Vanidosa Begoña Gómez

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Si hay algo que caracteriza al matrimonio formado por Pedro Sánchez y Begoña Gómez es la vanidad que tienen los dos. Son unos vanidosos ególatras que quedan evidencia en todo momento llegando incluso al extremo de intentar anular a los Reyes de España e incluso intentar hacerles de menos en infinidad de ocasiones, algo de lo que se ha hecho eco Periodista Digital.

Y da igual él o ella, porque en eso son completamente idénticos. La última ocasión en la que se ha producido una situación ridícula ha sido en la ‘Mercedes Fashion Week’ que se celebra en Madrid. Begoña apareció en plan diva y recién operada como si le dijera a todo el mundo: “Quietos, que aquí estoy yo”.

El caso es que, como va por la vida de primera dama de España y de reina esposa del Rey Sol, al ser preguntada sobre su opinión del evento y sobre su presencia allí, Begoña contestó como si ella tuviera algún tipo de representatividad pública de España contestaba a la prensa que su intención era “apoyar a la moda española”.

El comentario no pasó desapercibido para muchos de los presentes en el acto y provocó muchos comentarios. El principal fue que “la mujer de Pedro Sánchez está siempre en plena competición con la Reina Letizia.”.

Y la verdad, no es que nosotros seamos precisamente defensores a ultranza de la Reina Letizia pero es más que evidente que, si la comparamos con Begoña Gómez sencillamente no hay color y la Reina gana por absoluta goleada. Pero hay otro hecho que es mucho más demoledor todavía: mientras Begoña Gómez se cree la Reina de España, la Reina Letizia, simplemente lo es. Puedes leer en este enlace el artículo de los amigos de Periodista Digital.

 

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. De un tiempo a esta parte, yo la veo como envejecida…
    Será que por ella también pasan los años, a pesar de las numerosas operaciones, infiltraciones de botox, etc., o que las cosas en Palaio no marchan bien, con su menguante marido…
    ¡Que no e slo mismo prometer que dar trigo!

Comments are closed.