqusjurídico.com

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN: